Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C DOMINGO i f DE MARZO E E ÍQOS. PAG. 5. EDICIÓN i. Pide que se dignifique al Ejército para quz éste factible, porque en AJgeciras tiene más importancia que lo que se ha de hacer, el cómo se ha deje de ser pretoriano. de hacer. ¿Porque qué dirán usteaes que ocurre en La casa de la juerga? Y de esto no se han ocupado seriamente los conferenciantes, porque nadie ediftca sin cimientos, que ahora han de procurar afirmar, sobre buenas bases de concordia. N FEJ- IPE OV 1 LO S Insiste en que catalanistas y republicanos deben Pues sencillamente que una sevillana, María estar unidos para exigir que en Cataluña se reinte- jesús, esto lo sabemos á la conclusión, va á gra eí derecho de fos ciudadanos y pide al Gobierno, soluciones de concordia, advirtiendo que el una casa de fonógrafos á impresionar cilinproyecte de jurisdicciones ha sido acogido en Ca- dros, porque se caata con algún arte. Y como va todas las noches (generalmente esos establetaluña como de hostilidad á dicha región. ¿Cómo q, u réishacer jueces á esos mismos mili- cimientos se cierran de ocho á nueve, pero se tares que fueron calificados par el Sr. Montero conoce que en Sevilla... un mal ángel que oye desde fuera de la casa gritos, voces, cante Ríos de indisciplinados y que lo son, en efecto? Si queréis convertirlos en juzgadores, conceded y hasta baile, sin suponer que aquello sea una antes una amplia amnistía que los purifique y que cosa tan inocente, aunque impresionable, juzborre todo lo pasado. SESIÓN DEL DÍX I O E MARZO DE IC ¡o6 gando que la chica está allí de juerga y de Existe en España un espirita regresivo del qne e abre la sesión á las tres y cuarto, bajo la pre- es preciso apartarse á todo trance; mi deber con- ¡vaya, vayal, que decía un amigo mío, le sopla al novio la terrible noticia de que su novia le sidencia deJ Sr. Canalejas. siste en advertíroslo, y entiendo que coa esta el engaña, y el pobre, que la quiere más que á sus En el banco azul ef jefe del Gobierno y los mi- partido republicano ha cumplido con su. deber. nistros de Gracia y Justicia, Gobernación y FoSe da cuenta del despacho ordinario y se- levan- entrañttas, se da de coscorrones por todas tas mento. calles de Sevilla pensando en aquella mala hemta la sesión á las ocho y diez minutos. V Sin ruegos ni preguntas se entra en el bra. jY cosa extrañal En Sevilla nadie sabe CONGRESO ORDI- N DEL DÍA Quedan aprobados varios dictámenes sin importancia. v- Se pone á discusión el dictamen sobre el proyecto concediendo un crédito de dos millones de pesetas para caminos vecinales y obras públicas. -El Sr. JORRO apoya su voto particular. El Sr. ROSALES, de la Comisión, contesta defendiendo el proyecto. El ministro de FOMENTO interviene en el debate. El Sr. JORRO rectifica. El Sr. AMAT defiende otro voto particular al mismo dictamen. El marqués de LEMA anuncia una interpelación sobre la inversión de los créditos. El Sr. GASSET dice que contestará al marques de Lema cuando lo haga al Sr. Iranzo. Apruébase Ja totalidad. Después de combatir el í artírulo i a del proyecto de créditos el señor! A M A T y de contestarle el Sr. ROSALES se aprueba todo el proyecto. LAS JURISDICCIONES Hace uso de la palabra el Sr. SALMERÓN para combatir el artículo 5. del proyecta. Lamenta que el Sr. Moret se oponga á la información parlamentaria y declara que la minoría republicana se halla dispuesta á sacrificar todos los intereses ante el interés de la patria. España viene atravesando una crisis de decadencia y es preciso que cesen esos rumores que perjudican el honor del Ejército. Nuestra decadencia, originada por fa sumisión á la ¡dea religiosa, ha venido aparejada conl a intolerancia, desde Felipe 11 hasta Carlos IV. E 1 pa s y ef Estado se han hallado en constante divorcio, pues el primero ha sido una imposición y no un fiel reflejo de la conciencia nacional. Expresa en todo su discurso un vehemente deSeo de concordia. j Dice que el Parlamento no representa á la nación, por lo cual no merece el respeto de ésta, y por eso el Ejército nos amenaza con la pena de defenestración. Ocupándose del Ejército, lamenta que en el Senado se haya estancaio el proyecto de servicio obligatorio. Cuando los pueblos y las colectividades no se adaptan á la ley de transformación, los pueblos y las colectividades mueren. (El Congreso acuerda prorrogar la sesión. Dice que el Ejército ha sido impotente para la victoria y va á ser victorioso contra las instituciones. El Ejército ha sido ultrajado, y como el Estado no le defendía se tomara la justicia por su mano. Censura el acto del general Bascaran al visitar los cuarteles. El miedo os ha hecho traer ese proyecto, miedo á que peligrará la Corona. (Sensación. Un Gobierno no puede hacer esto, porque es el Gobierno de la nación y no el Gobierno del Rey. Pone de manifiesto la disparidad de los ministros de la Guerra y de Marina ante el proyecto de jurisdicciones. Explica dicha disparidad dfciendo que el Ejercito pide la jurisdicción mibtar, porque como no representa á España, intenta dominarla. Refiriéndose al proyecto, d ce que títínz cuatro puntos d lezoab es, que son: v o, ataca la libertad del pensamiento; 2.0, ataca también á las asociaciones; 3.o, establece la previa censura, y 4 0 j elige el fuero militar LOS ESTRENOS C N LA ZARZUELA. La casa de la juer- ga, saínete lírico ¿por qué le llamarán saínete? en un acto y tres cuadros, original del Sr. Muñoz Seca, música de los maestros Valverde (hijo) y Gay. que se ha establecido una casa donde se venden fonógrafos. ¡Mire usted que no anunciarse, ni siquiera repartir prospectos! ¡Ni á la muchacha se la ocurre decir adonde va diariamentel Como si la impresión de cilindros fuese algo indecorosol Total, que á última hora el irascible amante sorprende la verdad y todo concluye Como una seda. ¿Cabe tontería mayor? jTres cuadros para esol EJ saínete estrenado anoche está escrito con Pónganse ustedes la mano sobre sus resla falsilla de los Quintero. pectivos corazonesl Al final, entre las protestas del público y los Es mucho afán el de algunos autores que imitan, ó mejor dicho, pretenden imitar á los formidables aplausos de la guardia negra, saIngeniosísimos y felices padres de La buena lieron los autores dos veces. ¡Lástima de tiemsamara, escribir saínetes andafuces, especial- po e! perdido por los maestros Valverde y mente sevillanos que es donde cargan, falsean- Gay, aderezando con una música muy agradado por compfeto el carácter y la vida, y así ble un libro de tan poco fuste. nos obsequian con fa mejor buena fe con unos En la interpretación se distinguieron Rosita sevillanos celosos, irascibles, melodramáticos, Mayendía, realmente muy graciosa y traviesa que nos hacen sufrir las del Veri. ¡Y no hay en su papel, y Moncayo, que sirvió muy bien derecho, tratándose de ttn pueblo todo fuz y su personaje. alegría! FL 0 R 1 D 0 R LOS CRÍMENES DE PEÑAFLOR VISTA DEL PROCESO Repuesto de mi enfermedad, prosigue eJ defensor, pasé muchos días sin descanso; permanecí horas que me parecieron eternas devorando ese inmenso conjunto de diligencias que forma el sumario, y adquirí el convencimiento de la inocencia de Aldije. Entra á examinar dos vacíos inmensos que á su juicio existen en eí sumario; uno de ellas que se produce con la declaración de Antonia Malfeu, vecina de Peñaffor, que vio pasar dos hombres camino de la estación del ferrocarril la noche del 4 de Noviembre de 1004. Uno de éstos era Lopera, y en ello no hay discusión ni duda; ¿pero quién era el otro? No podía ser Eduardo Muñoz, hermana C r L DEFENSOR El presidente ordena la del procesado; rio podía ser Víctor Aldije, DE ALDIJE entrada de los procesa- porque según se ha dicho, hallábase de caza; dos. Se declara abierta la sesión á las doce y no podía ser el Francés, pues ni por la estatumedia. ra ni por otros detalles coinciden las señas del Se concede la palabra al letrado D. Juan desconocido; no era Rejano, porque á las diez Romero. Empieza recordando que viste ía toga de la noche no había llegado á Peñaflor; ¿quién hace treinta años; añade que desde entonces era, pues, repite, aquel individuo que acomlos pobres y los desvalidos hipotecaron sir vo- pañaba á Lopera? El sumario no lo dice, í luntad entera, sin que jamás desmayara ni re- pesar de su amplitud. trocediese ante la defensa de ninguno. Otro VECÍO que se observa es el de no haDice que cttando le repartieron esta causa berse comprobado por el juez instructor las encontraDase enfermo, y aunque pudo por este confesiones de los reos, pues éstas no obtuviemotivo haberse librado de una defensa que ron otra comprobación que las expuestas por todo el mundo consideraba dificilísima, ya que un periódico local. no imposible, no quiso hacerlo, y desoyendo La acusación trató de llenar este vacío que los consejos de algunos amigos que llegaron á se observa en el sumario, y presenta al efecto indicarle que se diera de baja en el colegio, una lista de testigos que ha determinado el maaceptó el nombramiento. yor fracaso que registra la historia del foro, a Y es, añade, que la abogacía tiene semejan- pues todos los que habían de constituir un car za con la milicia y el letrado debe permanecer go para Aldije, fueron con sus declaraciones siempre en su puesto por difícil y peligroso otros tantos elementos de defensa para mi patrocinado. Y esto, dice, no me causó extrañeque. resulte el cumplimiento del deber. SEVILLA, 1O, T. A NTES DE LA El público invade los SESÍON alrededores de la cárcel, tal es la expectación por oír el discurso del letrado defensor de Aldije. Por disposición de la presidencia sóío se deja entrar en I Sala de la Audiencia á los abogados y á los periodistas. El procesado Aldije muéstrase muy confiado en que su defensor hará resaltar su inocencia. Muñoz se encuentra en el mismo estado de abatimiento en que se hallaba antes de la sesión. Si no termina hoy el defensor habrá sesión mañana domingo.