Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C DOMINGO i. DE ABRIL Finalmente, tenemos noticias de que ía Cámara de Comercio prepara un banquete para festejar á la bellísima Reina y á sus también Hermosas damas. ti. EDICIÓN conventoflio se venden ni se nsn vendido nun- ca comidas de ningún género. Así tenemos mucho gusto en hacerlo constar Ti eal orden confusa. En k Gaceta de 3.5 de Noviembre últimfe se publicó una. Real orden, con. fecha de) 2 de Octubre del mismo año, disponiendo que los jueces de primera instancia deben legalizar la firma de cualquier notario de su partido judicial, siempre que sean requeridos para ello y no existan en la cabeza de partido otros dos notarios que puedan legalizarla. Como está nueva disposición exige el reqae rimiento á los jueces, convendría aclarar si ese requerimiento deben hacerlo los interesados ó sus legítimos representantes, como sucede en todo caso en que se pide la intervención del juez, ó si basta con que lo haga cualquier man datado verbal. Esperamos una aclaración del señor minia tro de Gracia y Justicia, pues ocurre que la referida Real orden se interpreta de ambas maneras, en diversos puntos, y esto da origen, á perjuicios para los que quieren utilizar dicha disposición. O a r a curar ozena (fetidez aliento) frecuente mente causa de divorcio, especialista garganta, nariz, oídos, D Alfredo Gallego. S- a procedimiento, resultado- de 32 años de estudio y práctica de la especialidad, es eí único que la hace desaparecer por completo. Lo aseguran con su curación todos los enfermos sometidos al mismo, el testimonio de los médicos más notables encargados de apreciar los resultados de este método curalivo y lo hemos comprobade nosotros y por esto le recomendamos. Corrige narices chatas ó de análogos defectos, dan- pp sieron á la aprobación de la ley de jurisdicciones, añadiendo que deben cesar las inteligencias con los catalanistas en cuanto se verifique el mitin de Reus: La carta en cuestión, que ha sido comenfadísima, denota un significativo cambio en la actitud del Sr. Lerroux, cuya separación de ciertos, elementos que le seguían se deja ver de modo transparente. DE BARCELONA POR TELÉFONO SÁBADO, 31, tí N. as maniobras militares. Se ha recibido un telegrama dando cuenta de la llegada á Berga de las fuerzas que salieron para efectuar maniobras militares. El recibimiento que se las ha hecho ha sido entusiasta. Periódico radical. Hoy se ha publicado el primer número de un periódico radica) inspirado por Rodrigo Soríano. y enarbolando la bandera autonomista republicana revolucionaria. JUSTA RECLAMACIÓN l a visitado al gobernador del Banco de Es paña una comisión del Círculo de la Unión Mercantil para entregarle una exposición pidiendo que se revoquen las últimas disposiciones que deben regir desde mañana, imponiendo una percepción por las operaciones de cuenta corriente, y principalmente la de o, 5o sobre las pequeñas entregas, porque afecta directamente á las clases más modestas, que son precisamente las que necesitan mayor amparo y protección. La agitación carlista. el paradero deJSoca, Sigue ignorándose á pesar de los esfuerzos que hace la policía para averiguarlo. Informes particulares dan como seguro que Soca vino á Barcelona, en donde tomó el tren para Francia. La Sala de gobierno de esta Audiencia ha íombrado un juez especia) para instruir e) sudario relativo al hallazgo de armas. f na carta de Lerroux. El diputado Sr. Lerroux ha dirigido una carta al Sr. Roca y Roca, organizador del mitin de Gerona. Dicha carta, que consta de siete capítulos, se ha Dublícado en los periódicos y en ella se NOTICIAS Y SUCESOS 1 fna aclaración. En una de sus últimas crónícasel distinguido literato que firma con el seudónimo Un madrileño aseguraba que en algunos conventos de esta corte, entre ellos el de Donjuán de Alarcón, se venden pucherítos con muy sabroso potaje... Nuestro eminente colaborador no ha sido bien informado por esta vez, pues hemos podido comprobar que en el expresado 9 BIBLIOTECA DE A B C óargo, en la posada, que está allí cerca, adosándose al monte, corriendo á sus pies el agua viva y murmuradora. Se les condujo á habitaciones muy pequeñas, de buen aspecto, de aspecto de limpieza, á pesar de su vetustez extremada; eran bajas, como aplastadas por enormes vigas, y en sus paredes, blanqueadas con cal, mostrábanse imágenes de Jesucristo, de la Virgen y de santos. Después bajaron á cenar al comedor y se sentaron entre dos ó tres ancianos, que tenían trajes de otra época. Ancha faja y negra blusa, muy corta, con muchos pliegues. Arrakoa, vanidoso de su ascendencia, no pudo contenerse y les preguntó si habían conocido á Detcharry, jefe de la Aduana hacía unos dieciocho años. Uno délos ancianos, mirándole fijamente, adelantando Ja cabeza, con las manos sobre los ojos á manera de pantalla, le dijo: ¡Ah, tú eres hijo suyo; ya me acuerdo! Te paieces mucho á él... ¡Detcharry! ¡Vaya si recuerdo á Detcharry... ¡Aquí, donde me ves, me cogió más de doscientos fardos de mercancías... Pero eso no importa; ¡ahí va, trae esa mano si eres su hijo! Y el antiguo contrabandista, que fue un famoso, jefe de cuadrilla, sin rencor alguno, con efusión, estrechó la mano de Arrakoa. El nombre de Detcharry se había conservado en Esrribiague, rodeado de cierta aureola gloriosa, por sus astucias, sus emboscadas, sus capturas de contrabando, con las cuales reunió una renta pequeña, de que ahora gozaban Dolores y sus hijos. Arrakoa se enorgulleció de la memoria que conservaban de su padre, mientras que Ramuncho bajó la cabeza, sintiéndose, al no tenerlo, de condición más humilde y obscura. ¿Pe casualidad estás también en ía Acíuana, como tu difunto padre? -continuó el anciano con tono cháncelo. i Cuan ciaro y dulce era este crepttscuio de. Abril... Había ya rasas y otras flores delante de las paredes venerables de Jas casas blancas, caá ventana parduscas ó verdes. Los jazmines, las madreselvas, los tilos, embalsamaban el aire. Para Madalén y Ramuncho era ésta una de esas horas de ventura que más tarde, en la tristeza angustiosa del despertar, sz recuerda coiaa un Jarmentó á la fe desgarrante y engañada... ¡Para qué hay en la tierra tatdes primaverales, hermosos ojos que os miran, sonrisas de muchachas y aliento de perfumes que exhalan Jos jardines al tenderse las