Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
B C. MARTES 3 DE ABRIL DE r 9o6. PAG. 4. EDICIÓN según sus conveniencias particulares, que acudir al mercado de los francos. Se creará en ese mercado una corriente muy grande de negocios, siendo imposible de todo punto satisfacer us necesidades, sin que vairíe la cotización, uando surja una masa considerable de ofertas 5 de demandas. Los especuladores que han impuesto hasta ahora su voluntad estarán desorientados. Lo dicho de las operaciones realizadas por los extranjeros en nuestros mercados, podemos también decirlo de las que los españoles harán en París, Si el Interior está aquí en baja, comprarán en Madrid ó en Barcelona y venderán en el mercado francés; venderán aquí y comprarán allí, si en Madrid y en Barcelona suoimos, mientras la Bolsa de París ó no se mueve ó baja. Todo esto se traducirá en un ir y íenir de títulos y en constantes necesidades del nercado monetario. ¿Cómo ha de ser posible, n estas condiciones, que los agiotistas acapa- en francos é impongan su voluntad? Con la- otización en París de nuestra Deuda intetior, d agio recibirá un golpe mortal; en cambio, los que se dedican á negociar francos como intermediarios verán aumentados su negocio y sus utilidades. Seguiremos analizando otro día los diversos aspectos que presenta tan importante cuestión. paraba en el 3o6, donde yo estaba, dejando los materiales necesarios para reparar la galería de ia vena Julia. En esta galena no se avanzaba, por haberlo prohibido los ingenieros, diciendo que era muy peligroso. Serían las siete de la mañana cuando de repente me pareció oir correr á cierta distancia, y á los pocos momentos veo correr hacra mí un grupo de hombres, gritando: ¡Estamos en salvo! Me pareció que me volvía loco. En salvo! ¿De dónde venían? Pero ellos, sin darme tiempo á reponerme de mi estupor, me rodeaban, abrazándome. Un mozalbete me puso debajo de la nariz un pedazo de carne podrida, diciéndome: ¡Mire de lo que hemos comido desde que estamos ahüa Y yo, que tengo el corazón duro y no me emociono fácilmente, esta vez lloré de verdad. Inmediatamente salí á gritar á la boca: ¡Bajad al 3o6! ¡Hay algunos escapados! E 1 ascensor llegó abajo. Todos querían subir á la vez. Tuve que imponerme y hacer subir á los más jóvenes, y en otro viaje subieron los demás. ¡Es extraordinario? Habían dormído la víspera á 5o metros de allí. Yo quise recorrer aquellos lugares á las nueve de la noche anterior, pero los ingenieros me 3o prohibieron. Si hubiese seguido mi primer impulso les hubiera encontrado. Y el valiente muchacho añadió, limpiándose ALVARO CALZADO las lágrimas que le hrotaban de los ojos: ¡Es A CORRIDA D E Ayer tarde, á las verdaderamente emocionantel ¡Y pensar que B E N E F I C E N C I A cinco, se reunieron habrá habido otros que, como éstos, habrán en el despacho del gobernador civil de la pro- hecho esfuerzos poderosos por salvarse y no P O B R E MONCLOA 1 Por fin, después vincia los diputados que componen la comisión lo han conseguido! de dormir el sueño de los justos el expe- encargada de organizar la corrida de torps de Otros dos obreros llamados Waton y Agusdiente con el proyecto de nueva Casa Hospicio, Beneficencia. tín Lantoine, qae estaban próximos al vigilante parece que va á ser un hecho. Esta se celebrará el día 17 de Mayo y cons- Surmont, han hecho relatos semejantes, añaAyer tarde estuvieron reunidos, desde las tará de ocho toros, cuatro de una ganadería diendo: Cuando les vimos llegar les dejamos cinco y media hasta las siete, en el Gobierno andaluza, probablemente de Urcola ó de Saltipasar creyendo que eran mineros que subían civil, el Sr. Ruiz Jiménez y la Comisión espe- llo, y cuatro del duque de Veragua. después del trabajo, pero al saber que eran cial, compuesta de los Sres. Benito Moreno, Los matadores con quienes se cuenta segura- escapados nos echamos á temblar y lloramos Bernad, marqués de 1 barra, Yáñez y Argente. mente son Fuentes y Bombita, y otros dos que involuntariamente Losreunidos inclinaron sus preferencias hacia serán Machaauito y Montes ó Lagartijo. El mozo de cuadra Goubet, que vio pasar ios terrenos que en la Moncloa (jpobre Monjunto á él los salvados repite á todo el que le cloa! había ofrecido el Estado para la consI N RUEGO. Firmada por veintidós afi- pregunta, emocionado aún al evocar la terrible trucción del nuevo Hospicio, desechando los cionados madrileños (con sus nombres y escena: ¡Pasaron corriendo de tal manera que ofrecidos en Leganés y en la Dehesa de la apellidos) hemos recibido una carta en la que parecía que llevaban los demonios en el cuerpo! Villa. Otro testigo p r e s e n c i a l ha manifestado: Las razones en que se fundan para aceptar los firmantes nos ruegan hagamos saber al se ¡Parece mentira, después de veinte días salir ios terrenos en la Moncloa y prescindir de los ñor Niembro que la afición madrileña vería con de Leganés y dehesa de la Villa, son, princi- agrado la inclusión del espada Mazzaniinito en de ahí dentro! Cuando los vi salir gritaban palmente, según parece, las de que el emplaza- la corrida extraordinaria que la empresa pro- como locos: ¡Ya estamos! y se atropellaban queriendo salir de! ascensor antes de abrirle. miento acordado se halle dentro de Madrid, y yecta para el próximo día 19. Al ver Nemi á nuestro director, M r LaTrasladamos el ruego al Sr. Niembro. siendo éste el mayor contribuyente no hay devaurs, le dijo: ¿Como va Sr. Lavaurs? Hace recho moral á quitarle ingresos tan importantes como los que representa el pie de familia! j BONO. Hoy martes es el día señalado mucho tiempo que no he tenido el gusto de verle. El director se quedó estupefacto. del Hospicio. para hacer la renovación de abonos á baAlgunos salían tan decididos y queriendo En la Moncloa les sera fácil á las familias de rreras, contrabarreras, delanteras y tabloncidar pruebas de valor que asombran. Uno exJOS asilados ir á visitar á éstos. Y además, y llos de tendido, de nueve de la mañana al anoclamó: Dejadme en paz, que ya sé yo dónde ésta parece que es una de las razones de más checer. vivo y sólo podré ir á mí casa. j) peso, en la Moncloa hay agua en abundancia, Tuvimos que cogerle casi á la fuerza para factor muy necesario para un establecimiento hacerle entrar en la enfermería donde se ha de esta clase; en Leganés habría escaseado un cuidado á todos. poco y algo también en la dehesa de la Villa. Estas son las razones que la Comisión ha te ¡n la enfermería. nido para decidirse por la Moncloa. Un redactor de L Ecbo de París narra así Y los argumentos que, como nosotros, se T rece obreros resucitados. Aunque el telégrafo nos ha anticipado su visita á la enfermería: hará Madrid en contra de otro asilo en la Monnoticias, que ya conocen nuestros lectores, so Entré muy despacio, andando sobre las cloa, serán seguramente: Que entre el Instituto Rubio, el Asilo de bre el salvamento de trece obreros que han per- puntas de los pies, para no hacer ruido. En la Santa Cristina, el campo de tiro y el Hospi- manecido veinte días en el fondo de una mina, habitación vi diez camas, cinco á cada lado. cio, sin contar con las acotaciones que como cuya vida durante ese tiempo y su salvación En cada cama había un hombre. En el momento de entrar en! a vasta sala, mancha de aceite se van haciendo para la gran- constituyen una epopeya, creemos oportuno ja experimental y para el Instituto Agrícola de ampliar aquella información con un gráfico que apenas alumbrada por la tenue luz de una lamAlfonso XII, no tendrán los vecinos de esta va al pie de estas líneas, y con algunos nuevos parilla, un hombre se incorpora sobre el lecho villa más paseo que el hoyo del Parque del detalles que encontramos en la Prensa de Pa- y con voz cavernosa pregunta: ¿Quién va? E 1 pobre hombre estaba horriblemente deOeste, regado como estará por las vertientes rís, llegada ayer á Madrid. macrado, con la piel negra todavía y destacánde asilos y hospitales. dose con extraño brillo en su cara, reveladora ómo fueron encontrados. Además, para construir el Hospicio, será neHe aquí el relato hecho por el vigilante de dolores sin cuento, lucían sus ojos... A pecesario mover una cantidad enorme de tierras que consumirán una suma no menos enorme de de las minas, Carlos Surmont, que fuá la pri- sar de estar su cuerpo cubierto por amplia capesetas, lo cual, como es de ver, ha de ir en mera persona que vio á los mineros salvados: misa, los huesos se marcan como los de un es Estaba yo en el piso 3o6 del pozo 2, vigi- queleto... perjuicio de los intereses provinciales. ¿Se va á comer ya? -me preguntó la La Comisión ha dado un voto de confianza lando el paso de) ascensor que bajaba á los pisos 3o6 y 340. Algunas veces el ascensor se misma voz lenta, angustiosa... al gobernador para que active el asunto. El Sr. Ruiz Jiménez pedirá al ministro de Fomento que ordene la demarcación de terrenos. Se consultará á la Academia de San Fernando por si hay que introducir alguna modificación en el proyecto que hace trece años presentó el arquitecto Sr. Belmás y que fue aprobado. Atendida la urgencia del asunto, que ya debió serlo hace trece años, la Academia lo despachará en una semana. El gobernador entonces reunirá á la Diputación provincial, y aprobado que sea el expediente por ésta y por la superioridad, se anunciará la subasta de las obras en la Gaceta para comenzarlas en el plazo más breve posible. De no haber obstáculos ni aplazamiento de ninguna clase, los trabajos pueden empezar en Agosto ó Septiembre. Y así desaparecerá ese vetusto caserón de la calle de Fuencarral. Por ello merece todo genero de elogios la actividad y el buen deseo del Sr. Ruiz Jiménez. Mas por el ataque de muerte al único paseo con que cuenta Madrid, no tiene perdón de Dios ni de los madrileños. INFORMES TAURINOS EL NUEVO HOSPICIO L LA CATÁSTROFE DE COURRIÉRES C