Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. D O M I N G O 25 D E M A R Z O D E 10- 6. PAG. 5. EDICIÓN 1. examen y selección de cuanto se contiene en las contestaciones al interrogatorio, lo que consta en el extracto taquigráfico que se hizo de los discursos pronunciados en la información oral y de los proyectos que espontáneamente ó al contestar al interrogatorio han sido presentados á la Comisión, para que ésta, en sus próximas sesiiones, la primera de las cuales se celebrará el lunes 26, estudie esas ponencias á los fines del cometido que le está encomendado y las tenga en cuenta para la Memoria que publicará y para las conclusiones que hayan de ser base del dictamen que emita en su día. Se convino en que sigan celebrando sesiones frecuentes las subcomisiones y tomaron parte en los acuerdos adoptados los Sres. Moya, La Bastida, Moreno Rodríguez, Pulido, Sanz, Vives, Ti: stor y López Mora. Porque las hembras, cniquilla, y dispensa si te falto, tomáis, á veces, por pruebas de amor los papirotazos y creéis que no es un hombre muy hombre si no es muy bárbaro. Por todo lo cual repito que no quiero hacer el ganso, y, ó me esperas esta noche entre diez y diez y cuarto ó desdoblo el cortaplumas de siete muelles, me empalmo y te suelto una caricia que no te alcanza el viático. Esto á una linda nuchacha escribe un pobre muchacho, y yo, al copiar la misiva, el delgado papel rasgo... SINESIO DELGAiH os cronistas y la severa condenación de todos V S ciudadanos. O Gozábamos ya de un agradable anticipo primaveral, y nos sentíamos acariciados por una suave brisa bajo el cielo sereno, azul, espléndido... Y he aquí que, de pronto, la brisa se ha convertido en viento frío y desapacible, el cielo se ha cubierto de espesas nubes y la nieve y el agua han azotado nuestros cuerpos, manchando la ciudad y corriendo en turbio rroyo por sus calles. ¡Maldita lluvia! En las obscuras tardes invernales, ella aumenta la tristeza de nuestro corazón que escucha el repiqueteo de las gotas en el cristal como si escuchara una marcha fúnebre. ¡Maldita lluvia! En las tardes de primavera, ella ahuyenta á los pájaros y apaga los efluvios amorosos... Pero estas maldiciones sólo brotan en la ciudad, que ha visto perturbado su programa. Los cronistas las recogen y las aumentan, y los ciudadanos les dan gracias porque se hicieron eco de su enojo contra la política que rige los espacios sin inspirarse en los dictados de la opinión. En cambio, sólo bendiciones se oyen en los campos saludando el providencial envío... El labrador ha dirigido á los cielos un día y otro sus miradas vigilantes, pensando descubrir en ellas su fortuna. Porque sus tierras están sedientas y las mieses no pueden crecer sin agua, como el amor no puede vivir sin llanto. Llueve por fin. Los surcos se esponjan y abren sus poros para que pase por ellos y llegue á las semillas el agua bendecida. Tiemblan los árboles de emoción, y en sus hojas las gotas de agua relucen como brillantes. Envueltos en sus anguarinas, los hombres ven caer la lluvia desde la puerta de sus hogares humildes, y escuchan su ruido acompasado como una marcha triunfal. Temerosas á los primeros truenos, las mujeres han rodeado de cirios benditos la imagen que detiene las tormentas. Y los chiquillos, destocados v descalzos, gritan en medio de la ca e in temor á la mojadura: ¡Que llueva, que llueva, la virgen de la Cueva! ¡Los pajaritos cantan, I: s nubes se levantan! ¡Bendita la lluvi? De Andalucía, de Levante, de Extremadura, de Aragón, de Castilla recibíanse hace poco noticias alarmantes sobre el porvenir de las cosechas. Y ahora, merced al oportuno riego que nosotros hemos maldecido, de Castilla, de Aragón, de Extremadura, de Levante, de Andalucía recíbense gratas nuevas del año abundante que se prepara. Y en todos los telegramas que, bajo el título, un tanto paradójico, de El temporal, publican los diarios de la corte, se lee esta línea sencilla y elocuente: Los labradores están contentísimos Bien vale esta alegría de los labradores por la tristeza de los ciudadanos. Respetemos el misterio que las hace incompatibles, mientras recordamos al primer filósofo que nos enseñó que las mismas causas no siempre producen los mismos efectos. Nuestra personal experiencia, más que los libros donde buscamos la verdad, nos ha enseñado también que la dicha ajena suele ser el sacrificio de la dicha propia, y que á unos beneficia lo que á otros perjudica. Y sabemos igualmente que para hacer perdurable la amenidad y la variedad de la vida, nunca ha Ji llover á gusto de todos... ANTONIO PALOMERO GACETILLA RIMADA. A PUNTA DE NAVAJA Me has vuelto loco, morena, me muero por tus pedazos porque eres de veras guapa, tienes gracia y tienes garbo. Por lo cual he decidido que te dejes de arrumacos y me: quieras con el alma y hagas lo que viene al caso. ¿Qué no te gusto? No importo ya te irás acostumbrando si puedes, porque te advierto que si te niegas te mato. ¿Qué eso es una salvajada? ¡no tanto, mujer, no tanto! Eso es lo que hacen los hombres en los tiempos que alcanzamos y el que no toma por fuerza lo que no le dan de grado, no tiene enjundia, ni agallas, ni dignidad, ni redaños. ¡Buena tontuna es andarse con obsequios, y regalos, y finezas, y suspiros que siempre van para largo! Mucho más breve, mas fací y más sencillo y más práctico es el sistema moderno, en boga hace algunos años, de sacar una navaja de palmo y medio ó dos palmos y de: ir á una señora: Me. da usté el sí ó se la clavo ¿Que la mujer se incomoda con ano, ó no le hace caso y en uso de su derecho le manda á freir espárragos? Pues se cumple la amenaza con un valor temerario y se la rebana el cuello, á ser posible de un tajo, gritando: ¡Mía ó de nadie! Y ese grito está probado que asegura al asesino las simpatías del barrio. ¿Que la mujer se amedrenta y accede? Pues hecho el trato. ¿Que luego se cansa el hombrel se VÍI sin decir me marcho y si ella no se conforma y le persigue con llantos y súplicas, se la quita de en medio de un golletazo. Los crímenes pasionales resultan siempre simpáticos; la gente dice: ¡Ese pobre mató por enamorado! Y después de unas visitas de jueces y de escribanos, el héroe sale á la calle con una fama de guapo que le asegura los triunfos sin molestarse en buscarlos. LA SFMANA EN LA BOLSA an sido de escasa importancia las oscilacio nes que se han producido, durante la semana pasada, en los fondos del Estado. En Madrid todo ha subido, mientras en París ha bajado todo, pero aquí como allí las diferencias se han cifrado por unos cuantos céntimos. El Interior valía el sábado 81,90 y 100,10 el Amortizable, ganando respectivamente 20 y 10 céntimos. El Exterior quedaba en París á 95,o5. la Renta francesa á 99,20, el turco í 93,62, siendo la baja de 1 5, 2 y 17 céntimos. Los mercados están cansados, la carestía de las dobles aconseja prudencia porque revela la existencia de posiciones compradoras demasiado cargadas y muchos especuladores prudentes se liquidan. Después de un movimiento de alza tan continuado como el que hemos presenciado en estos últimos tiempos, es natural ahora un compás de espera. Sería peligroso acentuar el movimiento. Mucho se ha hablado de la Conferencia cu Algeciras; la Bolsa de París sigue siendo optimista en lo referente á la cuestión marroquí; lo que la preocupa ahora es el desarrollo de las huelgas en el Norte de Francia y el temor de que el movimiento huelguista se corra á laí cuencas mineras de Bélgica. Si los fondos de Estado se han movido poco, en cambio los valores de Sociedades han tenido, en general, impiortantes oscilaciones. También aquí observamos el fenómeno mencionado al hablar de los fondos de Estado: alza en Madrid y baja en París. Las acciones del Banco valían el sábado J 0 J, ganando 8 enteros; las acciones de ía Tabacalera se cotizaban á 401, siendo de tres enteros el alza. En París quedaban: el Ríotinto, á 1.672; el Metropolitano, á 56o; la Sosnowice. á 1.402; la Thomson, á 794, perdiendo respectivamente 26, 9, 40 y 18 francos. Es cuanto podemos decir de los mercados de valores. Veamos ahora lo sucedido durante la semana pasada en el mercado de francos. El martes cotizaron i5,5o, se negociaron ese día 200.000 francos nada más, y fue suficiente esa cantidad insignificante para hacerlos subir medio por ciento. El miércoles la cantidad negociada fue 575.000, y bajaron á i 5 Desde ese día se han mantenido á ese cambio; pero, para conseguirlo, el Tesoro ha tenido que vender cerca de mülón y medio de francos el jueves, dos millones el viernes y 900.000 el sá bado. Todo indica que el mercado necesita comprar y que, sin las ventas del Tesoro, hubiese subido el cambio. ¿Cesarán pronto las necesidades del público? ¿Podrá el Tesoro seguir vendiendo mucho tiempo? El porvenir inmediato de los francos depende exclusivamente de estos dos factores. Pronto sabremos á qué atenernos LOS CONSUMOS A yer se reunieron, presididas por el señor Navarrorreverter, las subcomisiones de información y de proyectos de la Comisión extraparlamentaria de Consumos y fueron designados los vocales ponentes que han de practicar