Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ú C. JUEVES i5 DEMARZODE 1906. PAG. 8 EDICIÓN han podido fijar sus producios con un tacto y una mesura mercantiles que rayan ESPAÑA en lo exquisito, es el mérito intrínseco EN LA ARGENTINA de sus cartones, el inapreciable valor arp l arte de la tapicería, cuyo renacimien- tístico de los dibujos que sirven de modelo to en España se marca cada día con á sus admirables tejidos. Los Sres. Hermanos Fernández conmayor evidencia, tiene en los señores Hermanos Fernández representantes dis- servan purísima la tradición de los clásicos tapiceros de nuestra tierra, que tinguidísimos. A continuación publicamos una foto- aparte los orígenes asiáticos del tapiz, grafía del magnífico tapiz de nudo, hecho encontraron en la civilización árabe, que por esta casa con destino al excelentísimo tan honda huella dejó en nuestros usos y señor general Racedo, de Buenos Aires. costumbres, ancho campo para el progreso Los señores Hermanos Fernández, ver- de una de las más bellas artes suntuarias. ARTES E INDUSTRIAS tapices arábigos la suavidad de! a composición y la corrección del dibujo de los tapices flamencos, con la consistencia extraordinaria y la trabazón admirable de aquellos tejidos provenzales que el espíritu comercial de los catalanes del sigio xvn consiguió hacer rivales de todos sus congéneres en los famosos mercados de Pisa y de Venecia. En números sucesivos, y cuando el espacio nos lo consienta, publicaremos ¡a fotografía de otros bellísimos tapices encargados á la ya famosa casa de Buenos Aires p o r las señoritas Clara Lanus, TAPIZ FABRICADO POR LOS SRES. HERMANOS FERNÁNDEZ POR ENCARGO DEL GENERAL SR. RACEDO, DE BUENOS AIRES daderos artistas enamorados del adelantamiento de tan delicada manufactura, en su deseo de llevar fuera de España, al otro lado de los mares, buena muestra de los suntuosos tapices que llevan su firma, además de los almacenes que en Madrid tienen establecidos en la calle del Carmen, núms. 20 al 24, y en la de Esparteros, núm. 3, han abierto otro gran depósito de tapices, con el título de La Exposición, en la calle Florida, números 322 al 326, en Buenos Aires, al frente del cual figura el menor de ios hermanos, D. Dionisio, hombre de tan buen gusto como activo y entusiasta. Pero lo que más honra á la casa de los Sres. Hermanos Fernández y lo que más debe satisfacerles, fuera aparte délos precios verdaderamente excepcionales á que La influencia del gusto de los países flamencos anexionados á nuestros territorios en épocas felices, se dejó sentir más tarde con eficaz predominio en un arte en el que los belgas y holandeses fueron maestros, y sin perder la característica inicial de su origen, puede afirmarse que los tapices españoles reunieron todas las cualidades privativas de aquéllos que en los albores de un arte tan delicado les sirvieron de patrón y guía. Y éste es el principal mérito de una industria en la que, como- decimos al comienzo de estos apuntes, los Hermanos Fernández han sabido tomar buen puesto en su renacimiento artístico y en su progreso industrial. Las tapicerías que salen de sus talleres suman á la brillantez del colorido de los Montaña, Sr. Méndez y otras distinguidísimas familias bonaerenses. En cuanto á las casas de Madrid, en estos últimos tiempos han servido encargos de suntuosos tapices á D Ramón Bernales, cónsul de Chile; señor duque de Santo Mauro, D Pedro Careaga de la Quintana, D José Echegaray, D Luis Ocharán, D Salustiano Bernáldez, para su taller de sastrería; señora marquesa de Guadiana, señora condesa de Orgaz y señores de Ibarra, Zaldo, Sáiz de Carlos y D Mariano Lanuza. Nuestra enhorabuena á los señores Hermanos Fernandez que, después de acreditar en España los productos de su casa, han sabido colocar tan alto en América el prestigio de una de las industrias nacionales de más artístico abolengo.