Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SI AÑO CUATRO. NUM. 421. CRÓNICA UNIVERSAL ILUSTRADA. 1 AS FIESTAS LATINAS D E LA Ml- CARÉME EN PARÍS ¡Ayer tarde, en el salón de fiestas del Palacio de Blancoy Negro, se verificó el concurso anunciado en A B C para elegir una Reina y dos damas de honor que por invitación del Comité de fiestas de París habrán de asistir á los próximos festivales de la Mi- Caréme en la capital de Francia. A pesar del corto espacio de tiempo transcurrido entre la convocatoria y la elección, el número de solicitantes era extraordinario, y cuando el Jurado nombrado al efecto, comenzó su difícil tarea, más de ciento ochenta señoritas ocupaban el salón, convertido en verdadero jardín de flores de la belleza y de la distinción nativas que adornan á las hijas del pueblo madrileño. Componían el Jurado los Sres. D. Sebastián Maltrana, presidente de la Cámara de. Comercio de Madrid; D. Eduardo Vincenti, alcalde de Madrid; D. Alberto Aguilera, presidente del Círculo de Bellas Artes; D. Antonio Alesanco y don Arístidesdel Río, representantes del Comité de fiestas madrileño; D. Miguel Moya, presidente de la Asociación de la Prensa; D. José Villegas, director del. Museo del Prado; D. Mariano Muniesa, presidente del Círculo de la Unión Mercantil, y nuestro director, D Torcuato Luca de Tena. Próximamente cuatro horas duraron los trabajos del Jurado, que á cada momento tropezaba con la enorme dificultad de escoger hermosa sentre tanta hermosura; y por último, después de seleccionar cuidadosamente un grupo de una veintena de criaturas deliciosas y honestísimas, el Jurado procedió á elegir entre ellas y proclamó poi unanimidad Reina á la señorita doña Concepción Ledesma, y launas de honor á las señoritas doña Luisa Munguira y doña Matilde Gómez. Celebramos el buen éxito que ha coronado los esfuerzos de todos y que nos permite expresar la satisfacción que sentimos por haber podido colaborar en la simpática obra de aproximación fraternal de los pueblos de raza latina, iniciada por el Comité de fiestas de la Mi- Caréme en París, que revestirán este año excepcional solemnidad é importancia. Mañana publicaremos los retratos de las tres señoritas elegidas SSMADRID, 8 DE MARZO DE 1906. NUMERO SUELTO, 5 CÉNTIMOS ha pedido á tiempo por los que ahora la ¿1 mismo- -se limita á ser ministro de la Gue sacan á colación. La única verdad dicha rra... Y además de ministro de la Guerra, el señor ayer fue i a de que el pueblo que por no tener seis mil reales dio su sangre, es el Luque es liberal y demócrata; toda su vida lo sido; sería absurdo desconocerlo. único que tiene derecho á acusar. Ver- ha desconoce el Sr. Soriano? El Sr. ¿Por qué lo Soriano, dad más grande que el templo más. gran- aparte de este desconocimiento, olvida lo que de del mundo. ha sido la historia contemporánea de España; En el Ayuntamiento, mucho revuelo. en España el elemento militar nunca se ha imRumor de besos y batir de alas. Era un puesto al Estado; Narváez, Prim, Martínez chanchullo más que quería pasar y no Campos formaron en tales ó cuáles partido políticos, pero no se impusieron. ¡Y si algún pasó. día- -exclama el Sr. Luque- -yo me viera en De Algeciras, no vinieron las nuevas un trance decisivo, yo respondería á la historia espeluznantes que se esperaban. Sopla- liberal y democrática de toda mi vidal ron mejores (vientos. Ha sonado el ¡caDespués de esto, el señor ministro de la balleros, no empujar! Guerra entra á tratar de ciertas contradiccioSe inauguró la clase de cultura popu- nes que el Sr. Soriano ha hecho resaltar entre lar femenina en la Escuela de la Ense- unas antiguas manifestaciones del Sr. Luque y ñanza de la Mujer. Menos mal. La noti- su conducta actual. Permítanos el señor miniscia atenuó el amargor que produjo el te- tro de la Guerra que nosotros metamos baza legrama de Sevilla anunciando que una en este punto y expongamos nuestro criterio contradicciones. Esto dama ofreció al Francés- -el de los críme- sobre este asunto de lases un tópico de quien de las contradicciones nes del huerto- -su abanico para que en ya nadie usa; para nosotros constituye lo más él escribiese un pensamiento. elementa! é infantil del arte polémica. Ensalzar En la Bolsa, otro bajonazo de francos. la consecuencia es hacer honor á la cualidad Se desmintió el rumor de haber llega- natura y fundamental de los canes. Ni la condo á Madrid los tan acreditados apaches tradicción- -ha dicho Pasca! -es seña! de falsefranceses, que asaltan, roban y matan á dad, ni la incontradicción síntoma de verdad profundos psicólogos la perfección. Aquí no caben otros apa- Y uno de los más finos yNietzsche, La Rochede Francia, maestro de ches qué los indígenas. foucauld, ha sentado también: La perseveranEn nuestra casa, concurso de mujeres cia no es digna ni de censura ni de elogio; guapas para elegir Reina y damas que porque ella no es más que la duración de guslleven la representación femenina espa- tos y de sentimientos que no está en nuestra ñola á la Mi- Caréme de París. Una ben- mano ni darnos ni quitarnos Yo- -decía el genera Luque- -sostuve dignamente aquellas dición de Dios. Canela fina. ideas en la época á que Por la noche, tres ó cuatro estrenos: no; ahora con la misma se refiere el Sr. Soriadignidad me En la Princesa, La herencia deJlraus, de estos bancos No era preciso añadir siento en más; por dos jóvenes canarios que no empiezan á el auditorio ha corrido un murmullo de aprocantar mal; en Apolo, Los chorros del oro, bación. de los Quintero, chorros de oro legítiY entramos en la verdaderamente su mo, de ley, al que el público puso con culenta, emocionante, parte discurso breve y sendel gusto el contraste, y La Miguela, que no tidísimo del Sr. Luque. Se dice que el Ejércihizo más que pasar; y, finalmente, en to ha sido el causante del desastre colonial; parece que á él sólo se le quiere hacer el responsable de estos hechos. No; esto es injusto. ¡En Cuba y Filipinas- -grita irguiéndose ú Sr. Luque- -todos pusimos nuestras manos! ¿Sabe S. S. -añadía- -quién es el único que puede levantar la cabeza? ¡El pueblo! Se produce en la Cámara un clamoroso murmullo; aplauden unánimes los republicanos. ¡Desde IMPRESIONES hoy- -grita el Sr. Soriano- -le llamaré á su señoría mi correligionario! Y el Sr. Luque, enPARLAMENTARIAS tre el estrépito de los gritos y de los aplausos, C L G E N E R A L LUQU El seSor ge- un poco emocionado, añade c o n voz recia: ñera! Luque se ha levantado, ha cerrado ¡Todos pusimos nuestras manos: políticos, el pupitre y ha dado un ligero puñetazo enci- militares, Prensa! Y los aplausos, y los gritos ma; se ha producido un profundo movimiento redoblan... de atención en la Cámara. Había bellas damas Cuando el silencie se ha restablecido, el se. en los antepechos de las tribunas; declararemos ñor general Luque ha dicho: Perdonad sí que nuestra leve pesadumbre de los días ante- hablo así; no estoy acostumbrado á las lides riores- -ya la conoce el lector- -había desapa- parlamentarias; uso un lenguaje escueto; la sinrecido. Y el señor general Luque ha comenza- ceridad es mi norma Estas han sido las últido á hablar; también sabe el lector que nos- mas palabras del señor ministro de la Guerra, otros sentimos una gran simpatía hacia el se- El público ha comenzado á desfilar; se han ñor ministro de la Guerra; su sinceridad, la marchado las bellas damas y nosotros nos sobriedad de su palabra, su sencillez, nos pla- hemos ido también, paso á paso, filosóficamencen en extremo. El señor general Luque, ante te y entregados á unas agradables emociones todo, recoge cierta frase satírica del Sr. So- que ya han descrito todos los pensadores y riano; este señor decía que e! general Luque se todos los poetas de todas las edades. había propuesto ser César ó nada N o hay tal cosa; el Sr. Luque- -según nos manifiesta AZORIN Eslava, El vals de las sombras, de Dicen- ta, que gustó, y eso que la gente creía que no había más vals de las sombras que el de Algeciras. AEMECE MADRID AL DÍA tro día de hermosa primavera... Llegó Moret que cambió la poesía dejada en San Sebastián por la prosa del Congreso, donde se habló jde una novedad! de la liquidación moral de los desastres coloniales; liquidación que si está san hacev, dirá el país, tampoco se