Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C J U E V E S 12 D E M A R Z O D E 1006. P A G j t E D I C I Ó N 3 a Para el vate sombrío, que es todo hígado, el blanco sudario, ía frialdad de) sepulcro... TQarodiemos una frjse celebre y exclamemos: Si el mal tiempo no existiera sena preciso inventarlo. No tenia un pelo de tonto el primero que dijo: Al mal ttempo buena cara, y aun creo que el tal, al decirlo, vio profcticamenta la cara de Jos cronistas. Con bonísima cara y hasta con alegría por todo el cuerpo, tenemos que recibir estos cambios bruscos con que la atmósfera nos favorece, porque el tiempo es un asunto importantísimo de conversación para todo el que no tiene nada que decir. Quiere usted entablar conversación con una persona que viaja con usted y á la cual no ha ¡Otra mar de cosas fúnebres, de tumbas y haíisto en su vida. ¿De qué la va usted á hablar? cheros! Hace usted una visita y después de los saluPara los estilistas revolucionarios dos de rigor tiene usted que hablar de algo. que entramos á saco en Gante De qué va usted á tratar? el palacio... del idioma, motivo de nitideces, alburas, blancores y armas al hombro. Porque hay quien dice blancor en vez de decir blancura; como hay quien come verdor en vez de comer verdura, por aquello de que sobre gustos no hay nada escrito. De todo lo cual resulta que el tiempo, el malo sobre todo, es un recurso providencial que nos ha sido concedido á los rebuscadores de novedades cuando no las encontramos por un ojo de la cara. De mí sé decir que estoy tan agradecido á los termómetros por su brusco descenso, que he envuelto el mío en algodón en rama. CARLOS LUIS DE CUENCA de pan, dejando intacto el dinero y los aemas comestibles. Todas las sucursales de! establecimiento cen tval de la Panadería Moderna han sido asaltadas. Los obreros lleváronse el pan, causando algunos destrozos. El despacho central se libró del asalto gracias á la Guardia civil. Salvamento deJ Cisneros A unque las diversas proposiciones recibida en el ministerio de Marina no contiene? el menor fundamento de exploración ni garan tías de éxito probable, no ha podido el ministro de Marina rehusar ofrecimientos que, en último caso, no entrañan responsabilidad alguna para e 1 Estado. Ante una posibilidad, por remota que sea, para obtener el salvamento de dicho buque, se abre el concurso para recibir proposiciones de cuantas Compañías se onezcan á realizarlo, así nacionales como extranjeras, en el cual será preferida la que ofrezca el salvamento tota! de! buque. Delineadores de la Armada D o r las condiciones especiales de la construc ción moderna, los trabajos de la deüneación han tenido considerable aumento. La escasez de personal de escribientes delineadores hace difícil llevar á efecto, con ia rapidez y condiciones debidas, el levantamiento de planos de las obras nuevas ó reparaciones que se están efectuando. El real decreto ayer firmido por S. M fijí en diez primeros y seis segundos el persona de delineadores de arsenales, distribuido en esta forma: Cádiz, tres primeros y dos segundos; Ferrol, cuatro primeros y dos segundos; y Cartagena, tres primeros y dos segundos. La asignación de escribientes delineadores se hace así: Cádiz, catorce; Ferrol, quince; y Cartagena, quince. Se encuentra usted pluma en ristre delante de una candida cuartilla sin saber con qué ideas manchar su virginal pureza. ¿De qué va usted á escribir? Indefectiblemente en los tres casos apuntados que constituyen tres dificilísimos conflictos, la única solución está en el tiempo. Vaya un día! Es una exclamación útilísima que en seguida produce sus efectos, porque si 1 día á que nos referimos es muy malo, nues tro interlocutor se apresura á manifestar que los antiguos no han conocido nada tan terrible y que hoy en día han cambiado por completo las estaciones. Si el día es demasiado bueno, la réplica asegura que es impropio de la estación, que esto so puede durar y que as! no es posible tener salud. Lo peor para esta clase de temas es que el día sea regular, porque entonces con un veremos to que dura se extingue el motivo de la conversación. El desiderátum lo constituyen estos cambios bruscos, como el presente. MOTÍN EN SANLUCAR POR TELÉGRAFO mi ESCOLES, 2 1, 4 T. I I n numeroso grupo de trabajadores ha en trado en un establecimiento donde se vende pan, apoderándose de éste y distribuyéndoselo. Los guardias de orden público han intentado I as Cortes. detener á varios de los asaltantes, promovién Sorprendió anoche el acuerdo, adoptadt se un gran escándalo. por el Consejo de ministros, de que las Cor En la plaza, un millar de trabajadores se tes reanuden esta larde sus sesiones. halla en actitud hostil frente á los municipales, Pronto se supo, sin embargo, que el propólos cuales, con visible temeridad, quieren dete- sito del Gobierno es cerrar el Parlamento po ner á los que han cogido el pan. decreto, para dar lugar en el interregno á ¡f Los obreros principian á arrojar piedras so- labor á que se refiere el párrafo de la nota of bre los municipales, hasta que éstos se ven cicsa dedicado á este punto. obligados á retirarse. Algunos ministros dijeron después del Con El presidente de la Asociación de obreros sejo que, efectivamente, las Cortes suspendeaconseja orden y calma á los trabajadores. rán sus sesiones por decreto, pero sin dar poi La retirada de los municipales ha evitado tal terminada la legislatura. vez que ocurran gravísimos sucesos; pero los En la sesión de hoy explicará el Sr. Morel ánimos están muy excitados, pues hay miles de la crisis ministerial y se intentará la aprobahambrientos á quienes la perspectiva de un día ción de dos proyectos: el del catastro y el df más sin pan puede lanzar á los más terribles expropiación forzosa. excesos. Un imponente grupo dirígese á la PanadeTp) ministro argentino. ría Moderna, situada en lugar muy céntrico Esta noche saldrá para Lisboa, en dende de la población. Dos parejas á caballo de la Guardia civil si- embarcará para Buenos Aires, e! ministi o de túanse frente á las puertas de! citado estableci- la Argentina en Es. paña, Sr. Dem? rí: t. Este diplomático, que cuenta con generales En la peluquería, en el café, en el tranvía, miento. Parte de los obreros retíianse, parte permanecen silenciosos en los alrededores de ¡simpatías entre l ¿colonia española de Buenos en el Congreso, en la Bolsa, en la plazuela y Aives, marcha á su país en uso de licencia por en el periódico, todo el mundo habla de lo la panadería. Sin socorros inmediatos para acallar el ham- enfermo, y es de desear que pronto regrese á mismo, por donde el tema del mal tiempo viene á ser popularísimo y de palpitante actua- bre, ni los municipales ni la Guardia civil po- Madrid, en donde se ha captado el afecto d ¿drán contener en un momento dado los arre- cuantos han tenido ocasión de tratatle. lidad. Esta nevada intempestiva después de animar batos del pueblo. Oancíón de leyes. Otro grupo de obreros ha asaltado un pueslas conversaciones trasciende á la literatura. Hoy á las doce y á las doce y media, resPara el vate tierno, que es todo corazón, el to de pan en un barrio extremo de la pobla- ción. El dueño del puesto, impresionado por pectivamente, irán á Palacio las Mesas de Seblanco cendal, es tema inagotable de poesía. ¡Lo candido, lo puro, e ¡velo ele desposa- ¡la actitud de los obreros, puso las existencias nado y del Congreso par someter á la regi da! ¡La mar de cosas blanca. v frescas! i á disposición de éstos. Cada uno tomó w kilo sanción las leves últimamente aprobadas ECOS POLÍTICOS