Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C DOMINGO; PE FEBRERO DE 1906. PAG J? EDICIÓN t. Sus halagüeñas frases, sus laudatorias ala- to de la referida puerta, hacía esfuerzos que banzas al insertar las bases del referido con- impedían salir al religioso. curso, nos prestan poderoso aliento para proUn sujeto que iba detrás de éste aprovechó seguir en la tarea que nos hemos impuesto. los momentos de detención, sustrayendo á fray v También damos las gracias al Heraldo de Julián, de uno de los bolsillos de su hábito, un Madrid, al Diario Universal y á otros perió- sobre de los en que aquél había distribuido la dicos que con idéntico objeto aplauden nuestra cantidad cobrada. Iniciativa. Notó el fraile el robo, y al volverse, vio que el ratero pasaba el sobre á otro sujeto que se I AS JOYAS DE LA DUQUESA encontraba cerca de él. fray Julián sobre el suRápidamente se echó DE ALBA jeto en cuestión, al mismo tiempo que sus cómYa se ha dictado sentencia en el pleito pro- plices se daban á la huida. Sacóle el fraile á la movido por la casa de Alba, que reclamaba calle, después de recuperar el sobre que conteuna indemnización de 40.000 francos al pro- nía 5oo pesetas, y llamó á los guardias para pietario del hotel de París, en donde que condujesen á la delegación al raterose hospedaba la última duquesa de Alba, por Este, que se llama Enrique Britón y tiene haberle sido robado en el mismo na collar va- dieciocho años de edad, pretendió huir, pero luado en 140.000 francos. tropezó con un coche y cayo al suelo, siendo El Tribunal desestima la querella por enten- detenido por los guardias. der que el robo del expresado collar es. impuDespués de curado en la Casa de Socorro table, no á falta ó descuido del propietario del de una ligera erosión que sufría en un labio, hotel Bristol, sino á una imprudencia de la du- pasó al Juzgado de guardia, donde declaró quesa de Alba, que no había cerrado la puerta ante el juez, pasando posteriormente, y por de su departamento ni el mueble en que se en- disposición de éste, á la Cárcel Modelo. contraba la joya. LOS VOLCANES DE LA MARTINICA POR TELÉGRAFO ueva York, 24, 8 n. Un despacho procedente de las Barbades anuncia que el Monte Pelado está en actividad. Varias casas han sido destruidas en Fort- de- France, resul tando cinco personas heridas. También está en actividad el volcán llamado La Soufriere Los habitantes de las islas Martinica, San Vicente, Guadalupe, Santa Lucía y Santo Domingo huyen de las ciudades, refugiándose n el campo. N LO DE MAR CHICA -POK TELÉGRAFO C ROBO FRUSTRADO I p l Hermano de San Juan de Dios fray JuhLi García se dirigió ayer tarde al Banco de España con objeto de cobrar una importante cantidad. Efectuó el cobro, y por la escalera fue distribuyendo en varios sobres los billetes que le habían dado en la Caja. Al llegar á la puerta giratoria instalada recientemente en la puerta del Banco que da á la plaza de Castelar, observó fray Julián que un ndividuo, simulando ignorar el funcionamien- Parricida ahorcado P OR TELÉGRAFO ampamento asaltado. Mehlla, 24, 9 n. Un grupo de leal- e ha sorprendido el campamento dal pretendiente; en él se produjo la consiguiente alarma. Resultó muerto un kaid y heridos algunos moros que le escoltaban, cuando aquél se dirigía desde su tienda á la alcazaba. Otra versión supone que los agresoi es eran rebeldes. -Mencheta. hicago, 24, 6 t. Ayer ha sido ahorcado el tristemente célebre asesino Hoch, que mató á sus doce mujeres. Hasta el último momento, el criminal conservó una serenidad extraordinaria. 1 OS VINOS ESPAÑOLES EN FRANCIA POR TELÉGRAFO Eduardo VII en París POR TELÉGRAFO p a r í s 24, 5 t. El rey de Inglaterra, que llegará á París á fines de Febrero, conferenciará con Fallieres y Rouvier. París, 24, 8 n. Facilitados por la airee don general de Aduanas, he aquí los datos referentes á la importación de vinos españoles en Francia durante el pasado mes de Enero y los correspondientes á igual mes en los dos años anteriores: 1906, io.35i hectolitros; 1905, 13.469; 1904, 150.962. 4 BIBLIOTECA DE A B C? dose. Los maíces, en lo hondo del valle, espléndidamente verdes en primavera, vestíanse ahora sus matices de paja muerta, y en las altas cumbres, las hayas y las encinas deshojábanse mustias. El aire era casi frío; olía á tierra mojada y musgosa, y de vez en cuando caía un chaparrón pasajero y fugaz. Sentíase angustiosa y próxima la estación de las nubes y de las largas lluvias, la que viene todos los años pregonando el agotamiento de la savia y la muerte irremediable, pero que pasa, como todas las cosas, y que se olvida en el surrexil de la siguiente renovación vital. Por todas partes, en las hojas mojadas alfombrando melancólicamente la tierra, en el gotear de las hierbas largas y caídas, con fúnebres encorvamientos, había tristezas de algo que concluye y se acaba, mudas resignaciones ante la descomposición fecunda que señala nuevos gérmenes de existencia. Pero el otoño, cuando viene á destruir á las plantas, no trae para el hombre más que una especie de anuncio lejano, de angustias y acabamiento, ya que aquél, un poco más durable que las flores, resiste varios inviernos y se deja engañar por los encantos primaverales. El hombre, en las noches lluviosas de Octubre y Noviembre, siente, sobre todo, el deseo instintivo de abrigarse en su casa, de ir á calentarse en el hogar, bajo el techo que tantos ascendientes milenarios, uno tras otro y progresivamente le enseñaran á construir. Y Ramuncho sentía cómo se despertaban en su alma las amorosas aspiraciones ancestrales de antiguos antepasados hacia el hogar de la montaña vasca, el hogar aislado de los hogares vecinos, y apresurábase, sin darse cuenta de ello, con el fin da llegar cuanto antes á la pobre casa donde su madre le esperaba. Aquí y allá se distinguían á lo lejos, confusos en es crepúsculo creciente, los caseríos vascongados muy dis- LOTI RAMUNCHO T O CC P 2 HERMINIO MED 1 NAVE 1 T 1 A MADPJD BIBLIOTECA DE A B C