Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. MARTES? 3 D E M R Z O DE! oc 6 PAG. 6. EDICIÓN t MUNICH. GRUPO DE ¡INDIVIDUOS DE LA ALTA NOBLEZA BÁVAKA CON TRAJES ESPAÑOLES EN UN BAllEDADÓ Á BENEFICIO DÉLOS POBRhS EN AQUELLA CAPITAL Fot. Hulin Trampas A BISABUELA DE LA REINA AMELIA La estancia de la hermosa Reina de Portugal en M a d r i d evoca el recuerdo de la princesa de la casa de Qrleans, de Ja que desciende la esposa d e D Car- m J nac óa as tristezas de la emigración; pero w Luedar viuda s; ntió la necesidad de bus ¿ir consuelo i- su pena bajo un cielo más alegre que él de Inglaterra, y aceptó la hospitalidad que el menor de sus hiios la ofrecía en el encantador pa- invierno de i853 al 54 con sus hijos los duques de M o n r pensier. La que había nacido bajo el risueño cielo de Italia, la que había reinado en Francia, vivía, desde que perdió su esposo él trono, entre las brumas de Inglaterra. que fue para los suyos la íi e r r a hospitalaria ael destierro. Aiientras vivió su esposo, aquella mui ¿r que tan admirai! emeníe supo cum ir sus d e b e r e s portó con resig- l.O NDRES. GRUPO DE OBREROS SIN T S B j n FSPHRANOO DELANTE DEL LA D Í Í T K J U U C I Ó M Da AUMMIOS lacio de San Teirao de la hermosa capital de Andalucía, donde él vivía desde 1848, en que le había cedido su hermana política la reina Isabel. El 14 de Noviembre de j 853 llegó á Cádiz María Amelia acompañada por el príncipe de Joinville, la duquesa de Mermier y el conde de Montesquíeu. Allí la esperaban los duques de Monípensier, y todos juntos fueron á Sevilla, tributándose á la que había sido reina de los franceses honores de Soberana. En Sevilla permaneció haciendo una vida muy agradable y que mejoró mucho su salud, hasta mediados de Mayo de 1854. -M e parece que estoy aquí en m mi querida I t a l i a donde nací y pasí los años más felicei de mi vida- -decís María Amelia. CHKÍSTJAN Y como siempre i- oi Hu. m que entraba y si