Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC- MARTES 20 DE M RZO DE Qo 6 PAG. 7. EDICIÓN 1. NA APLICACIÓN DE LA MECÁNICA MILAGROSA. Visitando hace unos días, en unión de los ingenieros Sres. García Benítez y Rebeca, las instalaciones hidro- eiéctricas del alto Gallego, ilamó poderosamente mi atención un ligerísimo puente colgante que Frente al mísero pueblo de Puendeluna, perteneciente al partido d Egea de los Caballeros (Huesca) salva gallardamente el bravo y caudaloso río mencionado. Nuestro amable cicerone, el gerente de las Sociedades Eléctricas Reunidas de Zaragoza, D. Santiago Corella, dióme datos interesantes de tan notable puente, que alcanza los honores de iníerprovincial por tener su estribo derecho emplazado en terrenos de Zaragoza y pertenecer a Huesca la orilla izquierda del Gallego, en las rimediaciones de tan famosa obra de ingemeu a, más admirable por si! atrevimiento que el tan justamente ponderado sifón del Sosa y Ri babona. Aquellos datos y la detenida inspección del puente excitaron aún más mi curiosidad, estimulándome á subir á Puendeluna con el fin de procurar algún informe ó noticia complementalia entre los 47 vecinos que constituyen la población de aquél. Dicha información me proporcionó datos tan curiosos, que bien merece la pena de ser conocidos por el gran público, y muy principalmente por los técnicos oficiales de las citadas provincias de Huesca y Zaragoza. Mide el puente aproximadamente sesenta metros de longitud, siendo su anchura, entre lo que quiere ser barandillas, tres metros, y por el transitan peatones, ganados y hasta tartanas y carruajes ligeros descargados. Constituyen e! tablero piezas rollizas unas y escuadradas imperfectamente otras, colocadas al tope, suspendidas por medio de barras cilindricas provistas de a b r a z a d e r a s de los cables, formados por un haz de hilos de alambre telegráfico de cuatro milímetros sin retoicer, y sujetos á distancias variables por me iio de zunchos del propio material. La parte elevada de eada estribo está constituida por dos troncos de cono independientes, de fábrica de sillarejos, de unos tres metros de altura, y en el dado de piedra que forma la coronación de dichos pilares se ha practicado una ranura en la dirección del eje del puente, por la que pasa el correspondiente cable de suspensión, que va á amarrarse á una gruesa piedra de la orilla. Otro cable de unos tres PUfcND LUNA. PUENTE DE SESENTA METROS DE LONGITUD SOBRE EL RIO GALLhGO, CONSTRUIDO POR UN HERRERO. SU PRECIO HA SIDO DE TRES MIL PESETAS. LL VA SIETE AÑOS DE SERVICIO Y POR EL PASAN PEATONES, CARROS, COCHES Y MANADAS DE GANADO centímetros de diámetro y composición muy parecida á los principales, forma el cordón superior de la barandilla y atraviesa por un taladro los pilares extremos, cambiando de dirección para amarrarse á otra roca próxima al puente. Algunos vientos, tesados unos y completamente sueltos otros, completan el conjunto resistente de tal prodigio de construcción improvisada. Como consecuencia de tan original organización del puente, los dados de piedra que coronan los pilares se han abierto, y de éstos, los dos que corresponden á la orilla de Huesca se han aproximado, separándose, en cambio, los situados en la orilla de Zaragoza. A estos naturales efectos se les ha dado escasa importancia, y previos unos sencillos y no menos notables remiendos, el puente de Puendeluna sigue cumpliendo sin novedad su cometido desde el 1899, fecha en que se reparó, y hasta parece han pasado por él rebaños de 3oo cabezas de EL NUEVO EMBAJADOR DE INGLATERRA, S 1 R WILLIAM ERNEST BUNSEN, Iot. GoSi ganado lanar, que representa una carga móvií de 9.000 kilogramos actuando sobre el tablero. La construcción y proyecto de esta obra, que presta servicios importantes al pueblo, débese al herrero de lavierrelatre, partido de Jaca, D. Mariano Grasa, especialista muy conocido en los pueblos pobres de la región, que utilizan con frecuencia sus aptitudes y sus méritos no pequeños, pues dudo exista español que se atreva á construir un puente colgante de sesenta metros de luz y tres de anchura (aun aprovechando en parte, como sucede er el caso actual, antiguos estribos) por la canti dad de ¡tres m ¡l pesetas! Con ser esta cifra tan modesta, aún no ha podido el Ayuntamiento de Puendeluna abonársela al prestamista que hace más de die? años les adelantó dicha cantidad, contentándose, según me manifestaron los naturales del país, con abonar religiosamente cada año el importe de los intereses devengados, El tránsito á que esta sometido el puente explica su duración, y para formarse idea de la intensidad de aquél, basta indicat que su explotación se arrienda anualmente por la cantidad de JOO pesetas, habiendo años que aún pierde dinero el contratista del negocio. Como nada ni nadie hay en España que pueda permanecer ajeno en absoluto á la política, el famoso puente de Puendeluna cuenta en su historia con una página cuya exactitud me aseguraron; si hemos de creer á los que gozan de ¡a tranquila vida de aquel rincón de tierra española, los vecinos se negaron á votar en elecciones recientes al candidato ministerial, coincidiendo con esa negativa una orden de la autoridad prohibiendo el paso por tan atrevida obra de arte, por amenazar ésta peligro inminente; la guardia civil cuidó, durante quince días, del cumplimiento del mandato, hasta que creyendo oportuno los votantes de Puendeluna volver sobre su acuerdo, apoyaron la candidatura ministerial, y el puente, instantánea y milagrosamente recobró su salud, alejándose los peligros de una desgracia. Desde entonces, con algún que otro viento y unas vueltas de alambre telegráfico para sujetar los trozos de piedra del coronamiento de los pilares, el puente sigue funcionando, riéndose su constructor y los puendelunenses de las leyes que rigen la estabilidad de las construcciones. EDUARDO GALLEGO A r N f l ü DE PALACIO AYtR T- KDE DfcSPUES DE PXEítibNTAK SUS CREDENCIALES A S. M. EL RiY