Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC L U N E S 5 D E M R Z O DE i 9 c 6 PAG. 5. E D I C I Ó N i. bidos por arruüos, empezaron, uno hoy, dos mañana, y a la semana siguiente todos, chicos y grandes a enfadarse de veras contra las empresas- que establecían categorías ateniéndose a las hojas de ingreso, y declararon una guerra sorda constante y feroz a la tinta negra, que no tenia la culpa de nada. Los empresarios a su vez, por el deseo de no disgustar a nadie y por el afán de dar gato por liebre asegurando unas cuantas entradas a obras que no habían de dar ninguna, transigieron de buen grado con la imposición directa ó indirecta y acabaron por anunciarse con letras rojas todas las piezas recién estrenadas, buenas y malas, tuertas y derechas. Y tras la mentira puramente tipográfica, inofensiva y candorosa vinieron otras mas graves. ¿Cuales Las de decr oficialmente en los carteles que todas las obras habían s do ex vito del punnco, y soio se salvaron ae ia tumba fuá porque a la empresa se la ocurno piobar fot tuna en representaciones sucesivas. Y esto ha traído cola Porque todos ¡os autores quisieron apelar del fallo y cobrar derechos dobles otro par de noches siquiera. Y ¿quien es el guapo que le dice a un autor qut no debe cobrar mas, porque su obra es de la que no tienen sal ación posible, cuando justa mente los amigos le aseguran que el fracaso st debe a envidiosos y gente pagada En resumidas cuentas, que en el teatro ya no hay triunfos ni derrotas para los efectos de retirar o no la obra nueva del cartel ¡Todas, absolutamente todas continúan representándose contia viento y mar a y anunciándose en letra encamadas y como extraordinariamente aplau didas 1 Y ¿qu en gana con eso Nadie El autoi mares y i os! o que sabe de cierto que son lienzos pn lados, no habría comedia posible. 1 Pero ja hemos sacado e! convencionalismo de la esfer i de! o conveniente y lo hemos llevado a los Imderos de lo perjudicial. Autores empresarios, cómicos y espectadotes vivimo s en plena mentira. Con la circunstañera agravante de que el embuste perpetuo no favorece absolutamente a nadie Esta falsedad, que i o lleva trazas de corregirse, esta representads por las letras rojas, con todos sus s antecedentes y consecuencias Verán jstedes lo que ha ocurtido en este asunto, que no deja de ser curioso. Antaño no hace mucho tiempo, cuando una a obra pegab, de verdad, cuando la Prensa la poma por las ni bes y e! publico agotaba las localidades en contad nía, la empresa afortunada, p a n ir dicai qtejtabía encontrado un filón, l- i i V ...p- i k ai- 1 t i EL FESTIVAL INhANTIL DE AYER EN 2 sL PARQUE DE MADRID, ANTES DEL SORTEÜ DE JUGUETES anunciaba el titulo con letras encarnadas en los carteles, ponía la obra en escena dos veces, en la pnmer ¡y cuarta secciones, los domingos y fiestas de guardar, y animaba el éxito con los bombos i ie contaduría que estimaba convementes. El pub! ico sabia, pues, sin preguntárselo á i solo pasar la vista por las cartelenadie y ras, cual (cuales eran las piececitas que en el estreno h ¡bían sido reputadas como joyas. Y no vacila ba en pagar primas a los revendedores, en la segundad de que no empleaba su diñero a toi tas y dlocas, Pero es ta ganga du o poco, Como cada autor st res ste a creer que la peor de s is obras no sea superior a la mejor de cua qi lera de si s compiñeros y no se inca! a u s t i de los que toman los sil- Iraordtnartamente aplaudidas, sostenerlas en la cuarta sección cincuenta, sesenta ó cien noches, aunque no fuera nadie a verlas, para hacer cieer en el gran éxito á los empresarios de provincias, y hacerlas representar dos veces los días festivos. Y si solo se hubiera hecho esto con las obras medianas, vaya usté con Dios pero se hizo lo mismo con las malas de témate, con las que fueron funosamente protestadas la primera noche ¿Por que 7 Pues... por una razón muy sencilla. Se han dado algunos casos pocos, naturalmente, de que piezas muy estimables, que en s- i cesivas repieseníaciones seaecteron y produjeron A empresarios y autoros rendimientos pingues, fucion rechazadas en el estreno, por circu istanuas extiiina: A la obra o poi el mal pieide el estimulo para trabajar perfeccionan dose, porque sabe que de ninguna manera ha de perder el tiempo y por poco que su obra l produzca, siempre ha de estar bien pagada, el empresario se arruina tontamente por dar gu to a unos y a otros y el público se aburre so beranamente y se desespera al vet que hacen de sus fallos el mismo caso que de las ct pías oe otros tiempos Y todos hacemos que nos engañamos ios unos a os otros, el que mas y ei que menos se aprovecha cuanto puede de este engaño mutuo y, a nadie se ¡e i ae la cara de vergüenza. Ha habido en vladrid temporadas de tres ó cuatro meses en que no se han estrenado en los teatros por horas más que insulseces y esperpentos que han sido pateados y silbados, no una, sino dos y tres noches. Y, sin embargo,