Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MIÉRCOLES 21 DE MARZO DE 1006. PAÜ. 4. EDICIÓN 2. nadie del a r rvicto y menos ae quien escribe ístas pobres líneas. En esto pensábamos en el momento en que los timbres han comenzado á sonar; hemos subido á la tribuna. No ha ocurrido nada en el salón; no nos ai ardamos ya de quién ha hablado; suponemos que serían algunos distinguidos oradores. Un largo rato hemos permanecido en nuestro sitio, y cuando hemos comenzado á cansarnos hemos bajado á los pasillos. Aquí en los pasillos un amigo nos ha llamado á parte con cierto sigilo. -Querido Azorín- -nos ha dicho- ¿usted no sabe lo que ocurre con esta crisis? -No, no; -hemos contestado; -no sé nada. -Ocurre una cosa sumamente original- -lia continuado nuestro amigo; -hay algunos ministros que ponen un gran empeño en no marcharse á causa de sus señoras; estas señoras han encargado los trajes para las próximas liestas de la boda regia, quieren lucir en primer término en estas fiestas, y hacen toda clase de esfuerzos por que sus esposos no abandonen la cartera. Hemos hecho como que nos maravillábamos profundamente; nuestro amigo nos ha- aicho al oído los nombres de lo dos ó tres consejeros á quienes ocurre tal cosa, y lutgo de prometerle reserva sobre 1 lance, nos hemos despedido de él. Y naturalmente, al momento hemos comenzado á contar el caso á cuantos encontjjábamos; el rumor ha corrido por los pasillos. Cuando nos hallábamos refiriendo la historia al Sr. Garay- -grande amigo nueitro- -salia del salón de sesiones el señor conde de Romanones. ¡Conde! -ha gritado el Sr. Garay- ¿usted no sabe lo que dice Azorín? El señor conde se ha acercado á nosotros; se ha formado un ancho corro, y nosotros hemos tenido que contar á voces nuestro secreto. El señor conde ha reído á carcajadas; se ha declarado posible el caso, y nos hemos marchado á otra parte. Esmerábamos el momento en que el Sr. Moret viniese del Senado para declatar la clausura; iba casando el tieraoo: sentíamos un vago, pero continuo aburrimiento. Debe ser una crisis grande oíamos decir á unos. No, no; es una crisis chica decían otros. Nosotros no decíamos nada: lo mismo nos da que sea grande ó que sea chica. Y á las siete y media, al reanudarse la sesión, hemos tornado á la tribuna. El Sr. Moret se ha puesto en pie ante el banco azul v ha comenzado á hablar; sus palabras son sencillas y efusivas; él da las gracias á la mayoría- -á los que denomina mesnada -él nrifía en las instituciones parlamentarias- que dan arraigado en el país entona, para remate, un breve canto á la oratoria, sin la cual no sabemos qué cosas no se hubieran podido hacer... Y á continuación el Sr. Canalejas ha pronunciado las palabras de ritual. No podremos de cuantos se creyeran agraviados, y que cuando pasen las circunstancias actuales será ocasión más propicia para que el Gobierno pueda continuar por el camino de depuración emprendido. El general LÍNARbS accede al aplazamiento de su interpelación, en la que afirma que no habrá imputaciones para nadie, y solo será para defenderse con pruebas de las acusaciones que pudiera haber en torno de su silencio. Da las gracias el Sr. MORET. El general PRIMO DE RIVERA, refiriéndose á los juicios de residencia acordados por el Gobierno para los generales que fueron gobernado res de nuestras colonias, assgura que son absolutamente ineficaces. Añade que de abrir ese juicio, debe ser para todos os que han sido empleados públicos, lo mismo civiles que militares. Gosfene que se debe buscar el medio de poder perseguir á todo el que acuse sin pruebas, aun cuando sea diputado ó senador. Y en este sentido dirige un ruego al ministro de Gracia y Justicia. 1 presidente del CONSEJO DE MINISTROS manifiesta que cree deficiente la ley en cuanto se refiere á la difamación yá la calumnia; opina que la ley en ese punto debe evolucionar para atajar la difamación, como se progresa en los medios para atajar el incendio y las epidemias. E s. ñor marqués de ESTELLA agradece las manifestaciones del Sr. Moret. El conde de PEÑA RAMIRO pide que sos juicios de residencia se abran para todos. Le contesta el Sr. MORET, y el presidente del Senado propone, en vista d z haber número bastante de senadores, que se dé preferencia á ios dictámenes urge tesquefigu anenel orden del día. Se entra en el ORDEN DEL DÍA decir con el poeta: Gran duoi mi prese al cor quando lo intesi. AZORÍN. SENADO SESIÓN DEL DÍA 2O DE MAKZO DE j g o S T brese la sesión á las cuatro en punto, bajo la V presidencia del Sr. López Domínguez. Leída y aprobada el acta de la anterior, se da lienta del despacho ordinarioJura el cargo de senador el general Auñón. El duque de SANTO MAURO propone que se establezca en Madrid una aduana, por suponer que esto sería beneficioso para todos. El Sr. MORET promete proponer ese proyecto al ministro de Hacienda, aun cuando hubo razones atendibles para suprimir la que ya existió en esta capital. Pregunta i presidente del Senado al general Linares si va á explanar su interpelación, y entonces usa de la palabra el Sr. MOKET cara rogarle que aplace su interpelación. Manifiesta que ei Gobierno ha hecho cuanto estaba de su parte para satisfacer los deseos justos Se aprueban dos créditos de i5o.ooo y 5o.ooo pesetas originados por la Conferencia de Algeciras y por la visita de los reyes de Portugal á Madrid. También queda aprobada la pensión de 3. j 5o pesetas á la viuda del genera! Hernández, la concesión á la Sociedad Valenciana de Tranvías para la terminación del ferrocarril de Rafelbuñol á tíagunto y á la Cerámica Madrileña un ferrocarril minero á Vallecas. Se aprueba asimismo la prórroga oara concluir las obras de la estación del tranvía de la estación de Barcelona, en Zaragoza; el dictamen haciendo ex ¿nsiva la ley de 24 de Diciembre de 1902 a los segundos tenientes de la reserva de las armas especiaies; Ct de la Comisión mixta respecto á la excepción de embargo en los salarios; el de la Comisión mixta sobre los servicios de. sanidad interior. Después se lee el dictamen de la Comisión mixta sobre el proyecto de ley para la represión á los delitos contra la Patria y el Ejército. (La Cámara está i y animada. El Sr. ARANA habla en contra del dictamen. Dice que no tratará de que sea retirado ese proyeto porque en ninguna de las dos Cama ¡as han logrado eso los elocuentes discursos pronunciados ni la retirada de las minorías. Luego pregunta si es lícita la defensa del regionalismo y en lo que respecta á las Provincias Vascongadas si es lícita la propaganda de la defensa de 1 s fueros. Promet que su voto estará al lado del Gobierno si en el proyecto se persigue al separatismo, pero lo tendrá enfrente si se persigue al fuerísmo y al regionalismo. í ita luego los autógrafos de varios hombres políticos en el álbum del árb. ol de Guernica, entre ellos el del Sr. Canalejas y pregunta al Sr. Moret si tendría inconveniente en escribir un autógrafo como el del Gr. Canalejas. El Gr. MORET contesta que no tendría incoTiveniente en suscribir cualquiera de ellos. Prosigue el Sr. Arana y vuelve á preguntar si es lícita la propaganda de las ideas regionalistas y por lo que toca á las Vascongadas sí es lícito pedir la reinstauración de los fueros. El Sr. MORET hace ver las modificaciones que ha sufrido el proyecto de ley. El regionalismo es una afirmación, dice. Los fueros tenían razón de ser cuando el rey de Castilla era señor de Vizcaya, hoy, no. En elevados conceptos y elocuentes párrafos defiende la unidad de todas las regiones, no sólo en el corazón y en la forma externa, sino en las leyes. En aiíovo del proyecto que se discute, cha el caso de Suiza, en la cual, significándose los socialistas en sentido antimilitarista, el Consejo federal suizo ha hecho una ley prohibitoria de esas propagandas y d; los socialistas, que tenían muchos puestos en las Cámaras, sólo han quedado con dos. No se explica el alcance de la pregunta del Sr. Arana. Repite que la ley en proyecto va á impedir que el Ejército se halle á merced de esos manejos revolucionarios que podrían llegar á destruir la Patria. Dice que la defensa de los fueros es absolutamente legítima. Termina en brillantes párrafos estimulando a los que han nacido en las provincias vascas á que amen su patria chica, dentro de la veneranda patria grande. Grandes muestras de aprobación acogen el discurso del Sr. Moret. El Sr. ARANA expone ios trabados que han hecho las Diputaciones vascas para lograr sus deseos. El Sr. LABRA pide que la votación sea nominal y fundamenta su petición. Pregunta si hay seis señores que con arreglo al reglamento suscriban dicha petición y se adhieren los Sres. Calbetón, Esteban CoUanres, Rivera, Baselga, marqués de Seoane y Hernández Fajarnés. Se admite el dictamen por i83 votos contra J J Han dicho que no los Sres. Troyano, Solsona, Luca de Tena, Gasset (D. Edu. udo) Cortázar, Calbetón, Seoane, Rivera Vázquez, Martínez del Campo, Aramburo y Labra Se aprueban definitivamente todos los proyectos de ley que figuraban en el orden del día. r Jura el cargo de senador el Sr. Torre Quiza. El presidente del CONSEJO pone en conocirriento del Senado qu después de aprobado e! proyecto sobre jurisdicciones va á poner en manos del Rey la isión del Gobierno. Dice oue podría h: berJo comunicado á I? Cámara con un oficio, peto añade que quiere dar esta explicación á la Cámara porque los Gobiernos, á su entender, sólo nued? vivir con el Parlamento. Manifiesta que merced á la abnegación de sus compañeros na podido evitar una crijs extemporánea que hubiera creado un conflicto á la Monarquía. Elogia la disciplina de que ha dado prueba patente la mayoría. La minoría conservadora ha procedido con arreglo á su conciencia y le ha prestado su ayuda. Califica la crisis actual de crisis del presidente. Todos losminístr s le han seguido, y como tiene la convicción de no haberse equivocado en alguno de sus actos, toma la determinación de presentar la cuestión ante el Monarca. Ahrma que no hay dificultades, ni temores, ni conflictos en el país mientras funcionan las Cámaras y que todo Gobierno que se ale) a de ellas se crea situaciones difíciles. Espera que sus palabras sean una exaltación de sus amores y de su fe en el sistema parlamentario. (Muy bien, en los escaños) El barón del CASTILLO DE CHIREL cree que se debe discutir ampliamente el proyecto de ley sobre catastro arancelario; pe o, en último término, se avendrá á la aprobación sí el Gobierno lo cree urgente. El Sr. LABRA manifiesta que en las palabras del Sr. Moret ve un acto político de importancia y le felicita por sus sinceras palabras, que le presentan como un ferviente enamorado del régimen parlamentario. El Sr. MORET da las gracias al Sr. Labra. Añade luego que el proyecto de catastro es muy importante para la Hacienda y por ello propone su aprobación. El barón del CASTILLO DE CHIREL insiste en la última parte de sus manifestaciones. El presidente de la Cámara dice que desde el momento en que el Gobierno manifiesta que está en crisis no puede poner á discusión proyecto alguno y añade que para la próxima sesión se avisará á domicilo. El Sr. GULLON se duele de que no haya nadie de la mayoría que agradezca los elogios que le ha tributado el presidente del Consejo. Añade que siempre podrá contar éste eon el apo de la mayoría del Senado. El Sr. MORET expresa su satisfacción por las frases del Sr. Gullón. El Sr. AZCARRAGA habla en nombre de la minoría conservadora y le agradece las manifestaciones hechas. Se levanta la sesión á las siete.