Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A 8 C S Á B A D O 14 D E M A R Z O D E 1906. P A G 6. E D I C I Ó N i. LAS FIESTAS DE LA Ml- CAREME EN PARJS ff- iS J -s, í -i tt V i l v- isj r Míígi (gf y W S TiSP i LA ¡ñ í a v -fi V i w fia LA R E I N A Y L S DAMAS DE H O N O R E S P A Ñ O L A S AL SALIR D E LA E S T A C I Ó N D E L Q U Í D ORSAY A SU LLEGADA A P K l S M R B K t Z J L L O N BEL COMITÉ DE F l e S T A S 2 SR- MORA, C O R R E S P O N S A L D E A B C E N PARl s Fot. Paulo REJN LL ELGEAÑDAA YDSEU SL ADAyMAS. A MADRI- A mal tiempo buena cara dirían los impenitentes curiosos y las eternas curiosillas que á pie firme y sufriendo una lluvia ñna, glacial y persistente, esperaban á las cuatro de la mañana, bajo la marquesina de la esta ción d e O r l e a n s la llegada del tren en que debía llegar á París la bella majestad española y su lindo séquito. Pero no hay ma! que cien años d u r e ni cuerpo que ¡o resista E n efecto, á las cuatro y c i n c u e n t a minutos exactamente, a g u d o repicar d e t i m b r e s eléctricos y sordas y a c e r a d a s vibraciones nos anuncian q u e el monstruo de blancas melenas, que llamó el poeta, avanza lento y majestuoso hacia nosotros. Bajo las férreas arcadas del Quai d Orsa nos encontramos unos cuantos, pocos, poi- que Ja consigna fué severa, severísiraa; e! LA R E I N A D E P A R Í S nadie pase sin per- miso de! p o r t e r o se había sustituido p o r el nadie pase sin el coupe- fil especial. Unos graves señores que en la solapa de sus levitas lucen escudos con las armas de la Villa de París, recorren agitados y presurosos de uno á M L L E ROS i B U K C H E 2. LA REINA D E R C M x o t r o extremo la fila de vagones que forman el tren. ¡Viva España! grita una voz femenina con marcado acento francés; es M a d Delaunay, ia bella cronista de Gil Blas, que ha reconocido en una ¡inda cabeciía morena que cubre ciega ti te s o m b r e r o ds viaje, á la reina española. ¡Viva la reina! -contesta la sonora voz de M r Brezillon, z! eterno presidente dti Comité de fiestas dz París. Y entre ¡vivas! r e petidos y el r u m o r de mil voces, las viajeras descienden. P r i m e r o la reina, sonriente y graciosa; después las damas- ¡o h prodigioso p r o tocolo! -Siguenlas mi antiguo y q u e r i d o amigo señor M a l t r a n a la familia de la reina y demás p e r s o nas que! a acompañan. Saludos efusivos, frases corteses y frases entrecortadas, discretas. ¡Bellas s o n los SEÑORITA MftRTA españolas! -diceni. ui ot. 1- lutUi J iMnipus