Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
CUATRO. NUM. 414. CRÓNICA ftWw V. IJMADRID, i D E MARZO DE 1906. NÚMERO EXTR 10 CÉNTIMOS IMPRESIONES P ARLAMENTAR 1 AS 1 J N INCIDENTE. Un breve, pero rui doso in. idente se desarrolló ayer en la Cámara. Señores diputados- -dijo el Sr. Soriano- -tengo que hacer varias preguntas; unaf dirigidas á ministros que se encuentran en el banco azul, y otras dirigidas á otros que no sé si andan por ahí disfrazados de César. Y siguió el Sr. Soriano diciendo, á manera de preámbulo, algunas otras cosas más. -Mejor será concretar el ruego- -le atajo en tono suave y cariñoso el señor presidente de la Cámara, viendo que el orador no entraba en las preguntas. -Sí, será mejor- -asintió en el mismo tone suave el Sr. Soriano, reconociendo que ers preciso formular al fin sus anunciadas interrogaciones. Y el orador comenzó á hacer Izs tales preguntas; unas, si no recordamos mal, iban encaminadas al ministro de la Gobernación; otras al de Hacienda; otras al de la Guerra y otras, finalmente, al de Gracia y Justicia. Lo que el Sr. Soriano necesitaba de este último ministro es que le dijese en qué estado se encuentra un querella presentada contra un señor diputado. Cortó el señor presidente de la Cámara ciertas consideraciones que el Sr. Soriano pretendía hacer sobre el asunto, y ei orador pasó á otra cosa. Y ya nos habíamos olvidado todos de este detalle cuando el señor conde de San Luis pidió la palabra; este señor diputado trataba de contestar al Sr. Soriano. Y no sólo manifestó que había presentado él á su vez una querella contra el Sr. Soriano- -así lo creímos entender- -sino que expuso ante la Cámara que algunos diputados llegan á colocar acotaciones inexactas en sus discursos y que él, el señor conde de San Luis, creía que la Presidencia debía poner término á estas licencias. Y entonces la Presidencia declaró que ya había tomado sus medidas y que tal cosa no sucederá en adelante. Y á seguida el Sr. Soriano, aludido por el señor conde de San Luis, manifestó que si se trajeran al salón las cuartillas de todos los diputados, sería él quien resultase el más minino introductor de reformas en sus discursos, puesto que él se ha limitado siempre á marcar estados de la Cámara reales y efectivos, que los taquígrafos, en momentos de confusión, no habían reflejado... UN 1 VER- SAL ILUSTRADA. MADRID AL DÍA FIEST 4 S DE estuvieron- LA Ml- CARÉME 1 os emplosLa imposiciónllenoslapor la mañana. de santa as jóvenes que, reuniendo! as condicio- ceniza atrajo á los fieles, y la Cuaresma, nes indicadas en nuestro número de época de recogimiento y penitencia, coayer, deseen tomar parte en el concurso menzó para el mundo religioso, del que abierto para designar una Jfeina y dos da- una parte pecadora acoge hasta con agrado este período cuaresmal y de indispenmas de honor, deben apresurarse á remitir sable reposo después de los agitados días el Boletín de adhesión, que publicamos al de diversión que acaban de pasar. pie de estas lineas, al director de Blanco No fue obstáculo la santidad del día y Negro y A B C, Serrano, 55, Madrid. para que el Carnaval continuase por la La Reina y las dos damas de honor tarde en la Castellana y en el Canal, claelegidas serán recibidas solemnemente en ro es que menos animado y más aburriParís é invitadas á todos los festejos que do; pero genio y figura hasta la sepultuse celebren y á las recepciones que en su ra. Madrid ha hecho siempre media fiesta el Miércoles de Ceniza, y aunque se obsequio ofrecerán S. E. el presidente reconoce que se trabaja poco, que hay de la República francesa y el Ayunta- exceso de fiestas y que las cosas van mal, miento de la villa de París. antes morir que dejar de apurar la copa Todos los gastos de viaje de ida y del placer hasta las heces. El frío fue de los finos; pero rio ahuíuelía y estancia en París, les serán abonados á las jóvenes elegidas y personas yentó á las máscaras de la Castellana ni que las acompañen, así como los demás del Canal. No hubo en este punto entierro- de la sardina; no le hay hace muchos gastos que necesiten hacer para poder años; pero jqué diantre! también se dice realizar este viaje. que la fiesta dominical es para descansar La seriedad de este concurso, en el y sirve para que mucha gente gaste en que intervienen el Ayuntamiento, la Cá- un día más fuerzas físicas v morales que mara de Comercio, el Círculo de la en seis de labor. Se verificó el entierro del ilustre CaUnión Mercantil y otras entidades no menos respetables, hace esperar que no ballero y constituyó la ceremonia un acto quedará desierto, y que á imitación de lo imponente. Hemos oído decir que el popular maestro ha muerto pobre. Trabajó hecho por Portugal é Italia, España en- mucho, hizo arte, no estampilló... viará á París una Reina y dos damas de También halló sepultura el cadáver del honor que representen dignamente nues- infeliz Badila, que deja igualmente á su tra raza. familia en deplorable situación. Para reLos Boletines de adhesión sólo serán ad- mediarla se ha pensado en organizar una mitidos hasta el día CUATRO DE corrida de toros, que se celebrará ó no se celebrará, como ha ocurrido en otros M A l Z J A LAS DOCE DE LA casos semejantes. TAR 2 E, La lotería obsequió á Madrid con dos premios de los grandes y varios de los pequeños. La única broma de buen géFI 25 TAS LATINAS DE LA nero que ha tenido el finado Carnaval. Y eso para los favorecidos. En el Congreso, gran tarde para los aficionados á espectáculos; confirmación BN PARÍS del acierto que tuvo el Centro valenciano al construir su carroza de carnaval Olla Y ya parecía que el incidente iba á concluir, cuando el señor conde de San Luis, en su rectiñeación, manifestó que el Sr. Soriano se hacía eco de calumnias, de infamias Decía esto el señor conde dando grandes voces, exalde grillos. La joven Nuestro gozo en un pozo. Contába- tado, repitiendo y volviendo á repetir tales las protestas mos con cerrar la crónica de estos cuatro palabras entre Soriano y losde la Cámara, los gritos del Sr. campanil azos del días de locura carnavalesca celebrando presidente. Y alfinel Sr. Canalejas pudo hade años de edad, la loable circunstancia de no haber ocu- cerse oir y pronunció unas nobles, unas corrrido ningún suceso sangriento; pero diales y enaltecidas palabras. A ellas hizo jusque vive- -ayer, Carnaval en Madrid, pese á todo ticia elogiándolas el señor conde de San Luis; lo canónica, civil y militarmente estatuí- manifestó el Sr. Soriano que persistiría en su do, hubo un crimen, un fratricidio en la empresa, y la Cámara pasó á otra cosa. núm piso Este es en síntesis, fríamente relatado, el incalle de Santa Isabel. Momo había traído buen vino, pero no contaba con un cidente ocurrido ayer en el Congreso. Y ahora nos va á permitir nuestro buen amigo el señor Caín. Y Febrero cedió los trasfos á Marzo, conde de San Luis que le dirijamos un cortés solicita ser incluida en el Concurso para elegir reproche. Una de las veces que el señor conde que comienza su reinado con el Santo tuvo que elogiar las palabras de la Presidencia, JÍEJT 4 A DE LA BELLEZA ESPAÁngel de la Guarda. Él nos guarde. al intervenir en la cuestión, hubo de decir que ÑOLA y sus DOS DAMAS DE 7iO NOT el presidente se había conducido con una digAEMECE MI- CARÉME