Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. DOMINGO 4 DE MARZO DE oo6. PAG. 3 EDICIÓN i. Otro ¡organizando los resguardos fiscales, Otro- royecto de ley definitiva sobre el mpttesto de derechos reales y transmisión de En el hotel Palais se prepara las habitaciones de la planta baja para O. Alfonso y su séquito. En el Palacio de Miramar se aiajarán la Reina, el rey Eduardo, y las princesas Beatriz y Ena con su alta servidumbre. -Cruz. Espantosa catástrofe POR TELÉGRAFO: V! A E REGIO A SAN SEBASTIAN n el siidexpreso de esta noche saldrán para S Sebastián SS. M M el Rey y la Reina, se íún anticipamos hace algunos días. Acompañarán á las Reales personas la duquesa de San Carlos, el duque de Sotomayor, el obispo de Sión, el marqués de Viana, el señor Zarco del Valle, el ayudante Sr. Elorriaga y el ¡efe dei gabinete telegráfico, señor Campos. El oftc al de la Intendencia, Sr. Ferrer, y el person ü subalterno de Palacio salió anoche para ultiriar los preparativos en Miramar. En Sin Sebastián recibirán D Alfonso y doña María Cristina la visita del rey de Inglaterra y la princesa Ena, que se alojará, esta última, en el Palacio de Miramar con Su Majestad la íeina. D. Allbnso se hospedará en el hotel Palais. El miércoles, probablemente, se verificará la ceremonia pública de convertirse al catolicismo la- rincesa Ena r oficiando e dicho acto el obispo de Sión. Al actj asistirá en representación del Gobierno el Sr. Moret, que saldrá con dirección á San Sepastián mañana ó pasado. rastran, 4, r m. Han Begado hoy los dos automóviles del Rey, dos- landos y Cinco- ca allos y la servidumbre de Palacio que ha de pn star aquí servicio mientras esté el Rey. RÍÑA SANGRIENTA POR TELÉGRAFO A jálaga, 3, i o n E a Carreterías se pro movió hoy una riña entre varios gitanos, prenderos, por rivalidades del oficio. Uno de ellos, llamado Juan Seto, fue gravemente herido, y su hijo Antonio salió á su defensa, matando de dos tiros á Antonio Rodríguez (a) Guatiro y de una tremenda puñalada á un hijo del mismo. -Zaragüeta. VTueva York, 3, 6 t. La ciudad de M M dián (Misisipí) ha sido devastada por w) ciclón. Al impulso del terrible elererento se derrumbaron unas 3o casas, ocasionando ¡a muerte: de de 21 blancos y un centenar de negros. Las pérdidas materiales, causadas, por la catástrofe se calculan en millón y medio de de llars. El ciclón duró dos minutos, y su extraordinaria violencia puede calcularse sabiendo que el viento tenía una velocidad de 77 millas pos hora. La huelga de Trujillo POIt TELÉGRAFO EL CRIMEN DE AYER A última hora de ayer tarde riñeron en el puente de los Franceses Nicolás Díaz y Roque Ranz Martínez, resultando éste con graves heridas. Ambos son obreros dz la Compañía del Norte y trabajaban en la vía. Según manifestaciones del agresor, ayer mañana 1 ira) trabajo, se encontraron en el camino, y el Ranz le insultó, delante d e oíros compañeros. Molestado por las frases- ofensivas, ccglff un revólver cuando ftté á su casa á comer. Esperó á Rantz, -al terminar el trabaj- ov y te invitó á que repitiera lo que le había dicho psf Ja mañana. En vez de darle explicaciones, sacó rea aavaja y le acometió, y entonces él te disparó tres tiro de revólver. S a POR TELEFONO Grabado, 3, 3 t. Continúa la huelga de alba ñiles en el mismo estado Los obreros siguen en actitud paertrea. Las mujeres trataron hoy de arrebatar las herramientas á los obreros no asociados, obligándoles á suspender sus trabajos. La Guardia civil protege las obras. E a la calle Nirevs era tal la afluencia de obreros esta tarde, que la Gcrardia civil dio un toque de atención para que se disoívlesen lográndolo sólo en p a r t e El orden no se ha perturbado, pero el estado de tos ánimos hacer temer posibles trastornos en las calles. El paro de alhamíes es genera 1! La Guardia civil patrulla por las calles en parejas. 32 álBUOTECA DE A B C jtAKIUNCHQ 29 Estaras esta noche, á lasi ocho, en la plaza para qti? baile. os? H ¡cía algún tiempo que todos los domingos abrigaba fl ter lor ds verse privado de bailar por la noche con la chica Durante la semana no la veía casi nunca. Ya que se ib haciendo hombre era llegada la ocasión de aprovechí rse todo lo largamente que pudiera del baile en la plaza sobre la hierba, al claror de las estrellas ó de ¡a luí l e España, la cima empinada y roja, familiar á k s (Contrabandistas, semeja estar muy próxima, irguiéndosey marcándose saliente en el azul claro del cielo nítid O- y puro. Madalén- no sslía aún, retrasada, sin dada, con J monjas en el cuidado de algo referente f altar. En puanto á Francisca, que nunca tomaba parte en la fiesta ¿e los domingos, se alejó- para emprender de nuev eJ camino de casa, silenciosa y tiesa, después de decir adró s con una sontisa á stihijo, á quien no volvería á verhast? la noche, después de terminado el baile. Un grupa de Jóvenes, enti e los que se veía al VicarioV que á penas ha concluido de quitarse strs ríeos ornaroei. tos, se ha formado á la entrada di a iglesia á plena sol y parece planear graves proyectos. Están en el corro ios jnás vigorosos jugadores de la comarca, la flor de los l á ágiles y ftrertes. Conciertan un paitido de pelota para la tarde v llaman á Ramuncho, que, pensativo, viene á confundirse entre ellos. Algunos anciano r se aproximan también, y les rodean con las boinas muy metidas, ciñendo la blanca cabeza y las caras de monje, afeitadas; son los campeones de otros tiempos, aún oigullosos de sus éxitos de antaño, y están seguros de que se respetará su opinión aí tratarse de este juego Un popular y al ctíal los euskaros se entregan COR ardoroso entuiiasmo, con virtiendo en campo de honor el sitio de la petea. Después de una cortés discusión, quedó concertado el partido: sería á ble con guante de mimbre; se escogió como jugadores, divididos en dos bandos, al Vicario, Ramuncho j Arrakoa, hermano de Madalén, contra tres famosos campeones de los pueblos vecinos: Joaquín, de Menctiazpi; Florentino, de Ezpdeta, é Irubeta, de Hasparra... De pronto salió de la iglesia el cortejo fúnebre y pas cerca del grupo; pasó negro y triste en medio de est fiesta de luz, arcaico, con sus amplias capas, sus cepillo H tbías: empezado- á amarse hacía cinco años, cuattda