Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
%l AÑO CUATRO. NUM. 442. CRÓMICA U N I V E R SAL ILUSTRADA. SEMADR 1 D, 29 DE IARZO DE 1906. AfÚMERO EXTRA 10 C É N T I M O S que no se pudiese dar por estéril, y mucho menos por perdido, el actual período. Hay, pues, que realizarla. Para esa labor no son adversas las condiciones en que el Gobierno se encuentra. Por estar declarada empresa nacional, las oposiciones se hallan imposibilitadas de aprovecharse de sus ventajas, cuando de ella se trata. Es más, la formidablejni noria conservadora se sentirá moralmente obligada á prestar su apoyo. La opinión general aportará resuelta su auxilio. Los republicanos cesarán en su apartamiento, y todo entrará en la normalidad. Ciertamente, la tarea será complicada y larga. Por eso demanda ser emprendida lo más pronto que fuere dable. El actual ministro de Hacienda tiene cualidades para acometerla con esperanza de éxito, con tal de empezarla activamente y cuanto antes. El Sr. Moret conoce toda la trascendencia del asunto y puede dirigir bien los esfuerzos de todos. Así lo hará. Saber esto es lo que desea el espíritu público. Porque, si después de todo, al abrirse las Cortes, para cumplir lo que está ordenado por las últimas vigentes leyes económicas, se hubiera de leer con ligeras variantes los presupuestos vigentes, la desilusión sería completa y aniquilador el fracaso. MANUEL TROYANO CRÓNICA POLÍTICA EFUGIO CONTRA En la cuestión R EL FRACASO de los nuevos presupuestos nunca se insistirá lo bastante, para obtener un resultado satisfactorio. Muchos son los asuntos, que reclaman la actividad del Gobierno liberal, si no ha de ser estéril su paso por el poder; mas, como ese, ninguno. Es preciso darse clara cuenta de la realidad, y penetrarse de qué manera en la vida nacional se ha impuesto la materia económica. Esto no es ameno, no es poético; quita á la política lo que puede tener de dramático en sus accidentes, de más elevado en la lucha por las ideas; pero, es lo necesario, lo ineludible, que domina con la fuerza incontrastable de la fatalidad. No se debe perder de vista un solo instante que, después de nuestro desastre tan rápido como estupendo, se nos tuvo como pueblo perdid se nos declaró Estado agonizante, y solamente por la entereza y la seriedad, con que aceptamos y cubrimos nuestros compromisos económicos, merecimos de nuevo el respeto de nación. Pero, el patriótico esfuerzo, no puede quedar ahí. Las naciones no pueden vivir sólo por vivir; esto es, no deben reducirse á vegetar. Su razón de existencia consiste en ser instrumentos de Dios en la Historia, cuando están compuestas de razas progresivas y perfectibles. A menos de renunciar á este carácter, el adelanto es una obligación. En esa obligación nos hallamos para con nosotros y para con los demás. A tal fin necesitamos el medio material de progreso. Quedar España parada en mitad del camino con el pesado fardo, que sus anteriores culpas arrojaron sobre sus hombros, y no avanzar un solo paso, es posición ni gallarda ni segura. Hay que marchar de frente, arreglando antes el fardo de manera que no abrume tanto y permita el movimiento. Objeto tan imprescindible es e! que los nuevos presupuestos habrán de perseguir. Correspondió al partido conservador la gloria de hacer los presupuestos de nivelación, que nos salvaron de la ruina. ¡La gloria de los presupuestos de reorganización, de reconstitución, que nos condicionen para el desarrollo de las energías vitales azi país, debe corresponder al partido liberal. Aunque cuando éste por las circunstancias políticas en que se encuentra, por la falta de seguridad y dominio de la jefatura, por la complejidad del instrumento parlamentario que maneja, por la grave y casi insuperable dificultad de reemplazarlo, no pudiera llevar á cabo más obra que esa en la presente eíaoa de su mando, ella sola bastaría para MADRID AL DÍA Aariable é inseguro el tiempo, pero menos cruel. El día fue también más benigno para la gente con hambre y sin trabajo, porque hubo en los cuarteles reparto de ranchos que aquélla debe á la piadosa iniciativa del gobernador civil. No faltaron, sin embargo, por las calles grupos de pedigüeños, pero es que de todo se aprovechan las almas pérfidas, y donde las hay que roban á un ciego los décimos de la lotería que lleva en la mano para venderlos y ganarse un pedazo de pan, puede haberlas que abusen de la desgracia ajena para cometer otros delitos análogos. Se comentaron con regocijo las noticias de Algeciras, que dan como próximo el fin de la Conferencia diplomática con un resultado satisfactorio y práctico. Es cosa de alegrarse por lo que á España toca y por lo que corresponde al insigne Ovilo, que desde las columnas de A B C ha sido profeta en su tierra. La Academia de Jurisprudencia costeó un solemne funeral en la iglesia de San José por el alma del que fue su ilustre presidente, Sr. Romero Robledo. La- política siguió en calma y el jefe del Gobierno encerrado en su casa, enfermo, que es asimismo el estado de la situación. De lo que sí se habló v mucho fue de la agitación carlista en Cataluña. El Gobierno ya no niega que aquélla existe; los hechos tampoco. Los propios carlis tas son los que aseguran que... naranjas de la China. Es posible que traten de convencer ala gente de que D. Jaime vino recientemente á Barcelona por ver la Rambla de las Flores, á Madrid por con; templar á los guardias municipales con el flamante y nuevo uniforme azul y á Pam- piona por admirar su famoso reloj munj- j cipal. Muy celebrada y muy comentada fue la notabilísima conferencia que dio en el Ateneo el comandante Burguete, que como buen tirador militar, tiró á dar y dio. Ocurrió en el Paseo Imperial una des gracia: un carretero fue destrozado en un choque entre un tranvía y un carro que guiaba. Cupido hizo de la suyas. Transformado en Argos municipal, con uniforme y todo, trató de enamorar á cuantas hijas de Eva desfilaban delante de su augusta autoridad, y vestido de golfo apaleó á una joven que se resistía á su volcánica pasión. Ambos pretendían rectificar al tiempo, haciendo ver que, digan lo que quieran los termómetros, la primavera y sus estragos son un hecho. Concierto vocal en la Comedia, y concierto vocal en la Princesa. Casi una fuga de vocales. Otro aplauso á la policía, y ¡cuidado que gusta aplaudir, por lo mismo que hay pocas ocasiones de hacerlo! Ayer cayeron en sus tedes otro estafador de los que se dedican á timar allende la frontera, y dos carteros que, por Jo visto, participaban del dulce negocio de despluma! incautos jugando con las cartas y esta vez sí que á los prohibidos. AEMECH SOBRE LA CONFERENCIA omentan festivamente algunos correspon C sales la demostración de afecto de lo delegados alemanes y franceses al retratarse con el duque de Alraodóvar estrechándose las manos. Para mí ese acto es muy sincero y digno del mayor respeto; es preciso conocer fondo todas las dificultades que han tenida que vencer y las responsabilidades que sobr? ellos pesaban para comprender lo que significa esa muestra de consideración salida del fondo del alma y que se asemeja á la reconciliación sobre el terreno de dos hombres de honor qu se han batido seriamente por causa honrosa para ambos. El hecho es, por otra parte, muy lisonjero porque demuestra que se ha vencido las más temibles dificultades, aunque resten otras, que, como ya he dicho, deben tratarse después po comisiones q u e ahora se designe ó por ú Cuerpo diplomático de Tánger; hay que redactar con método los reglamentos, las disposi- BBUOIECA DE CEÍidAS GEOGRÁFICAS Y S O C W