Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
B C. MARTES 27 DE MARZO DEI 906. PAG. 4. EDICIÓN i. mados por el Congreso socialista de París de 1889. ¿Por qué ese empeño en conseguir la jornada de ocho horas? Los propangandistas del socialismo sostienen que la reducción legal de la jornada producirá, á la larga, el alza de los salarios. Se fundan en que la causa principal de la insuficiencia de esos salarios es el número cada día mayor de desocupados; el patrono, seguro de reemplazar al obrero cuyos servicios utiliza, impone su voiuntad. Con la reducción general de las horas de trabajo, sería preciso contratar mayor número de trabajadores para conseguir el mismo resultado, disminuiría la masa de desocupados y sería menor la demanda de trabajo, aumentando la oferta. De lo dicho se desprende que los socialistas se fijan principalmente en el aspecto económico de la cuestión. No logran siempre convencer á los trabajadores, porque muchos obreros desean, tratándose de ciertas industrias, trabajar todo el tiempo que sus fuerzas lo permitan, porque al final de la semana cobran con relación al tiempo dedicado al trabajo; este es para ellos el único medio de combatir la exigüidad del salario. Por eso también existen aún muchos trabajadores aue son partidarios del trabajo á destajo. Fijándose los propagandistas en el aspecto moral del problema, consiguen mejor lo que se proponen. Al reclamar en favor de millares de seres humanos un descanso indispensable al cuerpo y el tiempo necesario para gozar de la sociedad de sus semejantes, y para dar á su cerebro, embotado por una labor constante, el alimento intelectual necesario, los socialistas consiguen mejor la adhesión de los obreros. Este es el género de predicaciones que en Courriéres y en todo el Norte de Francia han oído los mineros antes de estallar la huelga actual. todo canon, toda pauta marcada de antemano nos inspira una aversión irremediable. La vida es una cosa sutil, irregular, multiforne, y ella escapa á toda reglamentación y encasillamiento. Nosotros no aplicaríamos á nuestro amigo ninguna pedagogía sea cualquiera el nombre que tuviere; no pondríamos en su cerebro ninguna cosa abstracta; no le haríamos aprender nada de memoria; nuestro único cuidado sería hacerle ver la realidad, y apartar de su cerebro todo momento de tedio y de tristeza. La tristeza y el tedio: aquí tenemos los dos grandes enemigos del hombre. ¿No habéis observado estos instantes durante los cuáles, en un salón de estudio, en una visita, ó en un casino- -mientras los hombres graves charlan- -un niño se aburre? ¿No habéis visto sus ojos sin luz, su cara larga, sus labios contraídos y su entrecejo arrugado? Dad lugar á que estos breves instantes se repitan; no saquéis á este niño de este colegio uniformado y tétrico; no le apartéis del lado de estas señoras vestidas de negro y suspiradoras con quienes vive; no ¡e proporcionéis, enfrascados vosotros en vuestros negocios ó en vuestros placeres, esta alegría, esta distracción continua, este ejercitar ameno y no interrumpido de la comprensión que él necesita, y al cabo de unos años todos estos breves. fugaces minutos de tedio, habrán entenebrecí- do su espíritu y pesarán para siempre, á lo largo de toda su vida, como una abrumadora é insacudible losa de plomo. La deformación del carácter se habrá efectuado irremediablemente: habréis matado á un hombre que continúa viviendo. Y tendréis en lugar de un espíritu sereno y ecuánime, un romántico enamorado del misterio; tendréis un sentimental; tendréis iín hombre que cuenta sus dolores, que se queja y que pone á cada momento una honda tribulación en estos seres queridos que le rodean en el hogar; tendréis un hombre que ante la adversidad se juzga postergado, no comprendido; tendréis un hombre que cree en la injusticia de las cosas (como si las cosas en sus combinaciones ciegas pudieran tener justicia ó injusticia) tendréis un hombre que reniega de su tiempo y tiene fe en reparaciones milenarias; tendréis, en fin, un hombre que en vez de vivir en su época, plenamente adaptado á las circunstancias del presente, buenas ó malas, gozando como puede de ellas, sin plañidos y sin añoranzas, forcejea por vivir en una vida que no es la suya, hace esfuerzos dolorosos por apartarse del ambiente que le rodea, se entristece, lanza súplicas y gemidos, sacrifica, en resolución, todo su presente á un ideal inasequible ó á un devenir remoto. No; que nuestro amigo Sonny ni ninguno de nuestros pequeños y queridos amigos sigan este camino; hagamos cuanto nos sea dable por apartarlos de él. Sepamos que el primero, el más hondo y fundamental de nuestros deberes como hombres es la alegría. Y no entristezcamos nunca á los demás con nuestros dolores, que debemos siempre ocultar bajo una faz serena. AZOR 1 N Primavera hasta el 22 de Junio, que empiezí el Verano. ENTIERROS. El de doña Dolores Zalflos García, á las once y media, desde la plaza del Príncipe Alfonso, 17, á a Sacramental de San Justo. BOLSAS DEL DÍA 26 MADRID. Cierre. Interior contado, 81,70; fin de mes, 81,80; fin próximo, 82. Banco, 436. Tabacos, 400. Amortizable, 100,10. Francos, i5. Libras, 28,90. Mercado indeciso, con tendencia más bien floja. A última hora la doble llega á valer hasta 25 céntimos. Sigue vendiendo francos el Tesoro. PARÍS. Cierre. Exterior, $5,o5. Renta francesa, 99,22. Ruso, 4 por IOO, 84,60. Turco, 93,75. Banco Central Méjico, 470. Banco de Méjico, 981. Nortes, 216. Zaragozas, 373. Riotinto 1.684. Goldfields, 117. Poco negocio y pocas oscilaciones, nrenos en flíé Riotinto que gana 12 francos. Se teme que los reports sean muy caros á fin de mes. CRÓNICA POLÍTICA L VIAJE DEL El viaje de D. AIE REY tonso XIII á Canarias ha ocasionado estos días en el espíritu público honda inquietud. Por verificarse en época, durante la cual el equinoccio y sus efectos oceánicos coinciden con el novilunio y sus mareas vivas, y por haberse desatado rudos temporales, que se sienten aun en lo más interior de la Península, la travesía hasta las islas no ha dejado de provocar recelos. El vapor trasatlántico, en él cual navega el Rey es un probado veterano del mar y esto infunde confianza; pero las demás circunstancias son poco tranquilizadoras. Así, produjo ayer tarde excelente impresión la noticia de la feliz llegada á Tenerife. Este viajé es de un alto interés político, y el Gobierno ha hecho bien en aconsejarlo al Monarca. Prescindamos de detalles de ejecución, que sin necesidad han entrado en el campo de la censura. Las patrióticas conveniencias del acto regio se alcanzan á todo el mundo y se imponen á todo motivo secundario. En los tiempos que corren, los Sobeo ranos de los pueblos se hallan por punto general en perpetuo movimiento. En el contacto inmediato con sus subditos busca la Monarquía su fuerza más poderosa como la encontró en la Edad Media. Desde que llegó á su plenitud, Ja reaíeza se hizo más sedentaria. Salían los Reyes de sus palacios, cuya suntuosidad y ritualidades etiqueteras los convertían en verdaderos templos, cual sagrada imagen en procesión. Para una época de respeto sentimental, todo eso favorecía á la institución suprema. Las condiciones sociales han cambiado mucho, y el Monarca necesita compenetrarse con las necesidades y aspiraciones de su pueblo. Esto no se logra sin el contacto inmediato, de que se ha hablado antes. El ejemplo del Emperador de Alemania Jo afirma así elocuentemente. Guillermo III, el Soberano que mejor sabe su oficio, da á toda hora testimonio de su incansable movilidad. Monarca á la moderna, D Alfonso XI 11 conoce ya directamente y en vivo una gran oarte de su reino. La acción de SONNY ¿Dónde está? ¿Qué vaQuién es áeste Sonny? él? Contestaremos bremos decir de vemente. Por el correo de ayer hemos recibido de Londres un lindo y pequeño libro; este líbrito se titula Tales to Sonny, es decir, Cuentos á Sonny; hemos abierto con interés este volumen que nos llegaba de la grande y remota ciudad y hemos comenzado á leer en el prefacio: Estas historias eran contadas á Santiaguito durante la primavera y ¡os primeros días del verano del pasado año, en nuestros paseos matinales á través de! frondoso Retiro, de Madrid No necesitamos leer más Sonny ya no está en Madrid: está en Londres. Sonny ya no se pasea por la avenida de Guatemala ó del Ecuador de nuestro Retiro, sino tal vez por la avenida de Hyde- Park- Corner ó la de Cumberland en el viejo y ancho Hyde- Park londinense. Sonny es un antiguo y querido amigo nuestro; nosotros muchas mañanas le encontrábamos en las alamedas del Retiro acompañado de un caballero y una señora- -sus padres; -nosotros charlábamos con él un largo rato y después continuábamos nuestro camino. Y ahora al recibir este libro del señor Pérez Triana, el diplomático tan estimado y conocido en Madrid, ha surgido en nuestro espíritu el recuerdo de este pequeño y muy querido amigo... Y nosotros nos hemos preguntado: si nosotros tuviéramos entre nuestras manos un tierno intelecto (como el escultor tiene entre sus manos el barro) y tuviéramos que irlo formando poco á poco, ¿qué es lo que haríamos? ¿Qué dirección imprimiríamos á esta conciencia virgen y qué camino señalaríamos á estos pies que están impacientes por entrar en el gran camino del mundo? He aquí unos graves problemas. Nosotros, ante todo, tenemos un invencible horror á la pedagogía; todo método, EL DÍA DE HOY CULTOS. Santos de hoy: Santos Alejandro, Fileto, Macedón, Anfiloquio, Crónídas, Zanitas, Lázaro, Marotas y Narsetes, mártires; Ruperto, obispo, y Juan, ermitaño, confesores, y santa Lidia, mujer de Fileto, mártir. La Misa y Oficio divino son de San Juan Damasceno, con rito doble y color blanco. Se gana el Jubileo de las Cuarenta Horas en la iglesia de San Antonio de los Alemanes. Visita de la Corte de María: Nuestra Señora del Socorro, en San Millán, ó de los Temporales, en San Ildefonso. TIEMPO. Probable: Lluvioso. La temperatura en Madrid en las últimas veinticuatro horas, ha sido: Máxima, 9,8 grados. Mínima, 2,6 bajo cero.