Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
i JÍ V- SUSCRIPCIÓN PAGO ANTICIPADO Madrid, por cada mes, i,5o pesetas. Proirincias, 5 pts. trimestre. Trimestre: Portugal, 6 pesetas. lición Postal, 8 francos. Administración: 55, Serrano, 55, Madrid N. 415. MADRID, VIERNES 2 DE MARZO DE 1906 NUMERO SUELTO, CINCO CÉNTIMOS EN TODA ESPAÑA ABC Garios OoppelH FÁBRICA DE RELOJES Fuencarral, 27. CATÁLOGO GRATIS PUBLICIDAD SOLICÍTENSE TARIFAS Anuncios económicos Reclamos. Anuncios por palabras. Noticias. Informaciones. Administración: 55, Serrá; io, 55, Madrid ACUAS DE CESTONA Uíiicas y superiores á las de Carslbad, para todas las enfermedades del Hígado, Bazo, etc. Se venden embotelladas á 1,25 ptas. la botella de on litro en todas las farmacias. Pedidos al por mayor al Depósito de Madrid, Plaza del Ángel, 18, ó al Admor. del Balneario en t E S T O N A (Guipúzcoa) LICOR DEL DUQUE No similar a ninguno y superior á todos. Indispensable en Tas buenas mesas. Aroma y veje absolutamente naturales. (Lion d or, Valentín Martín, Vlallorquina, Rivas García, Eugenio Ortiz y mejores establs. de Madrid y resto de España. ¿MUEBLES DE OCASIÓN? P l a z a leí Ang: -E l CJEMTKO Wñ n AaENCIA AUTOMÓVIL 16, BVEN S U C E S O 16 BIBLIOTECA CALLEJA Obras literariajs de autores célebres Él lunes próximo se pondrá á la venta en las librerías un nuevo tomo que merece todo género de recomen iaciones. Puede adquirirse e s c s o l o l í a á mitad de precio. 8 c é n t i m o s SE AUTOMÓVILES I U I I I H 11 U i i i c o s c a r é s p u i o s s i n p i u t u i a s D I fl M K 11 1 3 l m o n t e r a 5 1 Sucur l l A f l I i l l l l l P %2 de San Miguel, n. 9. O e vende un hotel en la Ciu d a d Lineal, manz. 98, con jardín y dependencia. Razón: plazaDosde Mayo. 7, pral. dr; SABANAS á 2, 2,50 y 3 pías. Montera, 28. MARINAS PARA LABRAK MADERA Las más modernas perfeccionadas de la casa I. A r A E í A l l o le r i P Í í ll IVATI (E U A i r i i n e i p v c u i í o e u l a E x p o M c i ú u le S a u l ui i Catálogos y presupuestos gratis. Agente general: C A R L O S DATi R É ingeniero B a r q u i l l o 5 AI ili i l. a l u i a c é u l e l u a q u i u a r i a TAPAS En la villa de Rentería (Guipúzcoa) contiguos á la es tación del ferrocarril, y en inmejorables condiciones para la construcción de fábricas ó casas para obreros. Facilitará, toda clase de detalles el abogado O. Ramón Sorafuce, San Mamial. 33. S A N S E B A S T I A N para encuadernar la novela RAMUNCHO. VALE NÚM. 6 La Mutua Hispano Lusitana necesita Agentes en pueblos importantes. B i i e u a í coiuisio neK. Pidan informes á la Dirección; Pta. del Sol, 5, Madrid. RAMUNCHO 25 Las abejas y las moscas zumbaban como en Junio; la región aparece, poi algunas horas, por algunos días, mientras sopla aquel viento luminoso y cálido. Las montafias, que habían tomado tintes violentos de ocre y verde abscuro, partrcían ahoraavanzar hasta inclinarse desplomadas sobre la iglesia; las casas de la aldea destácanse muy distintas, muy blancas bajo su capa de cal; las antiguas moradas pirenaicas, tan altas, con sus balcones de madera, sus paredes y sus cntrecruzamientos de vigas á Ja usanza de otros tiempos. Hacia el Sudoeste, la parte al templo. Silenciosas y recogidas deslizábanse sobre el fúnebre pavimento de losas mortuorias, donde se veían aun á pesar de las injurias del tiempo, inscripciones en vascuence, con nombres de familias extinguidas y fechas de siglos pasados. Madalén, cuya entrada preocupaba á Ramuncho, no venía; retrasábase bastante. P o r distraer un momento su espíritu, miró el muchacho el lento avanzar, fúnebre y n e g r o de un cortejo de entierro, es decir, los parientes y vecinos próximos de uno que murió en la semana última; los hombres iban envueltos en la pesada capa de paño que se estila en los funerales; las mujeres casi desaparecían bajo el manto amplísimo y el tradicional capuclión de duelo reciente. E n lo alto, en los dos espaciosos coros superpuestos y que se apoyaban en toda la longitud de los lados de la nave, los hombres, uno á uno, graves, serios, iban, con el sombrero ó la boina en la mano, á ocupar sus asientos: eran labradores, colonos, boyeros, contrabandistas... todos con gran recogimiento, prontos á arrodillarse cuando sonara la campanilla sagrada. Cada uno de ellos, antes de sentarse, colgaba detrás, n un clavo de la pared, la prenda con que se cubría la cabeza; así es que, paulatinamente, sobre el fondo blanco de la cal se iban destacando líneas obscuras de innumerables boinas vascas. P o r fin entraron por allá abajo las niñas del colegio, en orden, de dos en dos, escoltadas por las hermanas de Santa María del Rosario. E n t r e esas monjas cubiertas con velos negros reconoció Ramuncho á Madalén. Ella también tenía la cabeza, envuelta en blondas negras; sus cabellos rubios, que aquella noche se alborotarían con el movimiento y el airecillo del baile, manteníanse ahora ocultos bajo líi austera mantilla propia del lugar santo. Madalén, desde hacía dos años, no era colegiala, pero