Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
P U B LICl D A D SOLICÍTENSE TARIFAS Anuncios económicos. Reclamos. Anuncios por palabras Noticias. Informaciones. Adm ¡nistracíón: 55, Serrano, 55, Madrid SUSCRIPCIÓN PAGO A N T I C I P A D O Madrid, por cada mes, i,5o pesetas. Provincias, 5 pts. trimestre. Trimestre: Portugal, 6 pesetas. Unión Postal, 8 francos. Administración: 55, Serrano, 55, Madrid N. 446. MADRID. LUNES 2 DE ABRIL DE 1906 NUMERO SUELTO, CINCO CÉNTIMOS EN TODA ESPAÑA res, Plaza Isabel II, 2. Santander, S. Francí jisco. 24. Logroño. Mercado. 21. Avila, S. Segundo, 11. Oviedo, üria, 16. S. Sebastián, Hernani, 11. Valencia, dr. S. Antonio. setas. Caja 10 dosis, 2 pts. Madrid: Centros especiticos y farmacias. Barcelona, Rambla FloO 4. Bilbao, Ba. randiaraii n. A Tc. Mayor, 25. Toledo, PlazaZocodover, 43. Albacete. Mayor, 3. Reinosa, Mayor: 33. Murcia, S. Bartolomé, 10. Cádiz, iHimitable combatiendo d o l o r d e c a b e z a j a q n e c a s n e n r a l a s Una dosis, 0,25 pe- EMPORIO DE VENTAS 35, LEGANITOS, 35 ACTUALMENTE LA CASA DE MODA EN MADRID Muchas son las circunstancias que se reúnen favorablemente p a r a la gran valía d e esta conocida y acreditada casa. El gran m u n d o es su cliente. Nadie puede, así como así, desconocer dónde se halla con tanta facilidad lo mejor de lo mejor y lo más barato que la realidad de las cosas puede ofrecer, sea donde sea. Ahora todas las Secciones d e la Exposición presentan nuevos motivos p a r a justificadas alabanzas. -Precio fijo. -Baratura sin igual. -Horas: siete m a ñ a n a á ocho y media noche. -Abundante luz eléctrica. Hay gaardamiieblce. muebles. L i a n i t o í í 4 0 Compro ropas, e gmáqs. Singery, VEHDEN TERIEI En la villa de Rentería (Guipúzcoa) contiguos á la estación del ferrocarril, y en inmejorables condiciones para la construcción de fábricas ó casas para obreros. Facilitará toda clase de detalles el abogado O. Ramón Sora uce, San Marcial. 33. HAS S K B A S T I A I V ¿MUEBLES DE OCASIÓN? P l a z a d e l Á n g e l 6. -EL, C E S Í T R O TAPAS para encuadernar la novela RAMUNCHO. COK DE MINA Superior, saco de 40 kilos, t pe ief a s 34, JAKDIKES, 3 4 Teléibno, 630 PINTO Y VALDEMORO cajiiasy h o t e l e s e u v e n t a Sr. Barallat. Valverde 54: 3 á 5 anjarón San Antonio y Capilla para diabetes y anemias. Depósito gral. Granada, L VALE NÚM. 36 loo BIBLIOTECA DE A B C RXMUNCHO 97 mente encajonadas las unas en las otras. P o r encima de esos inmensos bosques de encinares y hayedos que parecen colgados de lo alto, muéstranse soberbias cimas desnudas, toda una zona abrupta y calva, de un p a r d o obscuro, que apunta en el azul intenso del cielo. Abajo, es la región abrigada y musgosa, verde y profunda, no q u e mada jamás por el sol y donde Abril luce toda su magnificencia fresca y exuberante. Ellos también, andando los dos por estos senderos que cubren digitales y heléchos, participan del primaveral esplendor. Poco á poco, con el contento de verse allí y bajo la influencia del sitio milenario, se encienden fieros en sus almas los primitivos instintos de la caza y de la destrucción. Arrakoa, especialmente, se excita, salta de aquí para allá, rompe, arranca hierbas y flores; se inquieta ante t o d o lo que se mueve entre el follaje tan verde, ante los lagartos, que podría coger, los pájaros que revolotean y las hermosas truchas que nadan en el agua límpida; salta, salta; querría en aquel instante cañas de pescar, palos, escopetas; realmente se revela un poco salvaje en el desplegarse de sus viriles dieciocho años á u r e o s Ramuncho se apaciguó p r o n t o apenas vio las primeras tamas rotas, los primeros puñados de flores arrancadas, se recogió en sí mismo; contemplando el paisaje s o ñ ó Se detuvieron en una encrucijada de valles encontrados, en un lugar perdido, desde donde no se veía ninguna habitación humana. A su alrededor se agolpan gargantas sombrosas, donde se confunden grupos de encinas centenarias; por encima, p o r todos los sitios, un pesado amontonamiento de montañas de color rojo, quemado por el sol. P o r ninguna parte vese indicio alguno de tiempos nuevos; reinan solo el silencio y la paz de las épocas primitivas. Levantando la cabeza y mirando hacia las cumbícs morenas, se ve muy lejos el caminar de -No, precisamente... todo lo c o n t r a r i o -j A h muy bien, lo c o m p r e n d o Entonces cnoca Otra vez, muchacho. El saber que el hijo de Detcharry es, como nosotros, contrabandista, me venga del padre. Trajeron sidra y bebieron juntos, mientras los ancianos contaron una vez más las hazañas y las astucias del tiempo viejo, todas las antiguas historias de las noches de la montaña; hablaban en vascuence, algo diferente del de Etchezar, donde se conserva más limpio en la articulación, más incisivo, acaso más p u r o Ramuncho y Arva-