Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ANO CUATRO. 444 CRÓUN 1 VER- f ¿MADRIP, 3 I DE MARZO DE 1906, NÚMERO TO, po; pero, que no han de influir de un modo decisivo en la salud; sobre todo en la salud económica, que es lo que importa á los rentistas. Entre las ventajas, que pueden ser anotadas merced á dicho estado de ánimo, está la de que, viendo el efecto casi nulo que esas apariencias de recaídas en nuestros antiguos males determinan, cada vez habrá menor número de especuladores propensos á gastar dinero en semejantes comedias. La indiferencia general enfriará el deseo de aventuras pecuniarias en ese orden de relaciones, ni más ni menos que las bajas temperaturas atmosféricas enfrían la afición á lanzarse en partida al monte. Y seguramente que en ello nada perderá el país. MANUEL TROYANO SUEL SAL ILUSTRADA 5 CÉNTIMOS CRÓNICA POLÍTICA NA INDUSTRIA Conviene llamar U QUE ACABA la atención pública sobre hechos, que acaecen bajo nuestros ojos y que pasan inadvertidos para la generalidad de la gente, no obstante la enseñanza que encierran. Uno de esos hechos es la consistencia de nuestro crédito en el extranjero. En estas últimas semanas ha habido aquí acontecimientos de aquellos que en otras épocas producían terribles oscilaciones de nuestros valores en las Bolsas de París y de Londres. Tales han sido Ja retirada de los republicanos de las Cortes, la cual como paso hacia el retraimiento se telegrafió, y el descubrimiento de armas y pertrechos para una insurrección carlista. La baja que ha determinando en la cotización de nuestro exterior es insignificante; hace ocho días se cotizata á 95,12; ayer á 94,85. ¡Hay que pensar en lo que habría sido, dadas circunstancias semejantes, con el estado difícil de Cataluña y el alboroto producido con motivo ó con pretexto de la falta de trabajo en gran parte de la Península de hallarnos como diez años ha! La acción del tiempo, con la cual no queremos contar los españoles, la persistencia en una línea de conducta, cuya virtud hay que reconocer, son los Factores del buen éxito. Por largo y triste período, los títulos de nuestra Deuda fueron ¿a baraja preferida por los jugadores de Bolsa. El azar los acompañaba con preferencia á cualesquiera otros. En el oleaje de las bruscas oscilaciones de su valor, se podía levantar una fortuna ó hundirla en el abismo. Sabido es de todo el mundo que hubo entonces quien hizo una industria de la producción artificial de tamañas oscilaciones. Agitación en esta ó la otta comarca, contrabando de armas, tal ó cual partida que aparecía ó desaparecía como por encanto, servían para jugadas del artífice ó artífices del tinglado. Au 1 después de normalizada nuestra Hacienda y cubiertos con religiosa exactitud nuestros compromisos, se intentó repetir la suerte, la cual dio ya escaso resultado. No obstante el concepto merecido por nuestro natural turbulento, dispuesto siempre á la aventura prevalecía. Temíase vernos recaer. Este deprimente concepto es el que de día en día se desvanece. Nuestros valores no son ya baraja para el juego de azar; sino origen normal de renta. Así, todos esos gérmenes de tumores, que antes espantaban á las gentes, y servían á la especulación, son hoy considerados como simples granos, que acusan que aún no estamos limpios de los malos humores, fe ¡i pasada época nos llenaban el cuer- vez que el br. Moret marchara á Cádiz, que no es ciertamente el mejor camino para ir á Roma, que es donde él quier ir: á Roma por todo. Y no hubo más. La nota del día la di el telégrafo comunicando desde París noticias de los mineros encontrados con vida en las minas de Courriéres. El relafc mete el corazón en un puño. Es realmente la resurrección de la carne. AEMECE ECOS POLÍTICOS p i Sr. Moret. Aunque notablemente mejorado del tarro que padece, el jefe del Gobierno no salió ayer de su domicilio. Permaneció todo el día en sus habitaciones despachando con los secretarios y recibiendo varias visitas, entre ellas las de los subsecretarios de los departamentos cuyos ministros s encuentran fuera de Madrid. carlista. La agitaciónMoret ha orde ado que el can El Sr. ñero Osado salga para la costa de Calella, coi objeto de prestar la vigilancia necesaria con motivo de la agitación carlista que en aauc 11 regíanle nota. El Gobierno, que notificó las primeras n o ticias relacionadas con el movimiento carlista no se recata ya para demostrar la preocupado 11 que le produce la situación de Cataluña, Las noticias particulares que de allí llega no son nada optimistas. La excitación que se observa entre los tradicionalistas, combinada con la actitud de los catalanistas, da por resultado que el malestar y la intranquilidad sean generales y profundas en Cataluña. MADRID AL DÍA p l barómetro y el termómetro empezaron á funcionar ayer á gusto de todos, mostrándose más humanos y más en consonancia con las alturas á que se encuentra el año. La cuestión obrera ofreció igual ó parecido aspecto que en los días anteriores. Se repartió comida y se empezó á dar trabajo; pero siguieron pidiendo por la calle algunos hombres, á quienes, por lo visto, no basta ni comida ni trabajo. El vicio de pedir es irremediable. Véase, si no, lo que ayer dijo el ministro de nstrucción pública de las peticiones que recibe con motivo de la próxima boda del Rey: Hay quienes sin estudiar, sin exámenes, sin ejercicios, quieren que se les haga archipámpanos de Sevilla ó mandarines de la China. Larga, accidentada y divertida sesión la del Ayuntamiento. Se dividió en dos partes y varios incidentes. No la faltó más que música de Lecoq ú Offembach. En la primera parte se habló de las Cuatro Calles, y la cosa llegó á ponerse de tal modo, que más parecía cosa de los Cuatro Caminos. Como nunca segundas partes fueron buenas, la segunda de la sesión del cabildo fue digna continuación de la fiesta matinal; apenas se habló más que de adoquines, adoquines, ¡adoquines! La autoridad municipal decomisó en un distrito gran cantidad de pan falto de peso, que repartió entre los necesitados. He aquí un medio seguro de cumplir en estos momentos que es más urgente la obra de misericordia de dar de comer al hambriento: hacer una visita de inspección diariamente á muchas tahonas. La política, encalmada. Se habló de la dimisión de Capdepón, como gobernador del Banco de España, por negarse éste á vender oro- ¡ahora que está en baja lo va á vender tan desinteresado establecimiento! -y se habló de próxima disolución de Cortes, confirmándose á la general de la policía dt Barcelona, Sr. Brassa, salió ayer tarde en ej expreso para esta capital. E 1 viaje de Moret. Quedó ayer confirmado que el presiden te del Consejo irá primero á Cádiz, donde esperará el regreso de las personas Reales, coi las que seguirá probablemente hasta Sevilla. De llegar á esta población, su permanencií en ella será corta, regresando en seguida á Madrid. El ministro que quedará de jornada será el de la Guerra. de D imisióndijo Capdepón. el gobernador Se ayer que A Barcelona. El inspector del Banco de España había dimitido y se atribuía esta actitud á haber indicado el ministro dt Hacienda á dicho establecimiento que negocie parte de los 34, millones de francos que poseí en cartera y figuran en la partida de Corresponsales extranjeros y haberse negado cortésmente á ello el Banco. Martitegui. El general expreso de Barcelona llegó En el ayei á Madrid, para tomar posesión de la jefatura del Estado Mayor Central, el teniente general D. Vicente de Martitegui. En la estación le hicieron un afectuoso reci- BIBLIOTECA DE Q E t m GSOGMRCAS V SOQUE!