Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Abogados Agemtes d e C a m b i o D. Alfredo Guerra Arderius f D. MariaHO Muñoz Sívero Recoletos, 17 ¡Fuoncarral, 131. D. Guillermo AI. de SladaD. Gerardo Doval riaga, Luis Vélez de G- uevara, 11 Sagasta, 19. D. Francisco Berg- amín j Plaza Independencia, 8 Aldama y Compañía Médicos Alcalá, 23 Sobrinos de Céspedes ID. Juaj Manuel Mariam Magdalena, 4 Barquillo, 8. Llaguno y Compañía D. Eugenio Gutiérrez Los Madrazo, 15 Conde do Sliquena, 5 y 7 D. Guillermo Kolland (hijo) D. Eloy BejaVano Tetuán, 19 Paseo de Kecoletos, 7. Gotarios D. Juan Cisneros Serrano, 47 D. Modosto Conde y Caballero, Alcalá, 14 y 16. Arqnitectos D. Francisco Tovar D. Celestino Aranguren Carrera San Jerónimo, 40 Puerta- del Sol, 13 D. Bruno Pascual Builópez D. José López Sallaberry Espoz y Mina, 17 Conde de Barajas, 8 Dentistas Administradores D. Morestán Aguilar de lincas Serrano, 72 duplicado I D. Emeterio Alonso D. J. Cunnington G- arcilaso, 5 Espoz y Mina, 9 D. Eamón Portuondo D. Valentín Beato. Paseo de Recoletos, 3 i Villalar, 3. ¿D. Esteban Campos D. ubirana Carrera de San Jerónim 51 Barquillo, 14 En 300 casos 300 curas de zumbidos, ruido oídos y sorderas. Sin molestias con el Srard i t é rE li sps n; de éxito infalible. Caja, 4 ptas. Venta boticas. Consulta gratis. Doctor Mateos, P r e c i a d o s 3 s l.o De provincias por carta. Conservación indefinida y garantizada de los vinos, por débiles que sean, empleando EL SALIFENOL Arreglo de todas clases de vinos agrios, agridulces y amargos. Catálogos y consultas gratis. R. Cantero: en Madrid, Huertas, 9; Barcelona, Codols, 29; Casa central, Pintor Sorolla, 17, Valencia. Laboratorios químicos. ¿Padece usted del estómago? ¿Del hígado? ¿Del riñon? Se curará cuando beba 3 La Salasíi, de Lanjarón. Depósitos: Mayor, 7 3 y AlcaSá- Z á. 1 p e s e t a b o t e l l a l i t r o con casco. Para cobros mar, de la última campaña, dirigirse: A. Poblete, Santa Engracia, 3, Madrid. Hace más de seis años que es conocido en España el univei sal VENDAJE BARRERÉ DE PARÍS, elástico, sin resortes ni aceros, elogiado por cuantos médicos en Europa lo conocen y usan. El VENDAJE BARRERÉ es el único por excelencia en su clase, tanto en París como en el Extranjero, que hace la verdadera contención de las hernias, por desarrolladas y voluminosas que éstas sean. Nosotros no aseguramos la curación de la hernia, por que ésta es imposible, y aquellos más atrevidos que anuncien la cura con un braguero será un engaño inocente á los herniados que así! o crean. Así, pues, debéis conocer el VENDAJE tfARRERtí antes que nada: con éste llevaréis una contención tan absoluta que evitaréis su progreso. Bl VENDAJE BARRERÉ tiene sn gabinete de aplicación con ensayos gratis. MR. BARRERÉ, especialista en París, DE PASO EN ESPAÑA, tendrá el gusto de practicar gratis cuantos ensayos deseen los pacientes en San Sebastián. -Farmacia Vidaur, los días miércoles 21 J jueves 22 Marzo. Valladolid. -Hotel de Francia, los días viernes 23 y sába do 24 Marzo. Oporí -Rúa Formosa, 333, los días lunes 26 y marles 27 Marzo, liistooa. -Farmacia Nórmale, los días del miércoles 28 al sábado 31 Marzo. M a d r i d -Caballero de Gracia, 22; los días del lunes 2 ai sábado 7 Abril. Se- süia. -Lombardos, 5, los días lunes 9 y martes 10 Abril. Málaga. -Hotel de Roma, los días del jueves 12 al sábado í 4 Abril. Granada. -Farmacia San Gil, plaza San Gil, 10; los días 1 del lunes 16 al miércoles 18 Abril. Valencia. -Hotel Inglés, los días del viernes 20 y sábado 21 Abril. Barcelona. -Calle Carmen, 15, los días del lunes 23 al miércoles 25 Abril. PARA SAN JOSÉ camisas céfiro vestir á 2,50, 3 y i ptas. para campo y dormir á 2,50 y 3. L A GLORIA, montera, 28. Pruébense los Chocolates de los RR. PP. Benedictinos Elegantes bandejas con bonitos centros, tartas y ramilletes, cestas y cajas con bombones é infinidad de caprichos para regalos. CONCENTRADA Nunca falta en los tocadores de buen gusto. D e p o s i t o Alvares Ciomez. P e l i g r o s n i i m 1 d u p l i c a d o Repostería Alemana, ESPOZ Y MINA, I I ¿M U E B L E S D E OCASIÓN? P l a z a d e l Ángel, 6. -EJL CENTRO Cfo BIBLIOTECA DE A B CB RAMUNCHO 07 mente y bien, cuando apareció de repente en la ooscurn dad algo como un monstruo que se aproximaba deslizándose sobre la superficie del agua. ¡Mal negociol Es e! batel de ronda, en el que van todas las noche los adua ñeros españoles. Es preciso cambiar de dirección precipitadamente, con astuta habilidad, y perder en la maníobra un tiempo precioso cuando ya va siendo tarde. Al fin, no obstante, llegaron sin estorbo muy cerca de la orilla española, á ponerse entre las grandes lanchas de pesca que, ¡as noches de tormenta, duermen encadenadas delante de la Marina de Fuenterrabía. Este era el instante de mayor peligro. Por ventura la lluvia ¡es es fiel y cae á torrentes todavía. Agachados en su bote para abultar menos, no hablan los hombres de Itchúa, se apoyan en el fondo con los remos para meter menos ruido, se acercan suavemente, muy suavemente, deteniéndose en cuanto les parece que alguna cosa se mueve en medio de! negror difuso y de las sombras dominantes y sin con torno. Ya están agazapados contra una de esas grandes barcas vacías; casi tocan la tierra. Ese es el punto convenido, en el que deben estar los cantaradas del otro país para recibirlos y llevar las cajas del contrabando hasta ia casa que ha de ocultarlas... No está nadie... ¿Dónde han ido... Los primeros instantes pasan en una especie de paroxismo, de atención y de acecho que redobla el poder de la vista y del oído. Con los ojos dilatados y las orejas tendidas, velan, bajo el chorrear monótono de la lluvia... ¿Pero dónde están los compañeros españoles? Sin duda que ha pasado el tiempo á causa de la maldita ronda de la Aduana que ha echado á perder el viaje, y creyendo aquéllos que ha fracasado el asunto por esta vez se han vuelto á marchar... Aún transcurrieron algunos minutos, en esta inmovilidad, en el mismo silencio. Se distingue, alrededor, las barcas, grandes, inertes, como cadáveres de animaks flotantes, y después, por encima del agua, más allá de ellos, un montón de sombras más densas que la obscuridad del cielo; son las casas y las montañas de la ribera. Los contrabandistas esperan, sin hacer un movimiento Diríase que eran barqueros- fantasmas á orillas de una ciudad muerta. Se debilitó poco á poco la tensión de sus sentidos, se apoderó de ellos una laxitud soñolienta que les recuerda con cariño el sueño; dormirían, allí mismo, bajo la lluvia inverniza, si el lugar no fuese tan peligroso. Itchúa, en voz muy baja y hablando en vascuence, celebró consejo con los dos más viejos del bando y decidióse, después de! o que dicen, á una empresa arriesgada. Puesto que los otros no vienen... tanto peor, habrá que tratar de ir allá; de llevar hasta ¡a casa, muy abajo, los cajones contrabandeados. Ofrece mucho riesgo la aventura; pero se les ha metido en la cabeza y nada Jes detendrá para realizarla. -Tú- -le dijo Itchúa á Ramuncho, con su manera especia! de mandar, que no admitía réplica, -tú, pequeño, te quedarás aquí cuidando el bote, puesto que no has venido nunca por el camino que vamos á llevar; lo amarras á tierra, pero con un lazo no muy fuerte, ya me entiendes, á fin de soltarlo pronto y sin ruido, en caso de que llegaran los carabineros. Los demás hombres se marcharon, encorvándose bajo la pesada carga; el roce casi imperceptible de sus pasos en e! suelo se extinguió en seguida en el muelle desierto y obscuro, en medio del monorrítmico zumbar del aguacero. Ramuncho quedó solo, acurrucado en el fondo del bote para que no le viesen, de nuevo inmóvil bajo el baño incesante de la lluvia que cae en este instante tranquila y sin enfurecimientos de catarata. Los compañeros tardaban en venir y gradualmente, en