Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. VIERNES 3o DE MARZO DE 1906. PAG. 4. EDICIÓN i. flol de la fln de la jornada fue la reunsón que anoche celebraron los comerciantes de ultramarinos. n ella acordaron por unanimidad, cumplir las disposiciones legales recientes y cerrar las tiendas á Jas doce los domingos. Un país cuyos ciudadanos se reúnen para acordar el cumplimiento de las leyes, es el más íeliz de los países conocidos. AEMECE mente en la contraria, que es hoy la adorada y elogiada por la masa popular, hasta el punto de haberla impuesto en la pintura y en el arte literario? Nos faltaría espacio para desarrollar esta y otras cuestiones. Dicen ahora los cronistas que vuelven á llevarse por el mundo los bigotes chiquitos y recortados de antaño, y esta nueva ha sido la causa de la presente fantasía. AZOR 1 N guerra; invitación que nuestros compañeros agradecieron y cortésmente rehusaron, porque con ser ellos dignísimos representantes de los periódicos á que pertenecen no eran los direc- í tores, y, además, sabían que no puede hacerse información de un viaje regio no yendo cerca de la persona del Rey y teniendo que salít muchas horas antes de todos los puertos visitados, como suele ocurrir siempre con los barcos de guerra, por no tener éstos el andat de los que conducen á la Corte (así ocurrió ep el viaje de 1900 por las costas de Galicia) Parece natural que la invitación se hiciese directamente á los periódicos para que sus directores y empresas decidiesen lo aue juzgasen oportuno. La víspera, la invitación fue del presidente del Consejo á los periódicos, pero para hacer el viaje en la misma forma, en los barcos de guerra, esto es, sin medios para hacer la información en debida regla, y pocas horas antes de salir el tren para Cádiz, cuando casi no ha- bía tiempo material para llegar á la estación. Finalmente, hubo otra invitación del Gobierno para ir en el Alfonso XII, también momentos antes de partir el tren Real, y sólo para dos periódicos cuyos nombres no se determinaban. Ni había tiempo para adoptar un acuerdo, que á lo sumo hubiera podido ser un sorteo, nr podía esperarse otra cosa que lo que sucedióí que no pudiendo ir todos los periódicos, na fuese ninguno. No hay, pues, cuestión de etiqueta. Si hay algo, es una torpeza ó una inconsideración del Gobierno. LA M O D A f- 1 abéis pensado alguna vez en las variaciones increíbles, en las extravagancias, en las locuras, en los absurdos que nos ofrece este inmenso y nunca parado cinematógrafo de la moda? ¿No han solicitado vuestra atención estas indignaciones, estos furores, estas exaltaciones que tales mudanzas y locuras suscitan en los moralistas y en los escritores ascéticos? Y estas indignaciones y estos furores, ¿no han hecho vagar por vuestros labios una sonrisa de indulgencia? Si echamos nuestra mirada atrás y contemplamos el camino recorrido por la humanidad durante las dos centurias últimas, oblervaremos que acaso en este lapso de tiempo se han realizado en el dominio de la moda las mayores revoluciones que jamás se realizaron. Del traje usado en el siglo XVJI y que todavía se leva en los comienzos del siglo siguiente, se pasa í las casacas, á los espadines, á las cabelleras Empolvadas, á los tricornios; luego, de tal indumentaria se va por sucesivas etapas á los trajes de colores obscuros, sombríos, al pantalón largo, á la americana, á los extraños sombreros en forma de reluciente tubo. Y después hay mil detalles en las maneras, en los gestos, en el modo de saludar, en el modo de andar que acompañan á estas mutaciones del indumento y en los cuales reposa- -mejor que en los altos hechos de la historia- -todo el proceso de la psicología humana. ¿De dónde arranca y cómo fia nacido, entre las mujeres, el saludo por medio de los besos? En el siglo xvn, Cadalso, que no era un mogigato, se escandaliza de tal práctica y dice en sus Jlnáles de cinco días (el mejor documento que tenemos sobre la moda en esa época) que los besos son uso de este siglo ilustrado, aunque también lo fue en el de Judas ¿No ha hecho esta moda, á pesar de la indignación de Cadalso, más por la densificación de la sociabilidad que todas las graves páginas de los sociólogos? Y no sólo la moda extiende su dominio á las cosas adjetivas de la persona, sino que lleva más allá su tiranía. La lleva á la misma anatomía y á la misma fisiología del cuerpo humano. ¿No os ha ocurrido meditar alguna vez en la evolución que el ideal estético respecto á la mujer ha sufrido desde el Renacimiento acá? ¿Quién ha fijado el tipo de ¡belleza femenina que hoy impera y seduce á la masa media? ¿Cómo ha sido fijado? En los siglos xiv, xv y xvi el tipo de belleza adorado es el de la antigüedad clásica; los pintores italianos- -especialmente los de la escuela florentina- -fijan las características que una mujer bella debe tener; los literatos finos y conocedores (como por ejemplo, Brantome y el autor de la Comedia de Calisfo y Melibea contribuyen con sus escritos á esta obra. Pero, ¿por qué milagro, en virtud de qué desviación estética, estos caraceres se van perdiendo ó transformando á lo argo del tiempo? ¿Cómo, por citar un hecho oncreto, la característica del sene pequeño característica tan estimada en el Renacimiento lasta el punto de que existía una prenda espeial, el fajero, con la cual, dice Franciossini n su Diccionario de principios del siglo xvn, Azorín en Barcelona C n el expreso de ayer salió para Barcelona Azorín, nuestro querido amigo y compañero. Lleva una misión de A B C: la de oír el pensamiento de las personas más salientes de Cataluña, la de recoger el estado de opinión de todas las clases sociales acerca de la cuestión catalana y la de reflejar en crónicas que, como suyas serán amenas é interesantes, lo que en Barcelona se piensa y se siente en estos momentos acerca de la cuestión política aue está sobre el tapete. DOS BENEFICIOS C N LA C O M E D I A Cuando Rosarito Pino pasó á este teatro, después de interpretar en Lara innumerables hijas de Pérez y señoritas cursis, todo el mundo se hacía cruces ante lo que parecía un atrevimiento. ¿Dónde va esa muchacha? ¿Qué loca aventura persigue? interrogábanse unos á otros. Pero Rosarito Pino bien pronto se adaptó al nuevo medio y supo vivir la comedia, la vida mundial, dando cada día más gallardas y definitivas pruebas de su talento. Anoche tuvo el buen gusto de servirnos, para su beneficio, la deliciosa obra de Tirso, Don Gil de las calzas verdes, y con decir que se superó á sí misma, está dicho el más rotundo elogio. Completaba el programa La huelga de los herreros, el monólogo de Copeé, tan honradamente traducido por el poeta Catarineu, monólogo que dijo de modo admirable el insigne Borras. Terminó la fiesta con la comedia de Benavente Sin querer. El cuarto de Rosarito Pino se engalanaba con cestas y corbeilles de flores y numerosos y delicados presentes. El teatro lleno. Aplausos y llamadas á escena, innumerables. Enhorabuena. I N APOLO. Pilar Vidal goza hace mu cho tiempo de las simpatías del público que anoche acudió á Apolo con motivo de celebrar la popular artista su beneficio. Za paz del campo, intento de saínete, no gustó y ese fue el único lunar de la velada. En las demás obras la Vidal hizo con Carreras las delicias del auditorio FLOR 1 DOR Accidente ferroviario POR TELECRAFO uadix, 29, 6 t. Cuando anoche estabs subiendo la pendiente próxima á estí estación el tren mixto descendente, compuesto de trece vagones, once de éstos se separaron del resto del tren por haberse roto la cadena que los unía y sin que lo notase el maquinista resbalaron en dirección contraria más de diez kilómetros. Con gran trabajo se consiguió formarlo, sin más percance que el susto consiguiente que sufrieron los viajeros, y cuatro horaí después siguió el tren su marcha nuevamente formado. FRANCIA Y ALEMANIA POR TELÉGRAFO Q a r í s 29, 8 m. Le Matin, hablando de las relaciones futuras entre Francia y Alema nía, dice que son fáciles de definir: ni amenazas ni inteligencia; respeto mutuo. Eso es todo RATEROS QUE MATAN POH TELÉGRAFO Sobre el viaje regio El Universo ha hablado de la información de los rotativos con motivo del viaje de Su Majestad el Rey á Canarias, extrañándose de que los aludidos diarios, A B C entre ellos, no publiquen más telegramas que los oficiales y atribuyéndolo á una cuestión de etiqueta. No hay tal cuestión de etiqueta. Lo ocurrido es sencillamente lo que sigue. Y lo consignamos, no en son de polémica, de cuyo procedimiento somos resueltamente enemigos, sino como explicación al público y al citado colega. Dos días antes de marchar S. M el Rey, el t donne si fasciano il pello per mostrar d aver ministro de Marina al salir de Palacio invitó á picciole poppe) de qué modo una característica los periodistas que hacen la información en el como e pierde y se transforma precisa- regio alcázar á hacer el viaje en los barcos de Oevilla, 29, 10 n. Hace días que los dueño de la posada La Cartagenera, próxima á la plaza de abastos, notaban la falta de objetos y enseres, sin que pudieran averiguar quién era el autor de las sustracciones. Encargaron á un mozo de la posada que vigilara, y esta mañana notó el criado que, sigilosamente, penetraba en el patio un desconocí do, el cual se dispuso á l l e v a r s e algunos efectos. El mozo propinó varios garrotazos al ratero, que se dirigió, huyendo, hacia la puertas Apostado en ésta se encontraba un compañero del ratero, y abalanzándose aquél sobre el mozo de la posada, le infirió una puñalada. en el vientre. Conducido el criado á la Casa de Socorro falleció á los pocos momentos. Llamábase Ja ¡J me Noriega, natural de Cabales (Asturias) 1 era casado y tenía cuatro hijos. El autor del crimen y su cómplice, que hu yeron, no han sido habidos. -Jfíir.