Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MIÉRCOLES 28 DE FEBRERO DE 1906. PAG. 4. EDICIÓN i. bien el alcalde ha tirado entero su bando prohibiéndolas, y nadie le ha denunciado) y unos ciudadanos que protestaron porque en la Ronda de Segovia no les permitieron los guardias lucir sus disfraces de cerdos. En cambio, en la Castellana hubo cerdos con disfraces de mujeres, y los guardias nada les dijeron. s Dos notas tristes: fallecieron Adaro, notable arquitecto á quien se debe el palacio del Banco, uno de los mejores ornamentos de Madrid, y Meneses, cuyo nombre va unido á importante industria madrileña. La Zarzuela suspendió sus funciones en señal de duelo por la muerte del insigne maestro Caballero. Lo que no se suspendió en el mismo teatro fue el baile de quince horas, el baile monstruo cojnp le llamaban los carteles. Monstruoso resulta, en efecto, que el salón d é baile ayer sea hoy capilla ardiente y que se recoja á escape serpentinas y confetti esta mañana, para dejar un sitio al cuerpo del gran músico. Los alemanes celebraron con un banquete las bodas de plata de S. M 1. y eso que creen que deben ser de oro, no porque no sean de plata, sino porque, tratándose de su adorado Kaiser, ¿qué menos que de oro pueden ser? La política no dio señales de existir. Hoy renacerá á la vida parlamentaria. jY pensar que durante los tres días que ha estado muerta, la gente se ha divertido tanto y ha sido tan feliz! Por la noche habló Unamuno en el Ateneo acerca del estado actual de la juventud intelectual española. Bastante dijo de ella el domingo en la Zarzuela. Delitos registrados en los tres días de Carnestolendas: raterías. De sangre, ninguno. Enhorabuena. Debía prolongarse el Carnaval todo el año para que no hubiese más Cuatro Caminos. AEMECE y una tercera ovación resonó en la sala; más tarde habló de palabras que se dan y no se pueden cumplir; otro gran aplauso siguió á sus frases. Y luego entró el Sr. Unamuno á tratar del militarismo; en este punto fue cuando dijo que en España no hay militarismo, que puede haberlo algún día y que acaso esto constituya uníbifiji La explicación de esta frase- -ya bastante citada- -se halló á nuestro entender más adelante, casi al final del discurso, cuando se dice que el militarismo en Alemania ha hecho surgir y fortalecerse y disciplinarse el ejército de los proletarios y de los obreros, y que, al nacer el militarismo en España, traería por fuerza esta cohesión y esta disciplina á los partidos extremos... Pero no se trata aquí de esto; nuestras notas al llegar á esta parte del discurso del séñor Unamuno no dicen más sino que el orador hizo una breve pausa y bebió un sorbo de agua; es decir, que no hublí aplausos, -y mucho menos aplausos frenéticos Sin embargo, nuestras notas pudieran estar equivocadas; B para comprobar su certeza, nada más lógico que acudir á los traslados taquigráficos del discurso. Nuestro querido colega ha publicado una excelente, una hermosa copia taquigráfica que honra su servicio de información; en ella están marcadas todas las ovaciones, todas las aprobaciones y todas las risas. Y á ella hemos recurrido; y en ella hemos visto que después de la frase citada no hay ni la más ligera acotación de aplausos. Y pudiera estar también equivocada en este punto tal copia taquigráfica; para cerciorarnos más hemos recurrido á la hecha por otro, querido colega nuestro- -Eí País- -y tampoco en elTa hemos visto marcados los frenéticos aplausos. CONSEJO DE MINISTROS A yer por la mañana se reunieron los minís tros en la Presidencia. A las once y media llegaron los Sres. D Amos Salvador y conde de Romanones, que venían de Palacio de poner á la firma de S. M el Rev varios decretos. Hoy vengo de mirón, dijo el ministro de la Gobernación; el Rey acaba de firmar el nombramiento de D Juan Ranero, como consejero del Monte de Piedad, y varios decretos relativos á naturalizaciones. El ministro de Hacienda manifestó que el Rey había firmado un sin número de créditos extraordinarios y de suplementos de crédito; ninguno de ellos importante. A la una menos cuarto terminó el Consejo. A la salida comunicaron los ministros á la Prensa la nota oficiosa siguiente: El ministro de Gracia y Justicia dio cuenta de varios expedientes de indulto de los que han cumplido la condena de cadena durante treinta 1 años y observado buena conducta. Sometió á la consideración del Consejo otros expedientes de indulto, á propuesta de los Tribunales sen- tenciadores, por considerar excesivas las penas, impuestas, y de penados á quienes se aplicó el artículo 9 pfdel Código penal. El Presidente 1 facilitó á los ministtos amplias noticias del giro que llevan los asuntos de la Conferencia de Algeciras, sintetizando el juicio que le merecen las materias tratadas en. dicha Conferencia, con la idea de que no se han perdido las esperanzas de una solución de concordia. J E 1 ministro de Hacienda presentó, y que- Después de esto sólo nemos; de decir que daron aprobados, varios suplementos de crédinuestro colega hace á los organizadores de la to, y á este propósito expuso ante el Consejo conferencia el reproche de quohan confundi- las razones en que se funda el proyecto de ley do términos y matices al traer al Sr. Una- que ha de presentar inmediatamente á las Cormuno á un mitin en vez de traerlo al Ate- tes, regulando el procedimiento para obtener neo. Somos uno de los organizadores de la créditos especiales, proyecto que también aproconferencia, y esteces el motivo deJas presentes bó el Consejo. líneas. Para nosotros no hay discursos que de Despachados que fueron otros expedientes ban ser pronunciados en este ó en el otro re- de trámite de Guerra y Marina, el Presidente cinto; hay sencillamente discursos buenos y hizo un examen de los términos en que se endiscursos malos. Y si el discurso es bueno; si cuentra planteado el problema parlamentario. la persona que ha de hablar es de presumir Enterados de éste y de todas sus incidencias, que diga cosas excelentes, creemos que cuan- los ministros acordaron por unanimidad un tos más oyentes vayan á escucharle será mejor, voto de confianza al Presidente para que contí Esta es la razón porque llevamos al señor núe llevando en tan importante materia la diUnamuno á la ancha sala de un teatro en vez rección que ha ejercido hasta hoy. UNA OBSERVACIÓN de conducirlo al reducido ámbito del Ateneo. E 1 ministro de Fomento habló de la próxiuestro querido colega El Tmparciaí exami- Y el lector nos dispensará todas estas excusas... ma inauguración de grandes obras en el canal na en su número de ayer el estado psicode Aragón y Cataluña, que han de llevar inAZOR 1 N lógico de! público que asistió á la conferencia mediatamente el riego á muchos terrenos de de) Sr. Unamuno. Para nuestro colega en este aquella comarca. A esta inauguración, que se público había dos públicos: uno grande, pasio- El transpprte de mercancías verificará el día 2 del próximo mes, asistirá nal y amigo del lenguaje descarnado; otro, pe- TJajo la presidencia del director general de S. M el Rey. queño, reflexivo y partidario de las eosas sere- Agricultura, se ha reunido la Comisión Hasta aquí la nota oficiosa. El Sr. Gasset nas y discretas. El primero no oyó más que permanente para el estudio de ¡as cuestiones añadió verbalmente que el Rey saldrá de Mael ruido de las palabras el segundo se mos- referentes á los ferrocarriles. drid pasado mañana por la noche. El viaje será traba inquietado cuando aplausos inoportunos Reconocida por los distintos elementos que interrumpían al orador. Y el primero aplau- la componen la necesidad de un cuadro de rápido. día tan sólo por creer que esesruido- -el de las mermas que experimenten las mercancías en su La fiesta de Jos alemanes palabras- -era la fórmula de los prejuicios que transporte por ferrocarriles, se discutió su exallí le llevaron Y nuestro estimado colega tructura, llegándose á un acuerdo en cuanto á on motivo de celebrar el emperador de pasa á dar una prueba de estas observaciones. la base kilométrica propuesta por los represen- Alemania sus bodas de plata y casar á su Es más- -escribe- -llegaron á oír que acaso tantes ferroviarios, y al tanto por ciento calcu- segundo hijo, el principe Eitel Friedrich, a (acaso el militarismo fuera un bien para España, lado para recorridos hasta 200 kilómetros; mas Embajada alemana celebró ayer un banquete y tal afirmación fue frenéticamente aplaudida. como formulara observaciones el Sr. Laffite, en el restauran! Lhardy, presidiendo el acto el Y aquí deseamos nosotros hacer una ligera, representante de los intereses comerciales, res- encargado de Negocios, señor barón de Stumm, una cortesísima observación. Nosotros toma- pecto á las cantidades fijadas para recorridos por ausencia del embajador. mos nota de todos los aplausos que las distin- superiores y máximo de merma, acordóse susAsistieron unos treinta comensales pei- tenetas partes del discurso del Sr. Unamuno me- pender su discusión para que fueran estudiadas cientes á la colonia alemana, entre los que figurecieron. Según nuestros apuntes los primeros por los representantes de las Compañías. raban el segundo secretario de la Embajada, aplausos resonaron cuando el orador aludió á Dióse cuenta también de una petición de la Sr. De Bergen; el agregado militar, barón de ¡as entendederas de los auditores militares Cámara de Comercio de Madrid para que se Senden; el banquero S r De Vogel, el pastor que se suponía le escuchaban; poco después amplíen á doce las ocho horas que conceden protestante Fliedner, D Alejandro Bruns, el cuando el Sr. Unamuno dijo que odiaba Ja las tarifas especiales para carga y descarga de cónsul de Alemania, el secretario del Consulaguerra, estalló otra salva de aplausos; continuó mercancías, asunto que quedó pendiente para do y otros varios, además del Sr. jQutiérrezj el orador hablando é hizo una alusión á los ar- la próxima reunión, que tendrá lugar el lunes abogado de la Embajada, único español que ha. tículos causantes de ÍGS sucesos de Baiceiona, 4 de Marzo próximo asistido al banquete.