Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NUM. 433. CRÓ- NICA U N I V E R SAL ILUSTRADA. a o DE MARZO DE i9o6. í NÚMERO SUELTO, 5 CÉNTIMOS muerde y como si se matase á todo e que rabia. La política encalmada, pero con indicios de próximos acontecimientos; porque los ministros se reunieron por la tar de y se sabía ya para qué. La marejada no tiene nada de extraño. Estamos en el equinoccio. Marcharon á París las lindísimas madrileñas que, como Reina y damas de honor, van á las fiestas de la Mi- Caréme. Madrid va admirablemente representado. Y nada más. Por la noche cambió el tiempo; saltó y vino un viento fresco amenazando amargarnos la primavera oficial que está entrando en agujas. AEMECE á contentarse con el signo y desprenderse de la cosa significada. Porque lo más grave aauí es el pernicioso ejemplo que se da. ¿Qué virtualidad puede tener L la exCONTRASENTIDO. El Gobierno se encuentra hoy con una grave dificul- hortación dirigida al ciudadano para que tad: se va á pedir votación nominal acer- vaya á los comicios á depositar su voto, ca del dictamen de la Comisión mixta. cuando el exhortado se percata de sobra Aún no se sabe si tal petición se hará en de que, á veces numerosos padres consel Congreso; mas se considera seguro que criptos dejan de prestar su concurso á un se hará en el Senado. En esS está la gra- trascendental objeto parlamentario por causas baladíes por no interrumpir su pavedad. Aunque no es llano, en la Cámara po- seo ó su pasatiempo favorito? ¿Qué alpular no es cosa difícil reunir el número tura se ha de señalar por la masa social al suficiente, para esas votaciones nomina- deber cívico, cuando los que á tal fin tieles definitivas, sin las cuales un proyecto nen el metro en su mano hacen de él sede ley no puede ir á la regia sanción y mejante uso? Hay quien teme- -probable; aente por desde allí á las columnas de la Gaceta. Los diputados son por punto general gen- sobra de pesimismo- -que hoy presenciete despierta, que en su mayoría sigue la mos uno de esos espectáculos. Para la carrera política, está en la primera parte votación definitiva del proyecto de ley de ella, y su interés y sus gustos la indu- que durante dos meses ha fatigado la cen á asistir al Congreso. Ño quiere esto atención pública, se ha llamado á campadecir, que sean un modelo de asistencia na herida á los senadores. Se recela que á las sesiones, cuando éstas carecen del no lieguen á reunirse en número suficienatractivo de un debate apasionado ó el te. La facilidad, que para provocar tales escándalo las da color. Pero, si no se ha- votaciones da el reglamento, está en rallan en el salón de sesiones, se les en- zón inversa de la asiduidad de los procecuentra en el de conferencias, en los pa- res. ¡Dígase si puede haber nada más sillos, cual si concurriesen á un Casino, español, que tan. estupendo contrasenentregados á la murmuración y al comen- tido! MANUHL TROYANO tario. Por lo menos, vigilando sus conveniencias permanecen en Madrid. i En el Senado no ocurre lo propio. Hombres, que han llegado al término de su carrera, toman la cosa pública con mu- 1 a fiesta de la mitad de los españoles cha calma. La edad hace á la mayoría de se deslizó tranquila y sonriente. ellos, sobre todo á los vitalicios, aceptar El desfile de ramilletes de confitería por las satisfacciones que el cargo produce, las calles de Madrid demostró que el pero no las molestias. En parte alguna se santo, además de ser popular, es goloso. puede observar mejor la latitud que al- Los pobres carteros vieron triplicada su canza entre nosotros la conciencia del penosa tarea de repartir cartas y tarjetas. deber cívico. Aparte las sesiones en qae Una vez más fueron compadecidos y la curiosidad está picada, Ja asistencia es hasta es posible que una vez más se corta y los asistentes son casi siempre los hablase de la necesidad que hay de remismos. Los miembros que sienten la im- levarles de subir á los pisos, como exiportancia y la responsabilidad del alto gen lo divino y: lo humano. Pero ha de Cuerpo colegislador y se esfuerzan en ve- llover antes de qae se adopte tan justa lar por ellas, se imponen la obligaacón de medida. ventilar todas las cuestiones, que á las La jornada empezó con un crimen. Cortes se hallan sometidas. Y, como Hacía ya días que no daban señales de quiera que son pocos en número los ora- existencia los matadores de mujeres y dores que así llenan su misión, las sesio- ayer reaparesáeron para ofrecer un nuevo nes parecen adolecer de monotonía. testimonio de su valentía. Es Un acontecimiento digno de formar Por la tarde hubo otro desfile de época yer á ciertos y determinados sena- carrozas de gala por las calles. El nuevo dores en el recinto de la alta Cámara. embajador de Inglaterra fue á Palacio á Dios sabe los afanes que sintieron por presentar sus credenciales al Rey. alcanzar la investidura, las amarguras que Hubo novillada y los aficionados al pasaron para obtener el cargo; pero, una espectáculo salieron complacidos y diVez conseguido, lo consideran como un ciendo que aquí ya no hay más corridas mero signo de honor, como una de esas de toros que las que no son de toros. En inocentes condecoraciones, cuya placa se fin, hasta el presidente salió del palco ostenta en pomposa festividad, y se guar- sin escuchar los piropos de costumbre. da luego, sin resquemor alguno, en aterEn el Prado sucumbió, bajo los tajanciopelado estuche. Los que tienen más tes aceros de dos guardias de Seguridad, yíva conciencia de su deber son los que un perro que se supuso que rabiaba porcon mayor ahínco lamentan esa tendencia que mordía; como si rabiase todo el que CRÓNICA POLÍTICA De Gracia y justicia I I N DECRETO JM- El ministro de Gra P O R T A N T E cia y Justicia puso ayer á la firma de S. M un decreto regulando la situación de los españoles que tenían inscritos en Cuba derechos civiles. Se hace referencia en él á las disposiciones que con el fin de normalizar la especial situación creada por la pérdida de nuestros territorios de Ultramar á los ciudadanos españoles que tuvferon en ellos inscritos actos referentes á su vida civil, se dictaron en 6 de Octubre de 1901, en 28 de Septiembre de 1902 y 4 de Julio de 1904, disposiciones que se rechazaron porque fijaban plazos breves y perentorios para lo que no debe ser restringido por razón del tiempo. No puede en realidad negarse efectos civiles al nacimiento, al matrimonio ó la defunción de aquellos ciudadanos que por unas ú otras causas hayan dejado transcurrir un plazo prefijado; no puede tampoco admitirse que un español tenga su vida civil pendiente del mero transcurso de un lapso de tiempo, y no debe, por tanto, en justicia, dice el decreto, fijarse plazo alguno para la transcripción en los Registros españoles de los actos civiles, inscritos en fas antiguas posesiones de Ultramar. Se establece además un procedimiento Breve para subsanar gubernativamente los errores que se descubran en las inscripciones extendidas, en los Registros civiles de la Península y para inscribir los actos de la vida civil de los que no cumplieron con este requisito á su debido tiempo, creándose el recurso de apelación que dentro siempre de la vida gubernativa ha de ser resuelto en último término por la Dirección general de los Registros, sin que prejuzgue cuestión alguna de fondo en fo judicial, pues las subsanaciones que se practiquen en virtud de tal recurso tendrán en ciertos casos el carácter de provisionales y sus efectos podrán suspenderse cuando un juez competente lo disponga. Resuélvese también en ei decreto 1 a cuestión referente á la reserva del matrimonio civil en muchos casos, pues entiéndese que no hay razón para negarle los beneficios que se concedieron de muy antiguo al matrimonio secreto ó de conciencia. Acreditada, pues, en debida forma la existencia de una causa justa, puede el Gobierno conceder una especial reserva á la celebración del matrimonio civil. Las actas de estos matrimonios, que han de permanecer secretos, se inscribirán en un libro MADRID AL DÍA