Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C JUEVES 8 DE MARZO DE 1906. PAG. 6. EDICIÓN deber de conciencia, toda vez que en e! sumario declaró en contra de aqué! La declaración de Víctor Aldije dura una hora justa. UNO QUE ESTUVO SENTENCIADO Comparece Francisco Pastor, cuya presencia se acoge con interés, pues asegura que tuvo hecha la maleta para asistir al huerto del francés invitado por Lopera. Atribuye su salvación á su mujer, que le consejó desistiera de tal viaje. Vio funcionar la célebre ruleta que empleaIban en el huerto, y dice que manejábase al capricho del jugador, pues él pidió una vez que cayera la bola en el cero y sucedió así. EL BARBERO DE ALDIJE José Osuna, barbero que fue de Aldije, dice que en el mes de Noviembre mostróle, mientras le afeitaba, un libro que contenía algunos billetes de Banco. El Trances dijo al testigo: t Para que digan que yo no tengo dinero. Al llegar á este punto, sacan al Trances de la Sala porque se siente fatigado. Con este motivo se suspende la vista por algunos minutos. SEVILLA, 7 6 T. MÁS TESTIGOS ontinúa el desfile de testigos, comparecien do José Meléndez Rodríguez, cuñado de Aldije. Dice que la noche en que el Trances se fugó entregó al testigo mil y pico de pesetas. Léese la declaración de Adolfo Cantón, testigo fallecido. Pedro Méndez, primo hermano de la mujer de Aldije, dice únicamente que estaba enemistado con éste á consecuencia de su intervención en un pleito. Se da lectura á la declaración de Rosario Gómez, testigo que no ha comparecido. Por último, declara Francisco Muñoz, cantarero del café de Novedades, de Sevilla. Su declaración no ofrece interés. Se suspende la vista hasta mañana á las doce. Quedan por declarar los testigos de las defensas. El presidente del Tribunal opina que hasta el lunes no se dictará veredicto y sentencia. como un deber de conciencia declarar ante el Jurado que estuvo recientemente en el huerto llevando una importante cantidad en metálico, y que fue cortésmente atendido por el Trances sin que pudiera observar nada sospechoso. Decíase que el comerciante de referencia había expuesto lo sucedido al vicecónsul de Francia en esta capital y como el asunto tenía interés, hice gestiones para averiguar lo que pudiera haber de cierto en él, y supe que el comerciante á que se aludía era D Cesáreo Bara, el cual me contó que la verdad única era que había estado en el huerto, pero no recientemente, sino hace quince años ó más y que no llevaba entonces sobre sí dinero alguno, pues venía de intervenir en la quiebra del corresponsal de su casa de Sevilla en Puebla de Jn- s fantes. En mi entrevista con el S r Bara adquirí el convencimiento de que el rumor que la había motivado era una pura íábula. Lo único cierto es que el S r Bara fue tratado correctamente por el Trances, que en aquella época disfrutaba de una posición desahogada. También desmintió que hubiera dicho nada relacionado con la causa de Reñaflor al vicecónsul francés. i SE MUERE MUÑOZ? El estado de Muñoz Lopera inspira, al parecer, serios temores. Dicen ahora los peritos que no sería extraño que se le encontrase muerto cualquier día al ir á buscarle para llevarle á la Sala de audiencia. -Mir. E 1 fiscal de S. M que ha llegado conmigo, y el juez de ésta se ocupan, sin levanta? mano, de la instrucción del oportuno sumario. Está detenido el que reputan como instigador de los que agredieron á la Guardia civil. Disueltos los grupos y acatadas mis disposiciones, voy á publicar nuevo bando excitando al vecindario á la calma, y convocaré al Ayuntamiento á sesión, que presidiré. LA CONFERENCIA DE ALGEC 1 RAS POR TELÉGRAFO I o que dice la Prensa. París, 7, 11 m. El Echo de Parts dice que sabe de una manera fidedigna que Alemania hará la proposición siguiente: Internacionalización de la poHcía en todo Marruecos, menos en un puei io vecino de las posesiones españolas. El citado periódico añade que Alemania con esta proposición trata de enemistar las relaciones entre España y Francia. La Peiite T epublique dice, segón un despacho que ha recibido de Algeciras, que la última palabra de Alemania sería la aceptación de ¡a policía con oficiales franceses, pero bajo el mando de un general de una de las tres Potencias aliadas. Mr. SEVILLA, 7 j 2 í í EL ABOGADO DE ALDIJE í 1 abogado defensor del Trances, letrado I D Juan Romero, tenía pensado pedir una información suplementaria, fundándose en la declaración de un testigo que figura en el sumario, y en la cual se da una pista para encontrar á los cómplices que, en opinión del letrafcrado, tuvo Muñoz, pista que fue abandonada en las actuaciones. Como el testigo de que se trata no asistió á la vista, el defensor no ha encontrado términos legales para hacer la petición que se proponía, pero me ha dicho que en su informe tratará de este asunto. Afirma que al mismo tiempo que se desechaba la pista mencionada, se creó en torno de Aldije una fábula increíble. Añade el abogado que demostrará que las contradicciones que se han podido observar en el juicio oral favorecen á su defendido, y estima como un dato significativo la circunstancia de que los testigos propuestos por el acusador privado hayan sido los que mejor defensa hicieron de Aldije en sus declaraciones. UNA FÁBULA DEL FRANCÉS Después de la vista de hoy ha circulado el tumor de que el abogado de Aldije se proponía pedir en la sesión de mañana que se abriese una información suplementaria para escuchar á un comerciante sevillano que estimaba l í acia el desenlace. Jllgeciras, 7, 11 n. Adquiere cuerpo la idea de que la sesión de mañana tendrá carácter definitivo, sin que esto autorice á deducir que sea la última. Generalmente se cree que LOS SUCESOS si la entente se considerase imposible, bastaría DE FRAGA con que se celebrase la sesión del sábado para V mpliando las noticias sobre los deplorables apelar al aplazamiento; pero esta eventualidad sucesos ocurridos en Fraga, dice una re- se considera todavía improbable. Seguirán halación oficia! lo siguiente: ciéndose esfuerzos para obtener la conciliación, El mayor grupo de amotinados se formó á aunque los delegados alemanes no parecen muy la entrada del puente sobre el Cinca, punto de dispuestos á otorgar la más insignificante consalida para el campo, y allí acudió con la fuer- cesión á los intereses especíales franceses, y za el capitán. por su parte, Francia, parece haber dicho la Pugnaban por salir un hombre y una mu- última palabra. jer, y trataban de impedirlo los revoltosos y la Guardia civil, que había tomado la entrada i I n proyecto francés. del puente, amparó á los que querían salir empleando las formas más correctas; pero al ver Jllgeciras, 7, n n Los delegados franque iban á conseguir su objeto las dos perso- ceses han confeccionado un proyecto de polinas citadas, dieron una puñalada á un guardia cía que será distribuido esta noche. Dicho proyecto comprende cinco párrafos, y se le hizo un disparo, y á continuación rompieron el fuego los amotinados contra la Guar- de los cuales lo más sustancial se refiere á la dia civil; la que, como es natural, contestó con creación de un cuerpo de policía compuesto de sus armas á la agresión, y aun esto con tal musulmanes y marroquíes con instructores franparquedad, según afirman infinidad de perso- ceses y españoles que se encarguen de la insnas, que, á no ser así, no se explica cómo al trucción, lo cual responde al deseo del Sultán disparar ante la masa compacta que les agredía de establecer la seguridad en los ocho puertos no hayan resultado, teniendo en cuenta el al- abiertos al comercio. Ademástratael proyecto déla administración cance de las armas, muchos más heridos. y sueldo, de las sumas adelantadas por el Banco, Los paisanos muertos son cinco y cuatro y del estado y número de hombres que comlos heridos. Los amotinados siguieron atacanprenderá el citado cuerpo de policía, el cual do á los guardias, que, ante la inmensa mayono será superior á 2.5oo ni inferior á 2.000. ría del número, batiéronse en retirada, replePor último, según el proyecto prescribe, la gándose al otro extremo del puente, donde se hicieron fuertes, llevando los heridos á una po- repartición de las fuerzas policiacas se hará sada vecina. Los amotinados impidieron el paso destacando en cada puerto entre loo y 5oo á los médicos para curar á los gaardias, que hombres han estado sin asistencia hasta esta madrugada, que acudió á su llamamiento el médico de un j a intervención de Eduardo VI París, 8, i o s Le Peiii Parisién ha repueblo inmediato. Apenas he llegado a ésta he mandado ir, y cibido un telegrama de Londres aSrmando ha ¡do, el médico de aquí, estando ya los guar- que el rey Eduardo ha enviado una carta persona al Kaiser indicándole á gi andes rasgos dias perfectamente asistidos. Se procede á detener á los indicados como una fórmula de arreglo de la cuestión macausantes de! motín y otros que se significaron rroquí. Esta proposición, cuya iniciativa toma el en los sucesos. Como indico á V E. procurare llevar la Monarca inglés, está concebida en términos calma al vecindario y restablecer la tranqui- ventajosos para Francia, y al mismo tiempo permite á Alemania que vuelva sobre su actilidad. En caso de temer nuevas agresiones, solici- tud intransigente sin menoscabo de su dmtaría de Lérida noás fuerzas y daría conoci- nidad. miento inmediatamente á V. E