Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C M I É R C O L E S 14. D E MARZO D E tao 6. PAG. 4. EDICIÓN i. POR TELÉGRAFO 1 ondres, 3 11 m. El Standard hacecons tar que D. Alfonso, durante su visita á Londres el año pasado, conquistó las simpatías populares de los ingleses. a El casamiento de los Reyes, añade, no in- fluye sobre el porvenir de las naciones; sin embargo, estrechan las simpatías Hablando de la próxima boda Real, dice que nunca, desde Napoleón, España é Inglaterra han estado tan unidas como en la ocasión presente. LOS REYES DE PORTUGAL EN MADRID el infante D Carlos, los duques de Tarancón, úseos y visitas. A las diez y media de la mañana, Su JV ajestad la reina doña Amelia, acompañada de la marquesa de Santa Cristina y de los con des de Figueiró, salió en carruaje, precedido de correo y caballerizos, con objeto de visitar la Real Armería, Museos de Pintura y Artillería y la Biblioteca. D Carlos también salió á la misma hora, en comitiva aparte, en unión del conde de Sabugón y del grande de España duque de Tarancón, para dejar tarjeta en la Nunciatura, Obispado y Embajadas de Italia, Francia, Inglaterra y Alemania, r e g r e s a n d o media hora después al regio alcázar. La reina doña Amelia regresó á las doce á Palacio, después de efectuadas dichas visitas. En el trayecto que recorrieron los egregios huéspedes, fueron objeto, por parte del numeroso público que estaba estacionado en las calles, de las más cariñosas muestras de respeto. Tpl banquete en la Legación. Como estaba anunciado, á las doce y media SS. M M lusitanas fueron obsequiadas con un almuerzo en la Legación de Portugal. A la Legación llegó la comitiva á la una y einte minutos. El palacio de la Legación estaba espléndidamente decorado en su parte exterior, y los salones artísticamente adornados con profusión de plantas y flores. Sentáronse á la mesa unos 5o comensales, ocupando las cabeceras la reina doña Amelia y el rey D. Carlos, repartiéndose los puestos en la siguiente forma: Derecha de S. M el Rey: Marqués de Santa Cristina, conde de Sabugosa, Mad. CaIheiros, conde de Ribeira, señora de Casanova, coronel Aparicio y capitán Alviu. Izquierda: condesa de Tovar, ministro de España en Lisboa, baronesa de Hortega, conde de Figueiró, coronel Jordana, caballerizo de servicio, Sr. Pineda, y el Sr. Villaca. Derecha de S. M la Reina: Duque de Tarancón, condesa de Figueiró, conde de Tovar, general Boado, Sr. Chartres d Azevedo, conde del Puerto y Dr. Lancaster. Izquierda: Sr. Villaca, señora Saldanha da Gama, conde de Taronca, almirante Capello, conde D Arnoso, jefe de la escolta y teniente Figueira. Las cabeceras estaban ocupadas por los señores Calheiros, Casanova, barones de Hortega y de San Miguel. Durante el almuerzo ejecutó escogidas pieaas de música española y portuguesa una banda de guitarras y bandurrias, bajo la dirección de D Miguel Camacho, del Círculo Católico de obreros de San Isidro, el rey de Portugal celebróse ayer tarde en la Casa de Campo una tirada de pichón, en la que se disputaba una hermosa copa de plata, regalo de la Sociedad. La mayoría de los socios tomó parte en ella, f desde las dos de la tarde la concurrencia era extraordinaria. S. M el Rey D Alfonso XII y el infante D. Carlos de Borbón llegaron los primeros, y en seguida comenzóse la tirada eliminatoria. Todo el que no matara cuatro pichones no po 4 ía tirar en el premio. lnscobiévouse S. M el Rey D. Alfonso y Pichón. En el Tiro de de S. M En honor Hornachuelos, Arión, Tarifa y Prim. Los marqueses de Nájera, Villaviciosa, Ivanrey, CasaAlta y de la Rodriga. Los condes del Puerto, Santa Coloma, Casillas de Velasco, San Román y Arnouzo. El barón del Castillo de Chirel, y los Sres. Camino (D. M. Liniers, Bruguera, Bermejillo (D. L. Pombo, San Miguel (D. J. Jovellanos, Ochoa, Caña, Patino, Luque, Urcola, Marios, Kríspoli, Ibarra, Radowitz (D. J. Turino, Pinar, Avial, Potestad, Drake, Lombillo, Sanjuanena y Turmo. Quedaron en condiciones de pasar al premio S. M el Rey, el conde de Santa Coloma, don Manuel del Camino, el Sr. Ibarra, D. Diego Patino, D. Federico Luque, el conde de Casillas de Velasco, los Sres. Róspoli y Ochoa y el corjde de Arnouzo. El rey de Portugal no entró en la eliminatoria. A las tres y media llegaba S. M F y casi á los pocos momentos comenzó la tirada. Fue bastante reñida, y como ñnal quedaron gananciosos D Carlos de Braganza, que mató ocho pichones en nueve tiros, y en segundo lugar D Manuel del Camino, con siete en nueve. A continuación jugóse otro premio, que fue disputado por los mismos tiradores y que hubo de quedar en suspenso por falta de tiempo. La tarde fue hermosa, ofreciendo el Tiro de Pichón un aspecto deslumbrante. Difícil es reunir tanta belleza y tanta elegancia coma la congregada allí en la tarde de ayer. SS. M M las reinas doña Amelia, esplendente de hermosura, y doña María Cristina, con las infantas doña Isabel y doña María Teresa, llegaron á la Casa de Campo á las cuatro menos cuarto. También estaba el infante don Fernando de Baviera. de gala. La funciónnueve, como se había anunciado, A las y no á las ocho, como se había dicho, se celebró anoche la función de gala en el Real. El teatro, adornado con guirnaldas de flores artificiales, ofrecía ese cuadro indescriptible de grandeza y brillantez que presenta en solemnidades como la de anoche. A las nueve y cuarto entraron en el palco regio, el Rey D Alfonso, con uniforme de capitán general, dando el brazo á la Reina Amelia, que estaba hermosísima y estia traje azul con encajes blancos, y el rey D Carlos, con uniforme de coronel de infantería española, dando el brazo á la Reina Cristina, cuya elegante figura se cubría con traje blanco con encajes. Entraron detrás la infanta doña Isabel, con traja gris; la infanta doña María Teresa, con toilette rosa; el Príncipe viudo, de uniforme de general, y D. Fernando de Baviera, de húsar. Seguíanles los demás personajes d e ambas Cortes. Una salva de corteses aplausos saludó á las personas Reales, mientras la orquesta tocaba la Marcha Real portuguesa, á la que siguió la española. La reina Amelia saludaba con encantadoras sonrisas al público, que admiraba su belleza, su gracia y su distinción. La verbena de la Paloma, dirigida por su ilustre autor, fue escuchada con agrado, como siempre. Hubo un momento de aplauso inicia- do en las alturas y ahogado por las rigideces de la etiqueta. Pero D. Alfonso y doña Amelia las dieron el golpe de gracia rompiendo á aplaudir, y entonces todo el mundo aplaudió. 1 Los Soberanos portugueses celebraron mucho esta obra y Gigantes y cabezudos, y eso que en esta última desafinó estrepitosamente la gaita, provocando un murmullo de horror. Alas doce y diez minutos terminó la función La despedida á los Reyes fue mucho más expresiva que el recibimiento. Los ¡vivas! y los aplausos fueron atronadores y se repitieron sin cesar mientras la orauesta tocó las dos marchas Reales. Entre la concurrencia vimos al teniente coronel Primo de Rivera, de quien tanto se habla estos días, y saludamos al ilustre Arbós, que llegó ayer para tomar parte en el concierto de esta noche en Palacio, regresar mañana á Londres y volver aquí dentro de diez días para dirigir los conciertos de la Orquesta Sinfónica. Nuestro colaborador artístico, Sr. Franzen, hizo una fotografía de la sala. La publicaremos mañana, porque hoy nos falta materialmente espacio por la abundancia de información inaplazable. j p l banquete en el Ayuntamiento. El banquete que en honor y con asistencia de los reyes de Portugal celebrará mañana á mediodía el Ayuntamiento de Madrid, constará de 112 cubiertos. El comedor se ha instalado en el hail cubierto de la Casa de la Villa, adornado con tapices y colgaduras de terciopelo. La Orquesta Sinfónica, bajo la dirección del maestro Villa, interpretará números escogidos durante el almuerzo. Concurrirán S S M M los Reyes de Espa- ña y de Portugal, y tendrán puesto en la mesa: D Antonio Eduardo Villaja, ministro; señor conde de Sabugosa, mayordomo mayor; señor conde de Ribeira, mayordomo mayor; señor conde de Tarouca, camarista; señor conde de Figueiró, veador; D. Guillermo Capello, vicealmirante; Sr. Charters, d Azevedo, teniente coronel; señor conde de Arnoso, teniente coronel; D. Thimoteo de Sousa e Alvim, capitán; D. Francisco Figueira da Cámara, teniente; Dr. D Antonio Lencastre, médico; Sr. Villaca, secretario do ministro dos Negocios Extrangeiros, del séauito de) rey de Portugal. D. Rafael Aparici, agregado militar; señor duque de Tarancón, gentilhombre de Cámara; D. Leopoldo Boado, ayudante de campo; don Francisco Gómez y Jordana, ayudante de órdenes; señor conde del Puerto, mayordomo de semana, del séquito español agregado. Señores duque de Sotomayor, jefe superior de Palacio; marqués de la Mina, caballerizo mayor de S S M M marqués de Pacheco, comandante general de Alabarderos; general Bascaran, jefe snterino. del cuarto militar; ayudante de campo que acompañará al infante don Carlos; oficial á las órdenes del infante D Fernando, y jefe de carrera, del séquito español que acompañará al Rey de España. Señores conde de Tovar, enviado extraordinario; D Francisco d Oliveira Calheiros, consejero; D. Miguel Pinto da Motta e Silva, segundo secretario; Barón de Hortega, agregado, D Alfredo Casanova, agregado del personal que forma la Legación de Portugal; el presidente del Consejo de ministros, los ministros, gobernador civil, capitán general, contraalmirante de la Armada, presidentes del Senado, del Congreso, del Consejo de Estado, de la Diputación provincial y del Tribunal Supremo, obispo de Madrid- Alcalá, diputados a Cortes por Madrid, senadores por Madrid, presidente de la Audiencia, alcalde- presidente, concejales y secretario del Ayuntamiento, presidente de la Asociación de la Prensa y embajador de España en Portugal.