Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C D O M I N G O z 5 D E F E B R E R O D E 1906. PAG. ia. EDICIÓN i El art. i. reformado, es inútil, á juicio de La Comisión dio dictamen en el acto, siendo personas influyentes en la política, porque los leído al ñnal de la sesión. delitos á que se refiere están ya comprendidos Presupuestos. y castigados en el Código penal. El 2 está Presidida por el Sr. Canalejas, se reunió tan enrevesadamente redactado, que no quiere decir lo que dice ni dice lo que quiere decir. ayer tarde la comisión de presupuestos del Resulta, por lo tanto, que con la reforma Congreso, acordando que todo proyecto que realizada no se ha dado un solo paso para la afecte al presupuesto debe pasar á conocimienaprobación del proyecto. Si antes iba á ser éste to de dicha Comisión, en vez de ir á dictamen discutido con gran detenimiento, no lo será, de ninguna especial. ciertamente, mucho menos después de la innoC l Sr. Redondo. vación introducida. Tenemos informes de que a! exdip- itado Hace dos días recogíamos en estas columnas impresiones optimistas acerca del término de Sr. Redondo no le ha sido prohibida la entraeste debate. Hdy, por el contrario, tenemos da en el Congreso en! a forma que algún peque reflejar ¡a opinión pesimista. Y este tejer riódico ha referido, sino como consecuencia y destejer y este cúmulo de rectificaciones en del incidente persona! que tuvo con el señor la orientación de ¡a cuestión que se debate, se conde de San Luis en el salón de Conferendebe á ¡as fluctuaciones que ofrece el asunto cias, asunto en el que la Presidencia ha procede actualidad; fluctuaciones que la información dido como ha estimado justo, pero sin que la se ve precisada á recoger diariamente para dar medida afecte á la caballerosidad, que nadie al público idea exacta de los hechos que cada puede poner en duda, del Sr. Redondo. veinticuatro horas van ocurriendo. obras. Repetimos que por esta razones preciso de Ayer por ¡a mañana visitó al Sr. Gasset cir que la impresión dominante sobre el prouna comisión de diputados y senadores por yecto de las jurisdicciones era pesimista. No se ve, hasta ahora, la salida ni se adivina Zamora y su provincia para rogar al ministro la solución que pueda tener el problema plan- la concesión de algunas obras que alivien en teado, porque la opinión de las oposiciones parte la situación tristísima en que se encuensobre el proyecto no ha variado con la refor- tra la clase jornalera de aquella región. El Sr. Gasseí prometió á los comisionados ma de ios artículos ni los que pensaban comestudiar el modo de atender tan justo ruego. batir ei dictamen han desistido de su propósito. En ciento á los artículos 20, 21 y 22, referentes á la Prensí, tampoco hay arreglo hasta ¡a fecha, aunque, según noticias fidedignas, d Sr. Maura no ha mostrado la intransigenPOR TELbFONO cia que se le ha atribuido. SÁBADO, 2 4 4 T. Lo que desea el jefe dei partido conserva uelvo ahora de Catarroja, donde hay gran dor, y seguimos recogiendo una información animación. auténtica, es que los delitos cometidos por Miles de forasteros de todos los pueblos de medio de la Prensa no queden impunes, por el hecho de que los artículos denunciados lle- la provincia han llegado para ver al Rey. La cacería se ha verificado en Mesa Mestral. ven la firma de un diputado, y que no prosiga La barca que ha usado el Rey, expresamenel sistema de que un trabajo periodístico que es objeto de una denuncia, sea reproducido te construida para esta ocasión, estaba bautizaen la publicación en donde apareció ó en otras da con el nombre de Alfonso OCTTl. El Rey hizo en un carrito catalán el trayecdiferentes. Para evitar el primer caso, la concesión de to desde Catarroja al lago. A las cinco y media de la madrugada se insJos suplicatorios es buena arma; para poner coto al segundo, los artículos 20, 21 y 22 del talaron los expedicionarios en los puestos deproyecto sobre jurisdicciones son, á juicio del signados. La mañana era muy fría y un viento fuerte Sr. Maura, un excelente medio. Claro es, añadía quien nos comunicaba es- agitaba la superficie de las aguas que se encrestas impresiones, que el Sr. Maura no tiene paban en verdadero oleaje. Por falta de luz no se pudieron hacer los empeño en que Jos medios para poner correctivo á estos males sean los establecidos en di- primeros disparos hasta cerca de las siete, que chos artícu os. ¿Considera el Gobierno que empezaron á entrar numerosas bandadas de hay necesidad de poner mano sobre esta cues- aves. El Rey hizo tiros notabilísimos, derribando tión? pues en los citados srtículos ó en otros es preciso ir á ello. ¿Cree, por lo contrario, patos que volaban á considerable altura, y á pesar de tirar en malísimas condiciones, logró que no hay motivo, á pesar de todo lo suce dido, para ninguna ley extraordinaria? pues hacer algunas carambolas, que fueron muy ceretire e! proyecto de las jurisdicciones; el Go- kbradas por los aficionados. D Alfonso mató tinos 200 pájaros, 90 el bierno es el único que debe resolver sobre si duque de Tar ancón y 44 el conde de Roraale conviene ó no sostener el proyecto. Tal es el estado en que el asunto que tanto nones. Los príncipes de Borbón hicieron pocos apasiona queda a! empezar el paréntesis parlamentario impuesto por las fiestas del Carnaval. disparos. La cacería e dio por terminada después de I a cuestión arancelaria. la una, aclar an lo e! pueblo al Rey al desem -En el despacho dei presidente dei Con- barcar éste. greso se reunieron ayer los jefes de las minoAl ver los reclamos, exclamó D. Alfonso: rías, conviniendo en que no había inconvenien- ¡Pobres patos de madera si no vienen los de te en que el proyecto sobre pago en oro fuera carne y hueso leído en e! Senado. El Rey estuvo nueve horas en su puesto sin El Sr. jVtoiet se dirigió á la Alta Cámara y tomar más qu un poco jamón y pan. dio lectura al proyecto qve en otro lugar puEn el trayecto del desembarcadero al molino blicarlos. de Pechuán, el Rey fue vitoreado. Inmediatauicsite se reunieron las secciones En la estación había preparado un espléndipara elegir! a Comisión que ha de dictaminar do lunch; pero el Rey sólo tomó un emparedasobre este proyecto, qi C es la misma que la no y una copa de jeiez. que entendió en Jas b? ses arancelarias, pero El marqués de JVUsíerit presentó al Monarsustituyendo al Sr. Fe. -rer y Vidal, que no ca al director de Las Provincias, D. Teodoro está en Madrid, por el Sr. Roda. Llórente, á quien D. Alfonso, saludándole con cariño, dijo: Felicito al gran poeta ciano. 9 El trayecto hasta la estación lo hizo el Rey á pie, materialmente rodeado del pueblo, que le aclamaba sin cesar. Al arrancar el tren se tributó al Rey una grandiosa ovación. -JMuñoz. LLEGADA A MADRID J las dos y media de la madrugada llegó á la estación del Mediodía el tren especial que conducía á S. M el Rey. En el estribo del síeeping venía el conde de San Román y detrás, en el pasillo, en pie, Don Alfonso, que vestía capote forrado de pieles y gorra inglesa. En el mismo coche vinieron los príncipes Felipe y Reniero de Borbón, Con el Monarca llegaron también el ministro de la Gobernación, el duque de Tarancón, el general Boado, los condes de San Román y Aybar, y el Sr. Zarco del Valle. Esperaban en el andén el gobernador civil, Sr. Loygorri, y el jefe de vigilancia, Sr. Jbarrola. D. Alfonso, después de saludar rápidamente á las personas que le esperaban, subió en el automóvil eléctrico con ios príncipes de Borbón, dirigiéndose á Palacio, donde llegó á las tres menos veinte minutos. El resto de la comitiva fue al regio alcázar en dos landos. lina de las personas que han hecho la excursión con S. M nos aseguraba anoche que el Rey regresa sumamente satisfecho de ella y del recibimiento entusiasta que le ha hecho el pueblo valenciano. El resultado de la cacería no ha sido todo lo satisfactorio que se esperaba, porque e! temporal reinante en levante alejó las aves dei lago de la Albufera, regresando los cazadores á Madrid sin haber quemado muchos cientos de cartuchos qce llevaban. La despedida que el pueblo valenciano hizo al Rey fue verdaderamente entusiástica. Desde la estación de Catarroja, á ambos lados de la vía férrea, una apretada muchedumbre aclamó al Monarca. Es completamente inexacto, á pesar de lo telegrafiado por un corresponsal, que D. Alfonso fuese conducido á hombros en ningún trayecto. Varias comisiones de Sociedades y Círculos de Valencia regalaron al Rey y al conde de Romanones grandes ramos de naranjas y flores de azahar. Un grupo de bellas muchachas del pueblo hizo entrega a) Rey de tres magníficos ramos de flores atados con cintas de los colores nacionales. D Alfonso agradeció mucho el obsequio. Pocos momentos después de ponerse el tren en marcha, al regresar el Rey y su séquito almorzaron ert el coche eo aedor. Después se organizó en el mismo coche una partida de tresillo y al anochecer D Alfonso se retiró un rato á descansar hasta la hora de comer. Después de la comida el Rey volvió á acostarse, por cuyo motivo no pudo recibir á las autoridades de las poblaciones del tránsito que acudieron á cumplimentarle. LA CACERÍA EN LA ALBUFERA A LA C O R R E S P O N D E N C I A D E tx ESPAÑA Nuestro querido colega La Correspondencia de España, al ocuparse en su número de ano- che de nuestro actual concurso con motivo de ias fiestas de la Mi- Caréme, que han de celebrarse en París en el próximo mes de Marzo, nos dedica elogios cariñosos, que no por lo inmerecidos dejamos de agradecer sinceramente