Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MIÉRCOLES 14 DE MARZO DE 1906. PAG. 9. EDICIÓN a ¡Cruel sarcasmo! Dicha causa es la que se le rfguió por la posesión de ia célebre ruleta que iestinaba á Peñaflor. Coraienza el juicio con el resumen que la ley obliga á hacer al presidente. Este examina los hechos con imparcialidad, ocupándose detenidamente en los informes de los acusadores y de las defensas. Aldije, que escuchaba el resumen sonriente, permitióse hacer signos negativos cuando el marqués de Santa Amalia exponía las afirmaciones del acusador privado; fue llamado al orden. Al referirse el presidente al discurso del detensor de Aldije, refutó los cargos que de aquél se desprendían para el juez instructor, diciendo que éste se había hecho acreedor á un premio por la actividad y el acierto demostrados en el desempeño de su cargo. Un espectador sufre un accidente á consecuencia del calor que se siente en la Sala. El presidente suspende por unos minutos la sesión y se saca á los pasillos al accidentado. El médico de la cárcel préstale los auxilios de ta ciencia y consigue que el desmayado vuelva en sí. Reanúdase el acto; sigue haciendo el presidente el resumen de las pruebas practicadas; expone al Jurado sencillamente, sin comentarios ni alardes retóricos, lo que del juicio ha resultado, y termina recordándoles que deben fallar sin odio ni afecto. Lee después el veredicto, que tiene 68 preguntas, pues aparte de otras cosas en él se refieren los hechos igualmente para las seis víctimas, y hay seis preguntas para cada una de fas circunstancias alegadas por las acusaciones. A las tres y media retírase el Jurado á deliberar y el público sale de la Sala ordenadamente. La Guardia civil retira á los procesados. C L V E R E D I C T O La deliberación dura hora y media. Reanudada la sesión, el presidente del Jurado, D José Liñán Camacho, lee el veredicto, en medio de la expectación del público. Es de culpabilidad y en él se aprecian las circunstancias agravantes de nocturnidad, alevosía, astucia, premeditación y abuso de superioridad. En resumen, las cuatro agravantes propuestas por el fiscal y la que propuso la acusación privada. T? L FISCAL. Informando el fiscal ante el tribunal de derecho, dice que aguardaba con verdadera ansiedad el veredicto; que éste es justo y refleja fielmente la verdad de los hechos. Añade que lo resuelto por el tribunal popular le da confianza al pedir contra los procesados la última pena. Aldije ha oído el veredicto y las palabras del fiscal, presa de visible emoción. Muñoz sigue al parecer dormido. El fiscal, en nombre de la ley y de la sociedad, pide la pena de muerte para los dos procesados y además una indemnización en metálico para las familias de las víctimas. En su informe, el acusador privado retira la agravante de abuso de superioridad, pero pide la pena de muerte, poniéndose en pie al pedirla. (Gran sensación en el público. E E N S A En del veredicLASto, D elFabogadoSdefensorvista Muñoz ruede ga al tribunal que sea clemente. El abogado de Aldije plantea jurídica. Dice que el fiscal calificó agravante de premeditación que robo. La alevosía debe cualificar una cuestión por error la es aneja al al asesinato, PRESIDENR E S U M E NT ED. EAL DELIBERAR no al homicidio. La astucia, añade, va envuelta en la alevosía, según la jurisprudencia sentada por el Tribunal Supremo. Las agravantes no pueden agravar dos veces. Por lo tanto, ya que el fiscal ha calificado con arreglo al art. 516, sólo puede apreciarse la nocturnidad. Pide que esa agravante de nocturnidad no la aprecie la Sala, en virtud de la facultad que para ello tiene, y que imponga la pena de cadena perpetua. A las cinco y media se retira el Tribunal á dictar sentencia 1 A OPINIÓN SATIS- La noticia del fe F E C H A lio ha satisfecho á la opinión, pues exceptuando á varios letrados que discutían acerca de la fuerza de los elementos probatorios aportados al juicio, el pueblo de Sevilla encuentra justa la condena. -Mir. SENADO SESIÓN DEL DÍA l 3 DE MARZO DB ÍJJOÓ- EL ACUSADOR PRJVADO C e abre la sesión á las cuatro y cinco, bajo la presidencia del Sr. López Domínguez. I OS PROCE- Muñoz no se ha dado cuenta Se lee y aprueba el acta de la anterior. SADOS del veredicto. Aldije fuma El Sr. CORTÁZAR dedica sentidas frases en tranquilamente; durante el espacio que ha me- recuerdo de la terrible catástrofe ramera de Coui- diado entre el veredicto y la sentencia estuvo rrieres. -Se felicita de que en España no haya ocurrido hablando con los periodistas, afirmando, como siempre, que se ha cometido con él una verda- nunca suceso de tales proporciones, y espera que dera infamia. Y añadió: No quiero que me el Gobierno siga preocupándose en buscar la seindulten, quiero poder gritar desde el patíbulo guridad de los obreros mineros. Añade que se haga saber al Gobierno francés la que soy inocente. pena que el hecho lamentable ha producido en EsDícese que hubo completa unanimidad en el paña. Jurado. El duque de MANDAS y el Sr. SARDA se Las personas que permanecen en la Sala ro- adhieren á las manifestaciones anteriores. En nombre del Gobierno se adhiere también el dean á los procesados. Para evitar que la gente hable con Aldije, sacan fuera de la Sala á los ministro de INSTRUCCIÓN PUBLICA El presidente de la Cámara recoge lo expuesto dos reos. por los antedichos senadores y propone, y así se Además de lo telegrafiado, el Francés ha di- acuerda, comunicar al Gobierno francés el pesar cho á los periodistas que preveía el resultado, que ha producido al Senado la catástrofe ocurrida. y que por eso no le ha producido impresión. A propuesta del Sr. MARISTANY se hace Juro, añadió, ante Dios y ante los hombres constar en acta el sentimiento de la Cámara por el fallecimiento del presidente de la República Arque soy inocente. gentina, Sr Quintana, y telegrafiar en este sentido á la República Argentina. El ministro de MARINA se adhiere en nombre 1 A S E N T E N C I A A las seis y media re- del Gobierno en breves palabras, y luego el señor únese de nuevo el Tribunal para proceder LABRA y otro señor senador. El Sr. ALVAiíEZ GUIJARRO alude á una á la lectura de la sentencia. A ella asisten los procesados y un público numerosísimo, que manifestación efectuada en Valencia con ocasión de la agresión al diputado Sr. Soríano, manifestación escucha con religioso silencio. en la cual hubo gritos destemplados. Pregunta sí La sentencia consta de dos resultandos y la manifestación habíase realizado con permiso de cuatro considerandos, y falla condenando á la autoridad. una pena de muerte en garrote. por cada uno El ministro de INSTRUCCIÓN PUBLICA de los seis delitos á los dos procesados; es de- elude la respuesta, manifestando que no tenía cocir, á seis penas de muerte á cada uno. nocimiento de ella, y afirma que el Gobierno se Además establécese en ella la indemnización informará y procederá en Justicia. El conde de TORRES CABRERA hace varios civil, las costas, etc. etc. El público fíjase en los reos durante la lec- ruegos al ministro de Fomento, relacionado uno de ellos con la crisis obrera en Córá ba. tura de la terrible sentencia; Aldije sigue impáEl conde de ESTEBAN COLLANTES se lavido; el estado de postración en que se en- menta de la ignorancia del Gobierno en lo relativo cuentra Muñoz impide observar el efecto que á que haya sido autorizada ó no la manifestación le ha producido el fallo del Tribunal. de Valencia. Extraña que los periodistas se hayan enterado Cuando llega el momento de firmar la sentencia, Aldije niégase á Hacerlo: Muñoz ni de la noticia y los ministros no. El ministro de INSTRUCCIÓN PÚBLICA contesta á la solicitud que para ello le hace el sostiene que del hecho enunciado habrá tenido cosecretario. nocimiento directo el ministro de la Gobernación, El presidente ordena que los reos sean tras- que es á quien corresponde el asunto. ladados á sus respectivos calabozos. Insiste el conde de ESTEBAN COLLANTES El público, tristemente impresionado, aban- en que el Gobierno suele no enterarse de nada dona el local una vez terminado el acto. hasta mucho después de saberlo todo el mundo. El ministro de INSTRUCCIÓN PÚBLICA Yo sigo á los presos, y veo que el cura de la cárcel entra un vaso de leche caliente en la protesta de tales afirmaciones y repite sus razones anteriores. celda del Francés. ORDEN DEL DÍA Este la cambia de vaso varias veces para enSe aprueban sin discusión un crédito de j 80.000 friarla. pesetas para la reparación de cables, y los dictáHace esfuerzos por aparecer tranquilo; pero menes referentes á la fijación del punto de origen al hablar se le apaga la voz y revela su verda- de la línea del ferrocarril de Ujo á Trubia y su dera situación de ánimo. Repite con frecuencia empalme con la de León á Gtjon y de concesión que quiere subir al patíbulo, que no desea el del bronce necesario para la estatua de D. Jesús indulto y que si le matan, castigan á un ino- Monasterio, en Potes (Santander) El Senado pasa á reunirse en secciones á las cente. El sacerdote procura tranquilizarle, pero cinco. A las cinco y treinta y cinco se reanuda la seAldije contesta que ya lo está. Aquél se despi de del presoque, después de saludar sonrien- sión. Entra en el salón el conde de Romanonees. do á cuantas personas presenciamos la entreSe da cuenta del resultado de la reunión de las vista, queda encerrado en su obscuro calabozo. secciones y del nombramiento de las comisiones, entre las que se halla la de contestación al mensaje I N T E R P O N E N L o s defensores de los del Gobierno dando cuenta del proyectado enlace RECURSOS procesados propónense de S. M. el Rey con la princesa Victoria Eugenia interponer recurso de casación por quebranta- de Battenberg. La componen los señores conde de Tejada de miento de forma. Valdosera, como presidente; Mellado, como seEl letrado de Muñoz lo fundará en la pro- cretario, y Echegaray, Aguilera, marqués de Aguitesta de indefensión que hizo en el juicio; la lar de Campoo, Eguilior y marqués de Pida! defensa de Aldije piensa basarlo en la oposiSe aprueba el dictamen sobre el proyecto de iey ción del Tribunal á concederle la inspección de excepción de embargo en ios salarios menores ocular que propuso como prueba necesaria. de diez reales. Doce penas de muerte