Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ANO CUATRO. NUM 41 CRÓNICA UN 1 VERSAL LUSTRADA. BfrMADRID, 5 DE MARZO DE 1906. NÚMERO SUEL- TO, 5 CÉNTIMOS para llegar á alguna parte. Los prome mas planteados á los pueblos por la caudalosa corriente de la vida moderna exigen ser considerados y estudiados con seriedad y detenimiento. La tarea no es fácil, ni amena, pero ha venido á ser indispensable; no se presta á la improvisación de soluciones, ni de éxitos, pero es la única que los puede obtener. Y las mudas pero instructivas lecciones de la muerte, dirán á algunos que la vida política nueva demanda modernos procederes. MANUEL TROYANO ELECCIÓN DE CRÓNICA POLÍTICA UNA REINA K l pía; de admisión de solicitudes para lae ección de Reina y dos damas de: honor qi e en representación de Madrid han de a sistir á las fiestas de la Mi- Caréme en Pa rís, debió terminar ayer domingo á medio ía; pero habiéndosenos rogado que se p orrogara, para que pudieran con currír v rías señoritas que están dispuestas á elli tenemos el gusto de hacer pú blico que la Comisión encargada de la elección ha accedido á lo que se solicita, y el pli JO queda prorrogado H A S T A 1 ECCJON MUDA. Sin necesidad de extraordinaria perspicacia pudo observarse ayer, durante la conducción del cadáver de D Francisco Romero Robledo, reflejada en el semblante de algunos personajes una honda preocupación. Los personajes aludidos pertenecen al número de aquellos, que aún creen en la virtualidad de los procedimientos, á los cuales el difunto, cuyos restos mortales acompañaban, fió los éxitos de su política. Sin duda, al hacer el fúnebre inventario de las superiores dotes y cualidades LAS DOCE D E L IMA D E M A N A del finado, para la obra por él emprendiÑ A M L R T E S y esta vez con carácter da y no lograda, de sus talentos admirairrevocable pues de no ser así, no habría bles para semejante labor, de su inagotatiempo ara la elección y preparativos ble facundia, de su abundoso verbo, de del viaj su certera mirada parlamentaria, de su Comí ya hemos manifestado, á las jó- habilidad para asegurarse el dominio sovenes e sean elegidas les serán abó- bre el auditorio, üe su incansable activinados todos los gastos de viaje de ida y dad, de su audacia y de su brío, y al penvuelta estancia en París de ellas y de sar en que todo ello no había bastado á las pera ñas de su familia que las acom- alcanzar el tercer entorchado de la polípañen y se les facilitará además para el tica, la presidencia del Consejo de minisequipo y demás gastos que necesiten tros, los hombres públicos que ven ahí ihacer n il pesetas á cada una. el ambicionado término de la carrera abraLa C misión encargada de elegir la zada, debían de mirar en la triste y doreina y ¡us dos damas de honor no per- liente ceremonia algo así como el sepelio donará nedio para dar. á la elección la de una política. mayor solemnidad posible. Si con las enumeradas singulares condiEl presidente de la Cámara de Comer- cionesyel ambiente favorable de los primecío de Madrid, D Sebastián Maltrana ros tiempos de la Restauración y de la Re (Puerta del Sol, 13) y el director de gencia, no había logrado llegar á la meta Blanco y Negro y A B C (Serrano, 55) Romero Robledo ¿quiéiv llegaría por defacilitan n toda clase de datos á las jóve- rroteros análogos, sin sus simpatías y sus nes que deseen tomar parte en esta elec- aptitudes? Hoy ha alcanzado superior ción, las cuales deben apresurarse á re- experiencia el espíritu público; no es facmitir al director de Blanco y Negro y tible, halagando una á una las convenienA B C, el siguiente boletín: cias individuales, crear un interés colectivo, que algo suponga y algo pese; mas despejada la vista de las. gentes necesita horizonte más amplios; la final i dad de la IESTAS LATINAS DE LA acción parlamentaria se estima en algo mas que. el valot de un desplante, de una habilidad ó de un discurso; se siente EN PARÍS menos pero se piensa; aunque desigual y poco sana, la madurez. de la opinión general ha llegado, como la de esas frutas La i maduradas por los golpes, y las artes que un día encantaron sobre el escenario de la vida pública, sólo prevención ó tedia lograrán ya producir. años de edad, de... N o es de extrañar, por tanto, que aquellos que confiaban y quizá confían en que vil los recursos y maneras de una escuela, cuyos cánones han formulado en su mente, no obstante lo que. aquélla tuvo de piso. num. personalísima y de genial, se hayan entregado á profundas meditaciones, ante el cadáver del maestro. Algo de inconsciente les decía tal vez que por escalo soheita lf incluida en ei Concurso para eiegtr DE LA BELLEZA ESPAvalor que se dé á lo substancial de una política, son precisos nuevos rumbos con ÑOLA sus DOS DAMAS DE fíONOTi. conocimientos de la materia trazados. MADRID AL DÍA Oorque el almanaque rezaba á 4 de Marzo había que creerlo. Por el tiempo que hizo pudo creerse que estábamos á 4 de Mayo ó de Junio. Con un día así, y además festivo, so bra decir que la villa fue un hervidero humano. Además la Piñata se convirtió en Carnaval y si no hubo carrozas salieron tantas máscaras como en los clásicos días de Carnestolendas. El festival infantil celebrado en ei Parque, de Madrid resultó animadísimo por la concurrencia de chicos y grandes. Los niños jpobrecitos! cumplieron stt papel exhibiéndose disfrazados muchos de ellos y correteando los demás ó bailando al compás de las tocatas de las músicas. Lo grandes, ya fué otra cosa. Esos se encargan siempre de perturbarlo todo, aunque las fiestas no sean para ellos. Eí Ayuíttamiento por su parte se mostró el de siempre: por la buena organización no se distinguió; pero en cambio estuvo espléndido repartiendo con profusión regalos infantiles de 0,15, tres en un real. Hubo novillada con gran contento de los aficionados, que vieron agitar por do veces el regocijante pañuelo verde, y para mayor atractivo de la fiesta hubo en e? último toro alardesde deslumbradora cafrería y de brillante ausencia de policía que metiese en cintura á los distinguido proceres que saltaron al ruedo, y p a quienes, ya que no hubo autoridad, hubo Providencia. El entierro de Romero Robledo fu ¿una imponente manifestación de duelo, en la que tomó parte medio Madrid. La hora, el tiempo, la fiesta, la formación militar, todo contribuyó á reunir en el Prado y en el Botáníco una multitud inmensa. Esta oleada de gente, confundiéndose después con la que desfilaba del Car naval, dio á Recoletos y á la calle de Alcalá una animación realmente extraordinaria y como se ve pocas veces en el aña. Marcharon á San Sebastián, para asistit á la conversión de la princesa Ena, futura Reina de España, SS. M M el Rey y la Reina. Es posible que esta noticia sor M 1- CAREME