Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C SÁBADO JO DE 7 VÍARZO DE 1906. PAG. 5. EDICIÓN j Dice que existen además varios actos parlamenContéstale el Sr. SOUIANO, afirmando que tarios y el silencio de los hombres públicos y de siempre se inspira en la verdad. los partidos que hacen imposible la información, Se da por terminado este incidente. para la cual tampoco se halla capacitado el ParPROPOSICIÓN INCIDENTAL lamento. Se da lectura á la de republicanos y catalanistas pidiendo el nombramiento de una comisión parlaUN INCIDENTE mentaria para depurar las responsabilidades de las El Sr. SOR ANO interrumpe frecuentemente. guerras. El PRESIDENTE le llama al orden y el señor El Sr. NOUGUES se encarga de apoyarla. SOR 1 ANO pide la palabra. Hace constar que es idéntica á la que en 1899 El Sr. CANALEJAS: Eso sí; se nalla S. S. en firmó el Sr. Canalejas y otros liberales y generales. su derecho. Por honor del Ejército, dice, debe abrirse esa E 1 Parlamento no puede ejercer funciones fts- información, para desvirtuar el rumor de que han calizadoras exclama el Sr. MORET regresado de Cuba y Filipinas generales ricos alEl Sr, SOR 1 ANO: Eso es no tener sentido gunos que fueran pobres. común. El Sr. MORET: Algunos generales fueron soEl Sr. CANALEJAS: Sr. Soriano, br. aona- metidos por eso; rumores á Consejos de Guerra. no, voy á verme obligado á adoptar con S. S. una He leído una defensa que se hizo del general determinación á que no quisiera acudir. Toral. El Sr. SORIANO: Adóptela la presidencia El Sr. NOUGUES: iHe ahí una víctima! cuando guste. E ¡Sr. MORET: Las sociedades tienen sus tri (Monumental escancíalo; la Cámara entera pro- bunales que son los encargados de juzgar, no nostesta indignada) otros. Yo no firmé esa proposición en el año 1899 El Sr. CANALEJAS agita la campanilla y ex- y hoy mi conciencia no me permitiría suscribirla, clama: pues esa información ningún bien reportaría. La rr ¿Adónde va á parar b. S. l Piense añora que Comisión tendría los mismos prejuicios que nosse halla hablando el presidente del Consejo de mi- otros los políticos y no habría así serenidad de nistros; cuando termine su discurso ventilaremos juicio. esta cuestión. Procuremos no ahondar heridas, levantemos Los encrespados ánimos se calman como por en- nuestro pensamiento y no perdamos el tiempo en canto, y el Sr. MORET termina su discurso insis- estériles debates. Dejemos lo antiguo, restañetiendo en que no se admita la información parla- mos la sangre y pensemos en unirnos para el promentaria. greso y engrandecimiento de la Patria. El Sr. CANALEJAS llama la atención al señor El Sr. LLORENS: Las comisiones parlamentaSoriano acerca del incidente provocado por él an- rias son una burla al país, como ocurrió con aquéteriormente; dice que la circunstancia de hallarse lla que se nombró para investigar los gastos en la solo y sin amigos en la Cámara el Sr. Soriano, Marina, que no llegó á reunirse ni un solo día. nace que la presidencia tenga con él marcada bene- Los procesos instruidos con motivo de las gue olencía. rras, no han sido, bajo distintos pretextos, traídos El Sr. SALMHRON: Hay aquí una minoría cu- al Parlamento, y yo creo que en ellos hay grantera dispuesta á defenderle. des inmoralidades. Deben, por lo tanto, traerse á El Sr. SORIANO: Muchas gracias. la Cámara, y si así no se hace, es porque temen Explica el Sr. CANALEJAS el sentido de sus salir envueltos en los hechos militares y políticos. palabras, dispuesto como se halla á que el Sr. So ¿Cómo habiendo sido el origen de todo la renifiano no disfrute el monopolio de la interrupción. dición de Sastiago de Cuba y haberse puesto en El Sr. SORIANO explica á su vez su actitud, claro que el capitán general dijo que se rindió sin y dice que á la descortesía de los demás, la del se- su intervención, se puede por el jefe de Santiago ñor JVloret, por ejemplo, al no contestarle á su decir lo contrario? discurso de ayer, tiene que contestar con interrupTermina negando que las comisiones tengan eficiones. cacia. Dice al Sr. Canalejas que, entusiasmado, sin El general AZNAR manifiesta que tiene todas duda, porque el Heraldo le llama buen presidente, sus simpatías la proposición, pero se abstendría de se halla acometido de fiebre presidencial, no cesa votarla en el caso de que se hiciera cuestión de de intervenir en los debates, y esto no impide que Gobierno y así se lo indicara el ministro de la estableza ciertas diferencias entre mayoría y mino- Guerra. rías y permita á diputados, como al ministerial seEl Sr. URQU 1 A: No necesita aquí citar nomñor Pórtela, que califique de cobardes algunos ac- bres de los que éi juzgue delincuentes, pues ya los tos del orador. denunció en letras de molde, y respondió en todos Esto lo ha leído en el Diario de Sesiones y no se terrenos de sus denuncias. enteró ayer de ello por los rumores de la Cámara. El general SUAREZ 1 NCLAN hace análogas El presidente me amenazó con adoptar una de- manifestaciones qu el general Aznar. terminación enérgica en contra mía. ¿Qué iba á El señor ministro de la GUERRA: Al señor decir yo? ¿Me iba á mostrar miedoso y medrosico Llorens le parecía este debate enojoso, y á mí me como una doncella? parece más archienojoso. De ningún modo. No en vano soy diputado ra Es un síntoma de decadencia qué asusta, ver dical; S. S. hubiera cumplido su amenaza, y mis que aquí nos entretenemos ahora en discutir cosas electores hubiesen podido ver después de qué de hace años de las que yo nada sé, pues me he modo la cumplía su diputado para creerse digno de pasado la vida sólo luchando, sin que tenga por ellos. fortuna un solo fracaso militar. No tengo, pues, Replícale brevemente el Sr. CANALEJAS. inconveniente en levantar la cabeza y adherirme á El Sr. SORIANO dice que hay una cosa por que se depuren responsabilidades, pues nada temo. aclarar y es el sentido en que el Sr. Pórtela le ha No es muy gallardo que digamos, que vengamos salificado de cobarde. aquí á hablar mal de alguien sin citar los nombres El Sr. PÓRTELA pide la palabra. el Sr. Nougués. (La Cámara sigue el incidente con creciente cu En cambio es gallardo hacerlo que el Sr. Soriosidad. riano, que c i los nombres de los que acusa. El diputado ministerial, con voz firme y serena, El Sr. SOR 1 ANO: ¡Gracias á Dios que se me dice que ha oído al Sr. Soriano leer textos de li- hace justicial (Risas) bros, referirse á denuncias en las delegaciones de El ministro de la GUERRA: En cuanto á que Hacienda y hacerse eco de acusaciones insidiosas unos generales volvieron ricos y otros sólo CDH la que no ha demostndo después, maleta, es lógico, pues unos habían estado allí más He visto t. imbién que el Sr. Soriano no soste- años que otros. Ma nada de lo que decía. Relata su conducta en la campaña de Cuba, y El Sr. SORIANO: Está S. S. equivocado. termina diciendo que él dará cuantas facilidades Como S. S. no ha probado nada, insiste el quieran para una información, pues ya es hora de Sr. PÓRTELA, yo califiqué de cobarde su con- terminarse los equívocos y de que se vaya de una ducta, porque lo creo así justo y porque esto es vez al vado ó á la puente. además opini n muy generalizada. El Sr. SORIANO: ¡Gracias, señor ministro El Sr. CANALEJAS, agitando la campanilla: de la Guerra! ¡Gracias, querido correligíonaríol Supongo que S. S. se referirá exclusivamente á Si es verdad eso del vado ó la puente, ¿cómo sigue Jos actos parlamentarios, no á los particulares. ahí el Sr. Moret? Porque se impone la dimisión El Sr. PÓRTELA: A sus condiciones parla- del presidente del Consejo ó la de S. S. mentarias me refiero; en cuanto á sus condiciones Hace uso de la palabra el Sr. MAURA: La personales, ni las niego, ni las afirmo. discusión de esta tarde ha sido gravísima, dice, El Sr. CANALEJAS se da pjr satisfecho. yo entiendo que no puede haber nación sin Ejército y por lo que se hi dicho aefuí es a tarde e deduce que no puede existir tampoco un Ejercito sobre el que graviten acusaciones como las que sobre el nuestro se han lanzado hoy. No creo, sin embargo, que los hechos denunciados puedan ser objeto de una información par- lamentaría. Se ha hablado de robos y rapiñas. ¿Cómo se va á juzgar esto? ¿Sin conceder el derecho de defensa á los acusados? Eso sería una injusticia y no puede consentirse. 51 Gobierno es una unidad y el general Luque tiene la obligación de someterse al criterio del jefe del Gobierno y no perturbar esa unidad. (Aplausos en los conservadores. ¿Os parece bien que un ministro haga caso desde el banco azul de ecos populacheros, por no indisponerse con determinados elementos! Pero es que ese Gobierno no es Gobierno y quiere contemporizar con esos elementos y marchar al son de los pasacalles. Cuando sobre el Ejército se ha derramado plomo derretido me extraña que el Sr. Moret contemporice con el Sr. Llorens. Si no tenéis fuerza en las leyes, traed aquí otras y yo os ayudaré á votarlas. (Las últimas palabras del orador son acogidas por una triple salva de aplausos de la minoría conservadora. El Sr. MORET: Tiene razón el Sr. Maura, y de sus palabras deduzco que está saturado de los miasmas de purulencia que se han respirado en la sesión de esta tarde. (Aplausos. A z ha hecho cargo S. S. y yo me hago responsable de ellos, pero tenga en cuenta S. S. las dificultades que pesan sobre mí y que no me podré posesionar del Poder hasta que no venza esas dificultades. Insiste en que no es tiempo de aceptar la proposición del Sr. Nougués. Rectifica el Sr. MAURA é insiste en que si el Sr. Nougués denuncia delitos concretos, que los denuncie ante los Tribunales y que éstos los juzguen sin necesidad de información especial. Censura nuevamente la falta de criterio y de orientación fija en el banco azul. Al referirse á si es oportuna ó no la ocasión elegida para provocar este debate, censura á los republicanos por no haberse acordado de él hasta ahora. El presidente del CONSEJO dice que no hay tal desunión en el Gabinete, pues el ministro de la Guerra, como general, ha hecho lo que ha debido, aunque entiende que la dirección política sólo corresponde ai jefe del Gobierno. (Aplausos. Explica su asentimiento á las observaciones del Sr. Llorens. Rectifica nuevamente el Sr. MAURA. Interviene el Sr. AZCARATE: Aquí ocurre una cosa muy rara, y es que se han levantado el presidente del Consejo, el ministro de la Guerra, el Sr. Maura y los generales Aznar y Suárez! nclán y dan como cosas leves las graves acusaciones del Sr. Nougués, y en cambio cerráis todos contra los republicanos, considerándonos como enemigos del Ejército y como causantes de todo (Rumores. Restablece lo que considera verdad de los hechos y explica de la manen como se ha suscitado la actual interpelación, como un incidente provocado por la calificación que merecieron por el geral Primo de Rivera unas palabras del Sr. Nougués. Declara que las gravísimas acusaciones que se han lanzado no pueden quedar en píe y es necesario depurarlas á toda costa. Denuncia de paso otros hechos gravísimos que producen enorme impresión en la Cámara, para deducir que la investigación parlamentaria se im pone. Contestando á una alusión del Sr. Maura, dice que los republicanos no son responsables por su silencio, pues en varias ocasiones trataron deí asunto. El Sr. MA JRA le contesta, rebatiendo sus argumentos respecto al funcionamiento de la Comisión parlamentaria pedida por él Dice que no ha acusado á los republicanos de ser enemigos del Estado. Los Sres. AZCARATE y MAURA rectifican. A petición de los republicanos es sometida la proposición á votación nominal y es desechada por 143 votos contra 18. ORDEN DEL DÍA Apruébanse varios dictámenes y proyectos C U ley y se levanta la sesión á las ocho.