Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 4 DE MARZO DE or (S P G 8 EDICIÓN i hi U. í, I ¡i -ft gfr 50- i i y Z MM. h F LOS K YES D PORTUGAL, ACOMPAÑADOS DE LA. FAMILIA REAL ESPAÑOLA, b, N fcL TIRO DE PK HON Db LA CASA DE CAWPO, DONDE PASARON LA TARDE DE AVER I it Coiu ¿Por qué. -preguntaba d viejo moTnca. -Porque con un? reir. s es el hombre quien e i calidad gobierna, en tanto que con un ley ts una mujer quien lo dn ge todo. Y este espnitual aigumento aseguran leInsidiadores que hizo reír al revocador de! t dicto de Nantes. Pero esta oculta intervención no se debe confundir con e feminismo contemporáneo, y esa moderna concepción de que los dos sexos tienen los mismos deiechos y una misma mibioa que cumplir. Las mujeres que disputan a los hombres las profesiones masculinas y que por e! o se consideran su 5 iguiles, tnan, inconscientemente, el cetro de su preciosa sobeiama. F MORA TRIBUNALES C NCUBRIDORES? Hace ya mucho tiem po cometióse un robo en una casa de la calle de las Sierpes. Pepín y Alconchel, los célebres ladrones que consiguieron fugarse de la Cárcel Modelo en fecha posterior, apoderáronse el di de autos de varias alhajas y cuatro mantones de Manila, que pertenecían á la dueña de la casa referida, sin que aquélla pudieia evitarlo, pues para esto la maniataron y amordazaron al sorprenderla. Algunos días después llevó á empeñar una mujer los mantones robados; el dueño del establecimiento le ofreció 5oo pesetas poi los cuatro; pero como Paula del Albo, que asi se ¡lama la que había de realizar la operación, no tenía orden de enttegailos en tal suma, lomó lis 5oo pesetas ofrecidas y prometió legitsai a devolverlas si a dueña de los mantones no st. conformaba co- i aquella cantidad. P ro no vol- de la ley y de los letiados Si es Raso y Dova! vió. Pasaron dos meses, y ís pohcia sveuguó e suspendió el JUICIO hasta esta tarde. que los mantones nabian sido entregados a don H lario de Candamo, dueño de una ca a de J URTO FRUS- El joven Eugenio Riespréstamos, y en efecto, en poder de aquél se TRADO go sustrajo un día en la hallaron, pero no los cuatro, porque uno ha- bía sido empeñado por el piestamibta en eí calle de Toledo a) niño de ocho años jc; é Muñoz un portamonedas que contenía un roMonte de Piedad. Y estos son los hechos. El fiscal entiende sario, una llave y cuatro medallas. El fiscal, que calificaba estos hechos consique en el caso que referimos se ha cometido un delito de robo de cuyos autores, Pepín fue derándolos constitutivos de un delito de hurto, muerto de un balazo por un inspector de po- por el cual pedia para el procesado un año, Iicia y ñíconchel se fugo de la cárcel sin que ocho meses y un día de prisión correccional (Riesgo es reincidente) modificó en el acto hasta la fecha haya podido ser capturado. Opina, además, que deben ser castigados del juicio sus conclusiones estimando de concomo encubridores D. Hilario de Candamo, formidad con la calificación del letrado defenPedro M hn Clemente y Paula del Alba, sor, Sr. Morales Acevedo, que se trataba de pues aunque en el escuto de conclusiones acu- un hurto en grado de ilustración. Pidió, pues, que se impusiera al procesado saba también á Enriqueta García y á Serafín 125 pesetas de multa. Paul Cid, retiró ayer la acusación para ambos. Después de los informes del representante UN PASANTE LOS CRÍMENES DE PENAFLOR ULTIMA SESIÓN- E L VEREDICTO bEVILLA, 1 3 1 T ANTES DEL JUICIO. La concurrencia es hoy mucho mayor que en días anteriores, pues de no ocurrir algún incidente que lo imp ¡d teiminara el juicio esta misma tarde. El Fiancés sigue en el mismo estado y con ident co buen humoi, como si le constase de antemano que el resultado final no había de afectarle paia nada. Antes de comenzai el acto ha recibido, como en días anteriores, un legulai paquete de tarjetas postales para aue escriba en ellas sus pen samientos; pues estos autógrafos se cotizín hoy como preciosos documentos. Muñoz encuéntrase hoy mas animado. El medico ha conseguido que tome w caldo antes de la vista, y gracias a ello ha podido comparecer ante el Tribunal; tenía sesenta y siete pulsaciones por minuto. Por singular contiaste se ha lecibido e ta mañana en la cárcel de Sevilla un oficio de 1 Juzgado de Malaga mandando ponei en hbei tad a José Muñoz Lopera, por haberse so i e seido la causa que en aquel Juzgado se k gaio por delito de estafa.