Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. DOMINGO i5 DE FEBRERO DE 1906. PAG. 4. EDICIÓN r. MADRID AL DÍA I os elementos quisieron dar á Madrid Si los celos te ofuscan, y á tu amada la infundada sospecha injuria ó hiere, el gran bromazo de Carnaval. Prep L MAESTRO. Hemos puesto los pies tendieron que amaneciese hoy á diez ó en el Congreso y nos han acosado á pre- te otorgará el perdón enamorada. -veinte kilómetros de su emplazamiento guntas. ¿Ha venido ya? ¿Está aquí? ¿Le Si se ofende de veras, no te quiere. fectual, y para lograrlo desencadenaron ha visto usted? ¿Qué ánimos trae? Nos he ¿Tu novia un beso te dio? vientos huracanados sobre la villa. N o mos detenido un momento para recapitular y Pues no preguntes: ¿Soy yo el primero á quien lo das? lograron su fin. Madrid no se. movió ni hemos contestado: Está ya en Madrid; ha Helgado esta mañana á ias ocho. í ¿Habrá ido ¡Ninguna novia jamás e conmovió. N o le conmueve nada. poca gente á esperarle? nos interrumpe una ha contestado que no! Por la mañana llegó Unamuno, cuya voz. Hemos ido diez ó doce amigos- -proseconferencia de hoy en la Zarzuela es es- guimos nosotros; -la hora era intempestiva; Amar es lo que importa, perada con tanta curiosidad. Vino de Sa- llegar á Madrid á las ocho de la mañana es lo mucho y de prisa, que la vida es corta. lamanca en tren por Extremadura, -y esto mismo que no llegar. Pero esta misma llegada Tú crees que la dominas, que parece una perogrullada, no lo es, en silencio, por una estación apartada, lejana, y muchas veces porque el ilustre catedrático es un sagar- era ya una nota de originalidad. ¿No ha llete figuras que mandas dúo de los que pían piano; se- echan á gado por la estación del Norte? Ha llegado y es que obedeces. la espalda kilómetros y más kilómetros por la de las Delicias; nosotros hemos ¡do hasEl pazguato que va y se suicida ta allá dando un- paseo; hacía una buena mañacomo quien se bebe un vaso de agua. E s na; no había. nadie aún por las calles. En la es- porque encuentra la vida aburrida hombre que anda mucho, y de que va tación hemos esperado un gran rato antes de y el placer del amor le da tedio, muy lejos nadie puede dudarlo, y hoy ha que llegara el tren. ¿Había allí alguna poli- no merece el amor ni la vida de verse. cía? Sí; había algunos agentes y un oficial y hace bien en quitarse de en medio Terminó en la Audiencia la vista del de Orden público; hemos dado unos paseos Castigamos la falsía fratricidio de Cadalso y el acusado escu- charlando por el an dán y de pronto hemos dide amor con dureza y saña; chó la más terrible de las sentencias. El visado el tren que se acercaba. ¿Temían us ¡y el hombre perdonaría tedes que no viniera? No; estábamos seguros á la mujer que le engaña, tribunal, que echa á otros procesados á de ello, porque nos había enviado el día antesi la mujer no tuviere su casa, ha echado á éste á su pueblo: rior un telegrama... Ha entrado el tren en la la opinión, errónea y necia, 1 Cadalso. estación y todos nos hemos puesto á mirar ráde que el que castiga quiere Caco viene mostrándose impío estos pidamente los coches; el primer coche que fory el que perdona desprecia! días. Ayer robó á otro sacerdote, Her- maba en el tren era un sleeping; acaso pudiera Tengo á veces ensueños de harem moruno. mano de San Juan de Dios, á quien sus- venir en este coche, aunque no lo creíamos; hetrajo 500 pesetas metidas en un sobre. mos mirado, sin embargo, á las ventanillas; por ¿Sabes en lo que estriban mis ilusiones? Alegó después el ladronzuelo que las ellas veíamos que cruzaban varios señores; ningu- En tener en el pecho diez corazones no era él... Entonces hemos retrocedido á obquinientas del ala estaban en el suelo, y servar los otros coches que estaban detrás; tam- ¡y amar á diez mujeres con cada uno! como estaban metidas en un sobre en poco entre los viajeros venía él Ya comenzaSi él se cansa y la abandona resulta un hombre cabal. forma de carta, pudo agregar que, como rían ustedes á dudar No, no dudamos. E s Si ella se hastía y le deja dijo el poeta, la mitad de las cartas que posible que venga en un coche de tercera, dijo uno es una tal y una cual. de nosotros. Y entonces entre la gente, abriénse pierden, deben perderse De Algeciras hubo noticias de que, donos paso difícilmente, tratamos de llegar En cinco líneas una historia entera. por fin, se ha hecho algo práctico: se ha hasta los últimos coches del tren. Pero no fue Tras la gloria iba yo. Salióme al paso necesario; apenas habíamos andado unos pasos, levantado la sesión con la fórmula de cuando el que marchaba delante gritó: Aquí una chica muy guapa. La hice caso. para la próxima se avisará á domicilio está. Y vimos todos entre los anchos sombre- La chica guapa resultó embustera. que es lo que hacen nuestras Cortes cuan- ros de los labriegos castellanos aparecer el re- Me quedé sin la chica y sin la gloria. Y aquí se acaba la presente historia. do no tienen nada que hacer ó van á ser dondo sombrerillo que él lleva siempre y lucir SINESIO DELGADO los redondos espejuelos de sus gafas. Nos disueltas. Con eso y con que el domicilio de cada delegado sea el de su respectiva acercamos á él y estrechamos su mano ¿Yes verdad lo que dicen de que nd lleva nunca ganación, éxito completo. bán en el invierno? Es cierto; él vive en una La sesión del Congreso fue animada. de las regiones más frías de España, y sin emEl Sr. Noceda que es el García Alya- bargo, va siempre á cuerpo. Es más; el mismo p 1 Municipio ha decretado dos cosas muy rez del Congreso, en lo de hacer chistes, traje que usa en verano lo usa también en in- útiles desde el punto de vista higiénico: se encargó de amenizarla, y de haber vierno: un traje de lanilla ligera, azul obscu- la destrucción de los puestos de cosas viejas quedado en el uso de la palabra para hoy ro Es extraño; debe ser hombre fuerte de! Rastro y la reglamentación de la recogida ó para mañana, en el supuesto de que no Es hombre de fortaleza, de batalla Ayer, de los detritus de las casas. La industria traperil en sus dos formas m hubiera habido vacaciones, aquello hu- como siempre, no llevaba ni capa ni gabán, ni abrigo de ninguna especie. Bajó del tren con sufrido un rudo golpe, pero es indispensable biera sido un pitorreo de Carnaval su terno de verano, nos tendió sencillamente que los dependientes del Ayuntamiento den el Aprisa y corriendo, como siempre, se sus manos enfundadas en recios y sencillos ejemplo y no se vea en solares y sitios céntriacabaron carrozas y tribunas para la fies- guantes de gamuza, y comenzamos i caminar cos montones de basuras formadas por los ta de hoy, que por ser pública, permiti- cuesta aniba hacia Madrid, como si regresá- barrenderos municipales. rá el uso de serpentinas en la Castella- ramos de un paseo ¿Y qué opina usted: ocuAdemás, no hay nada más perjudicial que na desde Colón al Obelisco. ¿Pero de ve- rrirá algo mañana en la conferencia? Yo no Í 3 manera de hacer ¡a limpieza por dichqs emras no se consentirán fuera de ese sitio sé; creo que no. Lo que sí sé es que se trata pleados. En carros descubiertos se va reconi se repetirán las rifeñas expansiones de un hombre sincero, con personaüdad origi- giendo á pala toda clase de inmundicias y como nal, fuerte, honda, y que en todo caso, su disde otros años en la Carrera de San Jeró- curso no será un discurso vulgar. Los. que se efectúa esa operación en las primeras horas nimo? Pronto lo veremos y nos compla- estamos acostumbrados á la oratoria parlamen- de la mañana, cuando los vendedores ambulantes y los criados llevan las substancias alimenceremos en aplaudir á las autoridades si taria, nos encontraremos despistados, desorien- ticias á las casas, claro es que esa pulverización evitan las salvajadas tradicionales. tados; veremos que aquello es otra cosa total- seca de toda clase de microbios infecciosos es El tiempo mostró por la noche ten- mente diversa de lo que oímos todos los días el mejor medio de difusión de todo género de dencias á mejorar. Renacieron con esto Pues iremos á oírle Iremos todos dolencias contagiosas. y con lo otro las esperanzas de que no se El ordenar que en las porterías existan de Aquí ha terminado nuestra charla; comenta- pósitos de todos los restos inútiles que arrojen agüe la fiesta como los pesimistas de ambas jurisdicciones dieron en profetizar. rios análogos á éstos fueron ayer la nota domi- los vecinos no será fácil, ni menos conveniente Por la noche hubo en Apolo estreno nante en la Cámara popular. A última hora el en algunos casos, pues estos cajones deberían estar en patios de que carecen muchas casas y de La fiesta de la campana; pero hace maestro llegó al Congreso y la curiosidad quedesgraciadamente los porteros viven en verdadó satisfecha. tiempo que el público de la catedral del El maestro tiene confianza en sí mismo: acu- deras zahúrdas, á ciencia y paciencia de las género chico no está para fiestas. Juntas de Sanidad. damos á oirle. Importa, pues, que prediquen con el ejemAEMECE AZOR 1 N IMPRESIONES PARLAMENTAR! AS AMOROSAS NOTAS MEDICAS