Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C JUEVES 8 DE MARZO DE ioc 6 PAG. JO E D X i O N i LOS CRÍMENES DEL HUERTO DEL FRAN. ES. FOTOGRAFÍA HECHA POR NUESTRO COR ESPONSAL FOTÓGRAFO, SR. BARRERA, DURANTb LA C 1O N DE LA VISTA. J E PROCESADO MUÑOZ LOPERA. 2 EL PROCtSADO ALOJE Es igual a la que oyó desde niño el infeliz p ¿i sonaje de ickens ¡Stgue tu camino Y ¿cual e el camino que deben seguir los pobrec ¡llos? jDonde se han de refugui cuando les decimos egoist mente que se quiten de enmedio, acompañando la palabra de aigun doloioso pesco ton o de un empujonullo paternal que les haga odai poi el suelo lina escritora, doña Concha Espina de Serni, ha publicado en un peuodico de Santande un precioso aiticalo nartando las desventuias de un niño obreio de un tabuco. Ayuda el pobre Juanin a su padte, que es albañil. Peo, triste, enteco y enfermizo, va y viene por la obra cargado de calderos de agua, bate el mortero, hace mil faenas, y a veces gana una peseta y hasta cinco reales. Animan que tiene doce años y representa diez E! amante paaie sueña con embarcar I borrado; de hombre pa Me ¡tco, a ver SÍ hace algo 1. nuestro camino, la frase ¡Quita, chico 1 compendio y ciña de todo nuestro ínteres hacia los hombres del porvenir. EL DOCTOR FAUSTO v I l Y la excelente señora afuma con gran lazon en su articulo, que, como Juanin, hav centenares de niños tabucos que son mas cugros de compasión, aun teniendo familia, que los tesampaiados golfillos del arroyo. Esa expatriación de niños desgraciados, ictimas de la patria potestad bajo la cual gimen, es cosa que debe preocupar a los Gobiernos. Las leyes son ineficaces cuando no encarnan en las costumbres, y estas, desgiacadamenie en nuestra Patria no pueden sel peoies L, Oi buenos y cristianos Madriies, querido Cavia no se preocupan de los débiles, n de los (ncrmes, sean animales, planeas o niños, sobretodo, cuando están a la vista, descuidados, sucios maltratados ó explotados. Rendimos culto a lo pretenciosamente bonito, al animal enjaezado a la planta de salón; y en cuanto al niño, sea pobie o iico, aroimal o piodigioso, tenemos r íloi c e labio, siempie que se intetpone en Lf. Mují R l bL HIJO OEI PROCESADO Al Dije ESPfH 4 DO fN t PATIO Da LA CAICcL PARA F N f R- S EN LA SALA A PRESTAR DfcCLARAClÓN tol, Cairela POR TELEFONO QaL mos juntos del Casino M r Maico; x y yo. Mi compañero es un! orabre s mpat co, aunque su fisonomía lleva la huella de una gran melancolía Al pasai delante de una administración de telefonos, le dije: -Vuelvo al instante... Tres minutos y estoy de vuelta Voy a telefonear. Al oír esta ultima palabra le vi esüemece se. Cuando volví estaba todavía nervioso, y para romper su inexplicable mutismo exclame por decir algo: (Q le invento mas maravilloso es el del telefono Que inapreciables servicios prestan sin cesar a la humanidad el progreso y la ciencia ¿Usted lo cree -contesto con amargura Mr. Marcoux. -Opino lo contrario: la ciencia puede aumentar cruelmente nuestros padecimientos. Un ejemplo le explicara a usted mi pensamiento y mi emoción. Estaba yo de vacaciones con Luisa, mi mujer, v con Marcelo, nv hijo, en mi casa de Mo rande. Nanette, nuestra antigua diada, hacia de cocinera, Blas, un criado fiel, se ocupaba del jardín y habitaba uu pabellón independiente. Paia vivir menos alejido del mundo, mande instalar un hilo telefónico que iba a parar a Maistlla, asi podía desde mi cuaito hablar t- on mis empleados de París Un día recibí un aviso. Se piescntaba un buen negocio y eia til mi piesencia Luisa detidio aguardaime en Moiande Al marcharme tuve un p esentimiento La lluvia caía lugubie, la noche eia sembua. Mi coi ¿tzon se encogió Luisa me tranquilizo: -No te preocupes Tu ausepc a duiara dos noches i lo surno Nanette dormita ceica de mi cuaito BÍJS tiene tu fusil y desde el pabellón nos oirá si le llamamos, los perros son buenos guardianes ¿Qué puede suceder? Me tranquilice pero no pude doimir en ei iie Iega a París me f i deiecno al telefo-