Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C SÁBADO 24 DE FEBRERO DE 1906. PAG. 6. EDI Cl ON vriente a e j- o o o voltios como la de 1.000, que son respectivamente la de la fábrica de gasificación y la de los tranvías en circulación por Madrid, con la diferencia de que los cables de a Sociedad de Gasificación van protegidos por- edes aisladoras y los de los tranvías no. El Sr. Suárez Inclán volvió á pedir, como JI la sesión anterior, que quedara el expediente lobre la mesa, para segtrir estudiándolo, pero ti señor Párraga intervino asegurando que con ti tiempo transcurrido había habido tiempo más que suficiente para sabérselo de memoria. Y por fin, se aprobó. Ya era tiempo! Y llegó el consabido y ya inevitable tumulto ín la sesión al tratarse de la provisión de una plaza de subinspector del Laboratorio raunivipal. El Sr. Iglesias pidió que no se proveyera la ílaza mientras no se reformara el reglamento de empleados, en el sentido de que todas las vacantes se cubrieran por concurso, para evitar así los rumores nada halagüeños que corren acerca de inmoralidades, como la supuesta venta de plazas por los concejales. El Sr. Senra protestó con frase enérgica defendiendo á los empleados y á los concejales. Replicó el Sr. Iglesias; intervinieron airados otros varios concejales y todos hablaban, vociferaban y gesticulaban y nadie se entendía. El alcalde logró, por fin, restablecer la cal (rta. Lo que no pudo evitar, por no tener la iuficiente energía, fue la pérdida de tiempo. Y como se había perdido, la mayoría de los asunos quedaron sobre la mesa para mejor ocalión. Y á otra. p i e s t a infantil. La fiesta organizada por la Comisión en el Parque de Madrid en obsequio á los niños, se ha aplazado para el domingo de Piñata en el mismo lugar y á las dos de la tarde, en vista del mal tiempo que reina. Si continuara, la Comisión buscará un local cerrado para celebrar la fiesta. dos grandes tibores vidriados, que ostentan palmeras de abanicos innumerables, están entremezclados con los muebles de caoba de pura forma inglesa. Los trajes en este acto son, en su mayor parte, de fantasía, pues los actores que representan los distintos personajes, son actores á su vez de una composición poética que la cariñosa princesa Sabelli ha hecho para que la ponga en música su intimo Dedé. María Guerrero luce un magnífico traje de dogaresa veneciana; la tela empleada para su confección es brocatel de plata y oro sobre fondo de un carmesí delicadísimo. Forma el delantero un peto á manera de coraza, enmarcado por grandes piedras de colores vistosos; el cinturón lo forman también idénticos abalorios, y las mangas forman en los hombros y codos, bullonados de raso blanco, fruncidos por pendientes cordones de seda del mismo delicado tono que el fondo de la tela brochada de que es el traje. Constituye su tocado un velo bordado con hilos de plata, estando recogido el azafranado cabello por su parte anterior en pequeños mechones. La insigne María Guerrero luce un bonito collar de esmeraldas. El segundo acto se desarrolla en la casa que habitan en Madrid la duquesa viuda de Talavera y sus hijos. La escena representa un salón Luis XVI, en el que, dado el gusto de la época, las tonalidades claras predominan. La segunda ochava de la derecha de! espectador está formada por la chimenea y repleta en su parte baja de tiestos diminutos. Sobre la chimenea hay un gran espejo, en el que se reflejan un juego de péndulo de mármol y bronce y dos tibores con palmeras enanas. La segunda ochava de la izquierda, formada en su mayor parte por una gran luna biselada, deja ver el contiguo saloncito decorado estilo Luis XV. Sobre la luna y el espejo mencionados, y encerrados en auténticos marcos de la época, penden dos retratos de mujer; y en una de las paredes hay, en fin, un retrato de los de más pura escuela. Los muebles guardan armonía con el resto del decorado, así como la lámpara que pende del techo. La toilette de María Guerrero en este acto, es sencillamente de ñaño negro, hechura sastre. En el tercer acto, el autor nos hace volver al castillo de Escocia y estamos en una estancia del antiguo estilo escocés; allí no ha entrado el modernizador ambiente; todo es clásico, todo vetusto, pero bello y encantador. Los frisos, como todo lo inglés antiguo ó moderno, también son altos, hasta la altura de las puertas. En el fondo, una chimenea, á cuyos lados, con artística simetría, hay dos ventanas, bajo las cuales se han hecho dos cómodos asientos. Ante la chimenea y rompiendo la igualdad de las paredes, hay un arco cubierto por un tapiz que representa escenas venatorias. En la derecha, una de las habitaciones altas abre un hueco á manera de balcón. La salida al patio del castillo está indicada por un gran arco que comunica con la galería de amplia y multicolor cristalería. El mobiliario en este cuadro no obedece á un gusto determinado, y es aquí donde, á mi juicio, merece más calurosas felicitaciones Fernando Díaz de Mendoza. En esta habitación los muebles primitivos que la ocuparon; aquellos cómodos divanes y butacones de terciopelo granate, han hermanado con los que el gusto de los poseedores actuales han llevado al castillo señorial. El habit- rouge que viste María en este acto, es de corte irreprochable, siendo la levita de un rojo mate muy bonito, con vueltas en los puños y el cuello de terciopelo negro y abrochada con diminutos botones dorados; el chaleco es de ante blanco y la falda está recogí la graciosamente en el costado derecho. La acción del cuarto acto ocurre en Ma- 1 drid y en la moderna morada de ios duques de Talavera. La escena nos muestra un todo claro, espacioso y alegre; los frisos, que tienen la misma altura que las puertas, son, como la mayor parte de los muebles, de nogal barnizado. La mesa, el pequeño estante para libros, las sillas, los sillones de mimbre y cuero, todo, en fin, ofrece un artístico conjunto. En uno d (los frentes, en el de la izquierda de la puerta, hay un ventanal saliente, por el que entra la luz y el aire del cercano jardín. La toilette de la Guerrero en esle acto es Empire; en ella armonizan con delicado gusto dos tonos distintos, los dos extremos precisamente de la gamma de los matices varios de ur solo color obispo, ajupe, por ejemplo, hecha de paño, ofrece el tono más pálido, y el bolero, en cambio, hecho de velours, el más fuerte de sus distintos tonos. Merecen también tenerse en cuenta las preciosas toilettes que visten las Sras. Salvadot y Salverdá en el primero y en el segundo acto, respectivamente, y la de Nieves Suárez en el segundo, dignas de todo elogio. -A? LAS BOMBAS DE ZARAGOZA POR TELÉFONO VIERNES, 2 3 8 N. TRAJES Y DECORADO EN LA 1 ULTIMA PRODUCCIÓN DE BENAVENTE El primer acto se desarrolla en un añejo casíillo, que los ahorros y el buen orden en los negocios del marqués de Ondárroa le han permitido adquirir en Escocia. La vieja viguería de los techos indica lo remoto de la construcción de aquella residencia; pero el gusto moderno ha hecho de la inmensa y fría estancia un hall lujoso y confortable; altos frisos de madera obscura bordean las paredes; al fondo, el antiguo hogar con el heráldico blasón de sus primitivos poseedores, esculpido en piedra, ha sido transformado en chimenea á la moderna, coronada por un alto relieve en bronce; un poco más á la izquierda la escalera volada de madera que conduce á las habitaciones altas y en cuyo frente hay un ventanal inmenso de moderna vidriería, al que sirve de zócalo un diván, cuyo respaldar está tapizado con rica tela japonesa. El hall se comunica con las habitaciones de la planta baja del castillo por un gran hueco, sin puertas, cubierto por un pesado tapiz. A la derecha nuestra se abren dos puertas más; una sobre la serré adornada de plantas raras y delicadas, y la otra, la más grande, sobre el frondoso parque, que deja ver en el fondo la blanca escalinata de piedra con sus rellanos simétricamente distribuídos. Un solo panneau, el de la izquierda, está ocupado por un diván, cuyo respaldo, de la misma altura del friso que decora la habitación en general, está esquinado en su parte superior por grandes remates de bronce. Como complemento de esto, vemos también sobre los frisos, adosados á las paredes, tapice antiguos; A ctuaciones judiciales. Hoy se ha constituido el Juzgado en la cárcel para tomar declaración á José Echegoyen y Ramón Illa. Este ha manifestado que fue á casa de Joaquín Larosa á buscar dos objetos que le había mandado recoger un desconocido. Confesó que en su casa tenía una factura de substancias detonantes y una caja de dinamite que fue hallada por la policía. Echegoyen se muestra ajeno á todo lo que sucede, como si nada se refiriese á él. Desconócese el paradero de Larosa y Beatone. El fiscal esperará todavía diez horas á que ambos sean capturados. Sí en ese tiempo nc fuesen habidos ordenará una importantísima detención. Los explosivos hallados están depositados er el Laboratorio municipal, donde serán analizados en breve. Aunque algunos califican de folletinescos todos los sucesos que se relacionan con este asunto, las autoridades afirman rotundamente que se trata de un complot seriamente organizado. Hoy han almorzado juntos el capitán general, el gobernador civil, el presidente y el fiscal de la Audiencia, cambiando impresiones sobre la marcha de las diligencias judiciales. C r o m a pesada. í En el paseo de Santa Engracia se ha encontrado hoy una bomba simulada con mecha. La recogió un guardia municipal, produciéndose gran alarma en los primeros momentos. Al averiguarse que se trataba de una broma de mal género, el público comentaba con indignación la idea de su autor. -Gay. M A D R I D Cierre. Interior contado 79,8? fin de mes, 79,90; fin próximo, 80. Banco, 417. Xabacos, 38o,5o. Azucareras ordinarias, 37: Francos, 17,25. Libras, 29,48. Muy poco negocio, pero tendencia firme. Ya no se notan, como ayer, esfuerzos para sostener los francos, y éstos bajan. P A R Í S Cierre. Exterior, 93,76; Renta francesa, 99,37. Ruso, 4 por roo, 84,30. Turco, 94,3o. Banco Central Méjico, 464. Banco de Méjico, c 58. Nortes, 2o5. Zaragozas, 351. Ríotinto, 1.663. Goldfields, J I 5 El mercado se repone de la alarma de ayer. Todo sube, principalmente el giupo español-