Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
AÑO CUATRO CRÓNUM, NICA UNIVERiSAL ILUSTRADA. MADRID, 8 DE MARZO DE 1906, NÚMERO EXTR JO C É N T I M O S hoy en España, la boda del Rey, ha de pasar por esa obstruida carretera. El artículo 56 de la Constitución dice: rEl Rey, antes de contraer matrimonio, lo pondrá en conocimiento de las Cortes, á cuya aprobación se someterán los contratos y estipulaciones matrimoniales, que deban ser objeto de una ley. No es un misterio para nadie que la boda regia tiene señalada la fecha del i de Junio próximo. Probablemente el Sr. Moret traerá de San Sebastián formuladas las capitulaciones. No se antoja probable que tarden mucho tiempo en pasar por las Cortes. Sin embargo, hay que tomar en cuenta que las capitulaciones matrimoniales de D. Alfonso XII fueron objeto de discusión en el Parlamento, á causa de la enemiga que los moderados históricos sentían por el padre de la novia, doña Mercedes de Ór leans. Ahora anuncian los carlistas, probablemente con el auxilio de algunos elementos ultramontanos, su oposición. La cosa no es tan llana, que pueda pasar en un día. Habrá que despejar para ello una parte de la vía, llena de dificultades. No cabe aplazar la cuestión, de ¡a cual se trata; porque en la existencia de las actuales Cortes caben muchos azares. Ese decreto de disolución, que la gente cree ver cerniéndose de continuo en los aires, no puede ya dejarse caer sobre aquéllas de improviso. Sería absurdo el aplazamiento de la boda hasta que se eligiesen otras Cortes, se constituyesen, y se cumpliera el art. 56 ya citado. No es factible suspender así un idilio. Aunque continúe la obstrucción por el lado del debate relativo al proyecto de ley de las jurisdicciones, es indispensable abrir un paso por donde hagan su camino las capitulaciones matrimoniales y también otras cosas de que se halla muy necesitado el país. MANUEL TROYANO FIESTAS DE LA MI- CARÉME ELECCIÓN DE UNA REINA g oy se reunirá en la casa de Blanco y Negro y A B C el Jurado que ha de elegir la Reina y las dos damas de honor que han de concurrir á las fiestas de la Mi- Caréme en París. Las señoritas que han solicitado participación en el concurso, habrán recibido ya la invitación para asistir á la reunión de hoy. Sirva, sin embargo, este suelto de aviso para que en el caso de que se hubiese extraviado alguna de las cartas de citación, sepan las interesadas que deben presentarse hoy, á las tres de la tarde, en Ja casa de Blancoy JVegro y A B C, Serrano, 55. cía que se repite con frecuencia, porque hay disposiciones vigentes y Juntas de inspección para evitar en lo posible esos casos; pero en la práctica resulta un alarde de previsión puramente decorativa. En la Audiencia, juicio de una causa seguida á uno de los innumerables héroes de la navaja. En el Congreso; iniciación de un debate acerca del Ayuntamiento de la corte y recitado de una oda en varios cantos á la Administración municipal por el laureado vate Sr. Vincenti; concierto vocal y desafinación estrepitosa de la minoría republicana, finalizando el espectáculo con el consabido narcótico de las jurisdicciones. Y nada más. A última hora, noticia de la caída del Gobierno francés, para que todas las cosas de importancia ocurriesen fuera de Madrid. AEMECE IMPRESIONES PARLAMENTARIAS Ü L SEÑOR 1. Venimos su friendo desde hace días una ligera, pero desagradable decepción al penetrar por las tardes en la tribuna pariamentana; en efecto, echamos la vista por las tribunas cercanas y vemos que una elegante y bella dama á quien nosotros dedicamos todas nuestras admiraciones y todos nuestros afectos, no parece ni á primera ni á última hora. Estamos un poco desolados; no sabemos lo que nos pasa. Y en esta disposición de espíritu comenzamos á oir ayer al señor Vincenti; declararemos que las palabras del señor alcalde de Madrid fueron como un cordial suave que mitigó y palió nuestra íntima pesadumbre. El señor alcalde comenzó declarando que él quiere modernizar, europeizar á Madrid; pero para modernizar ó europeizar á Madrid se necesita un empréstito. Este es el problema. ¿Cómo conseguir el dicho empréstito? ¡Un empréstito- -gritaba un tanto exaltado el señor alcalde- -puede realizarlo un hombre, un cerebro, una voluntad, pero no cincuenta hombres! Y sin embargo, el señot alcalde tiene fe y cree que el Ayuntamiento de Madrid puede realizar tal empréstito. r ¡Y yo siento- -torna á gritar el señor alcalde- -que mí paso por allí sea tan breve que no pueda realizarlo! Es decir, que el señor alcalde cree que para conseguir el empréstito se necesita mucho, pero mucho tiempo, y él quisiera, como es natural, estar en la alcaldía hasta conseguirlo. Y después el señor alcalde parece que se quiere sacudir el reproche que se le dirige de que no hace nada. ¡Bastante hago yo- -torna á gritar el orador- -con ir marchando! Nos parece esto bien. Y aplaudimos asimismo el que el señor alcalde quiera derribar las Cuatro Calles. ¡Yo estoy dispuesto- -exclama levantando los brazos al cielo el Sr. Vincenti; -yo estoy dispuesto á que me derriben á mí ó á derribar las Cuatro Calles! Estos son sus propósitos; y no quiere el señor alcalde que se le denigre. Yo no voy buscando el vellocino de oro ni la inmortalidad- -dice el orador. ¡Yo sé que iré á la fosa común! Hasta ahora- -según el Sr. Yincenti- -no se ha denigrado el al- un PASO NECESARIO. El vórtice deLos ciclón atraviesa una carretera. árboles, que la bordean, quedan abatidos sobre la vía, obstruyéndola en espacio considerable. La circulación por la misma se interrumpe. Sobrevienen los consiguientes perjuicios. No hay medios hábiles en aquellos alrededores, para, despejar en breve tiempo el camino. Los árboles derribados por el viento son numerosos, corpulentos y por tanto muy pesados. Algunos vehículos tienen mucha prisa en pasar por allí. ¿Qué hacer? Siendo muy limitados los recursos para abrir paso, lo natural parecerá, en vez de poner expedita toda la carretera, trabajar para dejar libre una faja de ella, por Ja cual, aunque sólo sea en una sola dirección, puedan transitar los carruajes. Cortando, pues, en pedazos fácilmente transportables aquella parte de los árboles que se encuentre tendida sobre dicha faja, y apartándolos de ella, esa circulación relativa se restablecerá. Parlamentariamente, en caso semejante nos encontramos. El ciclón, que se produjo el 25 de Noviembre en Barcelona, obstruye aún con sus efectos las Cortes. La circulación de asuntos en ellas está, en gran parte, interrumpida. Cualquiera puede, arrojando un nuevo obstáculo, cortar el paso por completo. El propósito de practicarlo así se percibe, con sólo fijar un poco de atención. El proyecto de ley de las jurisdicciones impide la marcha y no parece fácil reducirlo ni removerlo. Cada día va siendo más preciso dejar ese paso franco de algún modo. La vida nacional, en todo lo que con el Estado se relaciona, aparece interceptada t i asunto que mayor interés despierta MADRID AL DÍA 1 os sucesos que embargaron la arención pública ayer eran de fuera de Madrid. La conversión de la princes. a Ena, desde ayer Victoria Eugenia, acto que mucha gente hubiera querido presenciar, si no en la Puerta del Sol, ya que no podía ser en Madrid, en el centro de la Avenida de la Libertad de la capital guipuzcoana, porque la curiosidad popular es insaciable y á veces molestst. Los sucesos de Fraga, donde la fatalidad ha hecho estragos, como si el hambre hiciese pocos, y donde una vez más se habrá dicho lo de bien vengas mal i vienes solo En Madrid apenas ocurrió nada digno de mención. De bueno hubo solamente el tiempo. De triste, la muerte de un obrero caído desde un andamio, desgra-