Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. L U N E S 19 D E M A R Z O D E 1006. P A G 8, E D I C I Ó N i. EUROPEAS p VIAJAREMOS El génerohu EN EL AÑO 2000? mano tiene derecho á esperar para ei próximo siglo un nuevo progreso realizado, por decirlo así, de un salto, y semejante al que siguió a! establecimiento de los primeros ferrocarriles. Es peligroso ejercer el arte de las profecías, El pasado permite, casi siempre, explicar y comprender el presente; pero no suministra, por lo general, ninguna indicación precisa sobre el porvenir, ni aun tratándose del más cercano. ¿Qué va á hacer ahora la civilización? ¿Avanzará con la majestuosa lentitud de una diligencia de los tiempos de nuestros padres? ¿Va á marchar en tren rápido, ó alcanzará una velocidad vertiginosa, inventando algún nuevo aparato de locomoción, cuya fuerza motriz y mecanismo 110 se sospeche todavía? Según una investigación abierta por el PearÍOH S Magazine, los altos funcionarios de los ferrocarriles ingleses no parecen de ningún modo dispuestos á creer en una próxima revolución de la industria de los transportes en común. Sir David Salomons, director de la Compañía de los South Eztfein and Chatham T ai! szvays, y sir James Thompson, presidente del Consejo de Administración del Caledonian, declaran que las vías férreas serán aún, en la aurora del siglo xxi, lo que son hoy en día, es decir, las grandes arterias de la civilización, pero que su material no se perfeccionará sino M 0 JMASTE 7 10 de la Virgen de Montesclaros (Santander) donde ha fallecido el iluscon extrema lentitud. Sin embargo, los dos tre prelado T Francisco Gómez Salazar, obispo dimisionario de León, hombre de grandes representantes de las Compañías brigrandes virtudes, que mereció el sobrenombre de padre de los pobres y obispo dé la tánicas manifiestan la confianza más absoluta en caridad. ble, no con nada en comparación con el inmenso progreso realizado de un go pe en i 8 i 5 cuando la primera locomotora recorrió el trayecto de Darlington á Stockton. Ese experimento, que sólo se hizo en un pequeño número de kilómetros, fue decisivo y demostró que en un porvenir próximo los viajes durarían tantas horas como días duraban antes de esa fecha. Mas en defecto de los ferrocarriles que, á pesar de todas las mejoras imaginables, no podrían hacer por segunda vez semejante milagro, ¿será necesario pedirá la navegación aérea ia supresión definitiva de esa cosa y esa pa- -Mí? r 1; t- t H 0 J rDUCC 10 jy del cadáver del obispo Gómez Salazar á una capilla del Monasterio F de Montesclaros. ts, flores iertas mejoras inevitables, que predicen para un aorvenir más ó menos lejano. Ambos creen en la muy próxima sustitución del vapor por la electricidad para las cortas distancias, y en los servicios que podrán prestar ¡os motores de petróleo en los ramales más desembarazados. Pero el director de los South Easíern, que ha escrito importantes obras sobre la electricidad, no se atreve á pronunciarse er. la cuestión de saber si el nuevo modo de tracción llegará alguna vez á ser bastante económico para poder aplicarlo ai transporte de las mercaderías, y sólo dice que seguramente se aplicará á los trenes de viajeros de un extremo á otro de la Gran Bretaña, con una velocidad de trescientos veinte kilómetros por hora; sin embargo, sir David Salomons no cree que ese progreso pueda realizarse antes de dos generaciones. Admitamos que tales prodigios de velocidad puedan realizarse sin peligro para ¡a vida de los viajeros; estos perfeccionamientos fáciles de prever, y que aun en este momento no parecen detenidos p o r ninguna imposibilidad material de ejecución absolutamente insupera- C 07 D 0 BJl. Cabeza del toro de la ganadería del marqués de los Castellones que se desmandó, matando al cochero de los dueños de la vacada i ot. Montniu