Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MARTES 27 DE MARZO DE 1906. PAG. 9. EDICIÓN i. a agentes especiales, oficiales de quinta clase de Administración civil, con J 5oo pesetas, que prestarán servicio en la Sección de Orden público. Art. 7. Todo el personal de Vigilancia será nombrado desde luego por el ministerio de la Gobernación con sujeción á lo establecido en íste decreto, y en lo sucesivo con arreglo á las condiciones que se determinarán en el Reglamento y previo examen de antecedentes de servicios y declaración de aptitud, hechos por Ja Junta erada por Reales decretos de 2 3 de Marzo y 4 de Mayo últimos. Art. 8. En la provisión de los cargos que se hayan de ejercer en Cataluña deberán ser preferidos siempre quienes hubieren tenido mando ó prestado servicios en las provincias de Barcelona y Gerona en primer Jugar, y también en las de Tarragona y Lérida, circunstancias que acreditarán los interesados ante la Junta del ministerio. Art. 9. El nombramiento de inspector general deberá recaer precisamente en quien acredite alguna de las circunstancias siguientes: exgobernador civil, coronel ó teniente coronel de la Guardia civil ó del Ejército en activo (excedentes ó de reemplazo) á los cuales, cuando perciban otros haberes, sólo se les acreditará, en concepto de gratificación, las cantidades de 6.000 pesetas á los del primer grado y de 5.000 á los del segundo; fiscal ó teniente fiscal, magistrado ó juez de término y jefe de Administración ó de Negociado de primera clase, que figure en el escalafón de activos ó cesantes del ministerio de la Gobernación. Dicho inspector funcionará á las inmediatas órdenes del gobernador civil de Barcelona. La Inspección se establecerá en el Gobierno civil de Barcelona, y el gobernador, de acuerdo con el inspector general, organizará el funcionamiento de la misma, el orden de sus trabajos y su relación inmediata y constante con las Secciones de distrito, todo con sujeción á lo que determine el oportuno reglamento. Art. 10. El nombramiento de secretario de la Inspección de Barcelona deberá recaer en un jefe de Negociado de cualquier categoría, que figure en el escalafón de activos ó cesantes del ministerio de la Gobernación, siendo preferidos Jos que además tengan título de abogado, ó en un juez de instrucción ó exmunicipal de capital de primera ó segunda clase. Los cargos de jefes de Secciones de distrito de Barcelona se proveerán: en los que reúnan alguna de las condiciones expresadas en el párrafo anterior; en capitanes de la Guardia civil en activo, á los cuales, si perciben haberes del presupuesto de la Gobernación, se les acreditará, en concepto de gratificación, compatible con aquéllos, la cantidad de 3.000 pesetas anuales, y en jefes de la policía judicial ó de investigación, é inspectores especiales de distrito de Madrid, activos ó cesantes, siempre que sean declarados aptos por la Junta del ministerio de Ja Gobernación á que se refiere el artículo 7. Los secretarios de las Secciones de distrito de Barcelona deberán ser abagados y acreditar que han prestado servicios en la Administración gubernativa. Las plazas de inspectores de primera, segunda y tercera clase se proveerán en los que sean ó hayan sido inspectores de Vigilancia de iguales categorías; oficíales de Administración, excepto de quinta clase, que figuren en los escalafones del ministerio de la Gobernación, dándose preferencia á Jos que hubieren prestado servicio en los negociados de Orden público de dicho ministerio ó de los Gobiernos civiles, agentes de Ja policía judicial v sargentos de la Guardia civil activos. Art. I J El jefe déla Sección de investigación de Madrid y los inspectores jefes de Port- Bou, Irún v Algeciras serán nombrados entre los funcionarios que reúnan Jas condiciones de servicios, capacidad y aptitud necesarias á juicio de la Junta del ministerio. Los inspectores que hajjan de prestar servicio en las fronteras de Cataluña y Guipúzcoa deberán hablar el idioma francés y conocer las localidades respectivas. Art. 12. La policía de Seguridad de Barcelona conservará la misma organización que en la actualidad; pero el jefe deberá ser teniente coronel ó comandante activo ó retirado de la escala activa de la Guardia civil, y disfrutará 3.5oo pesetas anuales en concepto de gratificación, compatible con su haber ó retiro. Las vacantes de oficiales se proveerán en individuos de igual categoría pertenecientes también á las escalas indicadas de la Guardia civil, que figuren en la lista formada por la Dirección general del Instituto, y Jas de clases y guardias, asimismo en individuos de la Guardia civil activos ó retirados, siendo preferidos siempre los que hubieren prestado servicio durante un año por lo menos en Barcelona, y en los que acrediten haber servido igual tiempo como mozos de Escuadra ó pertenecido más de dos años á Jos somatenes de Cataluña y sean licenciados del Ejército. Art. 13. La separación de todo el personal á que se refiere este decreto podrá acordarla el ministro de la Gobernación por causa justificada ó por conveniencias del servicio. Art. 14. No podrán desempeñar el cargo de inspector general los mayores de sesenta y dos años. Los nombramientos de oficiales de Seguridad de Barcelona, secretarios de Inspecciones de distrito é inspectores hasta de tercera clase inclusive, sólo recaerán en quienes excedan de veinticinco años y no hayan cumplido cincuenta y dos, y serán baja en el servicio á los cincuenta y seis años; los de inspectores de cuarta clase y de agentes de Vigilancia y los de clases y guardias del Cuerpo de Seguridad de Barcelona se conferirán á los mayores de veinticinco años y menores de cuarenta y cinco, y serán separados del servicio á los cincuenta y cinco años. Los sargentos, cabos é individuos de la Guardia civil podrán ser nombrados si no exceden de cincuenta y dos años, y percibirán sus haberes en concepto de gratificación, que será compatible con su retiro. Art. i 5 Con el fin de hacer más eficaz la acción de los inspectores jefes de las Seccio. nes de distrito de Barcelona y de establecer un contacto constante con el vecindario, de cuya seguridad estarán encargados, se creará en cada distrito una Comisión de vecinos que constará á lo menos de dos por cada barrio de los que la Sección comprenda. Arí. 16. Se crea en Barcelona una Escuela análoga á la establecida en Madrid por Real decreto de 19 de Enero último, asignándose á cada una de ellas para los gastos que requiera su funcionamiento la cantidad de j 0.000 pesetas anuales. La Inspección general de Barcelona y las Secciones de distrito tendrán como asignación de material y para arriendo de locales, las segundas, la cantidad de 2.5oo pesetas cada una; la Sección de Investigación de Madrid, j. 000 pesetas, y el personal afecto á la Sección de Orden público del ministerio, 2.000 pesetas anuales para material. Art. 17. En concepto de gastos diversos se invertirá la cantidad de 172.410 pesetas, distribuidas en esta forma: para transportes por ferrocarril y vías terrestres ó ma. rítimas, gastos de viaje y dietas que devengue eJ personal de Vigilancia á que se refieren ¡os artículos anteriores, 5o.000 pesetas; para premios al mismo y gratificaciones por servicios especiales de vigilancia prestados por particulares, 60.000 pesetas, y para atenciones de índole reservada que originen ios servicios en Barcelona, Gerona y la frontera, el resto de la cantidad; entendiéndose que ei remanente del crédito extraordinario se aplicará, en la parte necesaria, á satisfacer los gastos de instalación de los servicios que se crean. Art. 18. Los funcionarios de) orden civil que, reuniendo las condiciones de la ley de 21 Julio de 1876, sean nombrados para desempeñar los cargos á que el presente decreto se refiere, tendrán para todos los efectos legales las categorías administrativas correspondientes á los sueldos que disfruten. Art. 19. La Ordenación de pagos no acreditará haberes á los funcionarios á quienes se refiere este decreto si Ja provisión de las plazas no se ajusta á sus prescripciones, y en nin- gún caso sin el requisito de que en las diligencias de posesión conste que los nombrados no han sufrido condena impuesta por Tribunales de honor ó de justicia por delitos públicos, como también cuando se trate de funcionarios de la Administración ó de Vigilancia que en los Gobiernos civiles de Jas provincias donde hayan servido ó sean destinados nada aparezca contra su buena conducta. PJSODIOS N A C I O N A L E S DE GALDOS. UN PROYECTO QUE NO SE REALIZA Y PODRÍA REALIZARSE. La aparición de un nuevo tomo de ios Episodios Nacionales, de Pérez GaJdós, es un acontecimiento fausto para ias letras, y Zar vuelta al mundo en la Numancia, que ayer se puso á la venta en todas las librerías, me hace recordar un proyecto relacionado con la magna obra del insigne escritor y que, por desgracia, no se llevó á cabo. Deseaba la inolvidable duquesa de Denia, que de Dios goce, inaugurar con una fiesta original y brillante su palacio de la plaza de Colón y la calle de Genova, y se trataba del asunto en una de las tertulias íntimas que sucedían á aquellos deliciosos banquetes de literatos y artistas que han dejado tan grata memoria. -Sería muy clásico y muy literario- dijo uno- -la reproducción de la Corte de Felipe IV. ¡Recuerda eso algo del Domino azul- -se le objetó. -Un desfile de comparsas con los tráí jes característicos de las comarcas de España- -dijo otro. Se discutió la idea y no prosperó. Es tuvo á punto de aceptarse por unanimidad la idea de reproducir, todos los retratos que figuran en el Museo del Prado, idea que fue muy bien acogida por la duquesa, hasta que uno de los tertulios dijo, dirigiéndose á la noble dama: -Yo la aconsejaría á usted algo en que se uniesen lo pasado y la actualidad, que diese lugar á lucir variedad de pintorescos trajes y que resultase un desfile de páginas interesantísimas de la Historia de España. ¿Y qué es ello? -Un baile en el que los que á él asistieran reprodujesen personajes de los que figuran en los Episodios Nacionales de Pérez Galdós. Siguió un momento de silencio y poco á poco fueron varios declarándose partidarios de la idea. La duquesa continuaba muy encariña da con la de los retratos del Museo, pero se convenció al fin v fue una de las