Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
R C. MIÉRCOLES 4. DE t BT L DE ¡oc 6. PAG. 5. RD 1 C 1O N 1. J i niversiaad popular. Hoy, á las nueve de la mañana, dará el Sr. Pérez Cano una conferencia de Higiene bucal en la escuela municipal de niñas, calle de Oriente, 2. Esta noche inaugurara sus tareas esta institución en el domicilio del Fomento de las Artes, calle de San Lorenzo, 15. que el día menos pensao se me va á lievar el viento y voy á dejar chiquitos al Alcotán y al Vencejo; y 110 es una irreverencia, Paca, lo que te sostengo, es una nesseidad. Muchacho, decirla esto y en salvo sea la parte darme así, con un puchero, too fue cuestión de un segundo; yo cuasi me quedé yerto, y cogiéndome con fuerza, pues la chica sabe hacerlo, fue, y me dijo: ¡Soo pelele! ¿quién te ha enseñao á ti eso de vivir sin trabajar y encima ponerle peros? ¿que las espinacas son tu delirio y tu tormento... pues, ahora, en vez de vigilia, harás ayuno completo. Y me cogió de este brazo, abrió la puerta, hecha un trueno... ¿Y te echó de casa? ¡Anda! Lo mismo que te lo cuento: me dio uní pata, y me dijo: ¡Largo de aquí, chucho! -Pero, ¿y tú, qué? -Yo, bueno gracias; me rasqué en el lao derecho, donde me hizo algo de pupa, porque esa gasta unos nervios, que donde pone la mano pone el cardenal. ¡Su agüelo! -Me despedí tiernamente de ía portera, por cierto que me pidió seis pesetas que me prestó en un momento de alucinación; neguéme; interpelóme el portero, y escapé entre los insultos y! os ladridos de un perro; y aquí me tienes, Ulogio, más deigaoy más escueto, y pasando una Cuaresma de ayunos, que yo me temo que en clase de bacalá me veas un día de éstos colgao en cualisquier tienda de comestibles del reino. ANTONIO CASERO ACETILLA RIMADA. ¡LA CUARESMA! -Dame un pitillo, si tienes. -No tengo más que uno. -Güeno, me es igual, dámele. -Toma. -Dame una cerilla. -Creo que no me queda más que una, -Y es bastante. -Tira luego 1 a caja, ú guárdatela, si quieres, como recuerdo; por un lao, está Jtyroki y por el otro, la Cleo. ¡Chico, qué tabaco gastas! -De cuarenta y cinco. -Eso e lo cuentas á tu abuela, ¡ue yo no rae chupo el dedo miá que de cuarenta y cinco unos cigarros como éstos! ¿Qué les pasa? ¿Qué les pasa? que paece que están enfermos de la galopante. -Chico, pues me los dan como güenos. -Pues ya podían mandarlos á Panticosa. ¡Está lejos! -Porque al lao de esta pamplina abulta más un fideo. Oye, ¿y tú de cuálos fumas? -Pues yo, va pa mes y medio que ando con la Arrendataria de morro y no gasto un céntimo. -Haces bien, porque tu tienes la mar de conocimientos y pa qué vas á gastarte lo que ya se gastan ellos. -Es que me fastidia mucho el derrochar el dinero. -Bien, y de lo que me estabas contando ¿qué pasó? -De eso, pues, que me tienes errante omo el judío del cuento; llegó el viernes, con el viernes las espinacas, y, cero á la izquierda, un par de tragos de agua; decíséis bostezos, y una de sufrir por fuera, y una de ruidos por dentro, que yo la dije á la Paca: Mira, Paca, considero que los principios morales siempre lo son y lo fueron, y que el comer de vegilia en Cuaresma está bien hecho, y aunque las formas son formas, y aunque los pueblos son pueblos, con los prencipios morales pon otros prencipios, cielo; los morales son pa el alma, y los otros son pa el cuerpo, y yo le llamo á los otros, pescao, sardinas, ojetos que son pa quitar el hambre, aunque no son de alimento; que una cosa es la vegilia y otra el ayuno perpetuo, y l ú m e e s t a s d: ¡i d o un- y d e M n t c b cjuc m ¿teiiio ría posible precisar las garantías que pcHr Ti ofrecerse á los que hicieran donativos o- ncicipos. 4. Limitar por ei momento ¡a repartición de circulares invitando á ¡a suscripción por una cantidad mensual á las personas y colectividades que por haberse adherido al pensamiento de) iniciador de la benéfica obra y asistido á las reuniones celebradas, conocen la finalidad y marcha de los trabajos de oi. ización de la Sociedad, dejando para cuando pueda predicare con el ejemplo, por existir alguna casa ya construida, el desarrollar la propaganda y ampliar el círculo de acción de las invitaciones para facilitar fondos como donación, ó como adelanto con un interés que nunca podrá exceder del 4 por JOO, con el fin de no desvirtuar el carácter benéfico de la Asociación. 5. Considerar como socios fundadores á cuantos se adhieran á la idea y contribuyan en algo á su realización práctica antes de la constitución lega! de la Sociedad. Como los organizadores de tan plausible empresa tienen el decidido propósito de colocar la primera piedra de algunas viviendas en fecha que coincida con las fiestas que se celebren con motivo del casamiento de S. M el Rey, y han sabido distribuir muy acertadamente el trabajo que supone poner en marcha asunto tan complejo como el perseguido con la fundación de la Sociedad benéfica de casas higiéninas, puede darse por seguro comenzarán en plazo breve á tocarse las ventajas que ha de reportar la constitución de esta Sociedad, pues ya están nombradas distintas subcomisiones, formadas por arquitectos, higienistas é ingenieros encargados de estudiar el criterio técnico que debe presidir en la construcción de las viviendas higiénicas y económicas respecto á su empozamiento, tipo, clase de materiales, plan de necesidades, condiciones sanitarias, etcétera, etc. Cuantas personas ó entidades deseen informarse sobre cualquier asunto relacionado con las gestiones que incumben á las Comisiones de obras y propapanda, pueden dirigirse á los secretarios de la misma D. Luis S. de los Terreros y D Miguel Primo de Rivera, ó al se cretario general del Comité directivo, don Eduardo Gallego, en el domicilio social, plaza de Isabel 11, 5, bajo. NOTAS DE SPORT I a travesía del Mediterráneo en globo. PASAS DE OBREROS EN MA- El éxito más lisonjero fue el resultado de v empresa DR 1 D. HACIA LA REALIZA- la Herrera. llevada á cabo por los Sres. Duro y CIÓN PRACTICA A las pocas horas ae salir encontrábanse disEn la pasada semana se han reunido las Co- frutando del hermoso panorama que les ofrecía misiones jurídica, de obras, de propaganda y el golfo de Lyón. Los expedicionarios descendirectiva de la Sociedad Benéfica Española de dieron á las nueve de Ja mañana, mostrándose Casas Higiénicas, cuya fundación quedó acor- satisfechísimos de su excursión. Ayer tarde, á dada el 22 del mes último. las tres, se recibía en el Real Aero- Club el siEntre los acuerdos adoptados figuran ios si- guiente telegrama: guientes: Salces, 3, u n Después de hacer un via 1. Admitir durante todo el mes de Abril je delicioso por el golfo de Lyón, á las tres y proposiciones de cesión gratuita ó venta de media, estando á la vista de los faros de Marsolares, cuyo alejamiento máximo del casco de sella, un cambio de viento nos echó hacia el la población sea el f so del ensanche, debiendo Sur. Eleváraonos entonces, encontrando á unos los propietarios de dichos solares especificar la dos mil metros de altura una corriente Este, distancia á que se encuentren de las líneas de que nos trajo á la costa francesa, descendiendo tranvías que pasen más cerca de ellos y si en á las nueve en Salces, pueblo situado entre Perlas proximidades de aquéllos existe ó no red pignan y Narbona. -Herrera Duro. de alcantarillado y aguas potables. Quince horas han permanecido en los aires 2. Nombrar una Junta de señoras que auxilie los trabajos de la Comisión de propagan- tan arrojados aeronautas á merced del viento da, acudiendo á cuantos procedimientos crea Este no les ha favorecido considerablemente. oportunos para favorecer la recaudación de Alas no importa para que el aplauso unánime sea tributado á los sportsmen que con su ascenfondos. 3. No hacer petición de metálico hasta sión marítima, en condiciones análogas no intanto que en Junta general se aprueben los es- tentada todavía por nadie, han dado un prueba tatutos y puntualicen las orientaciones de la de arrojo y valor diana de admiración general nuevj Sociedad sin llenar, cuyo trámite no seuüBiiYK