Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A r C. LUNE 3 12 OF MARZO DE 1906 PAG. 5 PDIC 1O N ¿por qué no Pongamos en la oora una sencilla dosis de buena fe y solamente con eso se conseguirá; hasta étnicamente Dios nos unió: respetemos a Dios. Si. YO siento mucho que no lleguen hasta Madrid las intelectualidades portuguesas, que tienen- -dicho sea como luminoso entre paiéntesis- -vitalidad mental extraordinaria; yo siento mucho también que solo lleguen hasta Lisboa, como perfiles nuestros, los arpegios artisticoeroticos de nuestras Bellas Chelitos; las tonterías cómico- lincas de nuestro teatro por secciones, los desolantes taurófilos de nuestro Pos tuntas chico. FRANCISCO DE IA E S C A L E R A LA SEMANA FINANCIERA I a tendencia de los mercados europeos du rante los primeros días de la semana pasada, no hacían presagiar lo que ha sucedido el viernes y el sábado. Recelosas las Bolsas, preocupadas con las noticias de Algeciras, todo bajaba el lunes Al final de la semana varió por completo la tendencia. La Conferencia hará algo practico; Alemania cede porque se ve aislada y se habla de próximas alianzas que conti ibuiran a asegurar la paz europea. No es otro el motivo del dl ¿a que hemos presenciado durante los últimos días de la semana. El Interior ha ganado cerca de un entero; valia 80,10 hace ocho días y quedaba el sábado á 80,90. El Exterior sube también, gana 5o céntimos y cotiza a 94,95. Estos son los cambios mas altos conocidos, asi en España como en ei extranjero. Ya nue tro principal signo de crédito produce menos de 4 por 100. Debemos felicitarnos de la baja del ínteres del dinero; digan lo que quieran los que se quejan de ella, esa nueva capitalización es un síntoma de prosperidad. Si e papel del Estado vale mas, también aumentaran da precio la propiedad rus. S. M. r. LA REINA AMcLlA DE PORTUGAL LOS DOS I a visita del rey D Carlos viene a darle una simpática nota de actualidad a nuestra crónica de asuntos internacionales Pero en estas planas, que condensan puramente la amenidad de la revista, ro es ocasión de ahondar rebuscando la trascendencia diplomática del suceso; eso revesaría cierta tiesuta impropia de mi pluma superficial, quédese tsn grave labor para ahornes mas sesudos yo solamente quiere registrar en dos humildes parrafitos de colores este amable detalle de amores íberos. No se sabe por que- -no hubo quien lo explicase todavía- -Portugal y España, que son no solo de la misma raza, sino hasta de la misma familia, se han mirado siempre tan a distancia como si ambas naciones fuesen antípodas; rara vez llegan hasta ¡a Puerta del Sol las penas lusitanas; rara vez se escuchan en Lisboa nuestras lamentaciones nacionales, no hay ni siquiera un cable con honores de fibra que una los corazones de los dos pueblos, parece que mas allá de Extremadura, y antes de la frontera portuguesa, ha extendido el olvido un nuevo estrecho de Gibraltar muy ancho. Y es una distanciacion que no tiene siquiera razón de ser; hay fronteras cuva exagerada impermeabilidad no se concibe; somos dos ogros que hemos salido del vientre de la misma hembra. ¿Por que no hemos de limar al mismo tiempo, poi uno y otro lado, las espinas de la muralla que ros divide? ¿A qué empujarnos con el codo un pueblo y otro pueblo, cuando podemos darnos el brazo fraternalmente para ir juntos al porvenir por la senda internacional de los amores 7 Traduzcamos los besos cervantinos, las caricias lusitanas; echemos alfombra de flores en los terrenos de la frontera, que por algo Dios nos puso linde con linde sobre el mismo mapa H i) es ia coiles a palaciega la que da mo- tivo á esta nota de simpatía; es menester que mañana la afiance la mutua compenetración artística, industrial, literaria, social, científica, Í- S M F EL EY r O- C C LO 3 I D