Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C SÁBADO 24 P E FEBREROios Ciazos; en ía Cámara no podía menos de haber un silencio profundo. Y ei Sr. Torres nos ha hablado después de la imaginación, suyos destellos duran lo que el relámpago y de una bandera que cae al suelo hecha jiroles y de otro pedazo de bandera que flota ¿n el castillo Contemplábamos todos llenos de emoción al Sr. Torres. Y el Sr. Torres ha pasado á seguida á anatemizar violentamente tina frase del Sr. Albo; dijo este señor que, con tantas desmembraciones de tierras coloniales, la Patria había quedado reducida eral viejo solar Esto no lo podía sufrir el Sr. Torres. ¿Qué ha querido decir el Sr. Albo- -preguntaba- -con eso de viejo solar? Si por viejo solar- -añadía el orador- -quiso decir el suelo en que está enclavado el castillo donde anidan Sos nobles, pase; pero otra cosa ¡de ningún modo! Hemos dado ya con lo que queda escrito un breve espécimen de la oratoria laudable y patriótica del Sr. Torres; el Sr. Tórresenos habló también de la Patria más querida cuanto más pobre y del beso puro que damos en Ja frente de la madre No le seguiremos en toda su oración; baste con lo apuntado. El Sr. Torres es un excelente orador; su debut- -como habrá visto el lector- -bien merecía estas ligeras líneas. AZORIN 5 EDiGK) JNLi a El fiscal encuentra algunas contradicciones en lo que el procesado declara, y pide á la Sala que se lea lo que dijo ante el Juzgado. El relator lo hace así, y en efecto, se advierten contradicciones que Clemente no explica. Terminada la declaración del procesado, pide su defensor que se suspenda el juicio, porque no ha recibido una carta de Serafina Pérez, hermana de Clemente, haciendo algunas manifestaciones que le interesa esclarecer. El fiscal se opone y la Sala acuerda que continúe la vista. Comparece uno de los médicos que practicaron la autopsia á Hermenegildo, y dice que éste recibió una perdigonada en la región precorü 1 izquierda; en el corazón, añade, encontramos diez ó doce perdigones Agredido y agresor, continúa, debieron encontrarse en un mismo plano y á poca distancia, pues las ropas del muerto se hallaban ahumadas y quemadas. Declaran luego Paula García, Juana Pérez, Salustiano Alvarez, Bernabé Martín y otro vecino de Cadalso; pero la declaración de más importancia es Ja de Juana Pérez, hermana del procesado. Dicha mujer refiere el hecho por haberlo presenciado, y asegura que Clemente disparó sobre Hermenegildo cuando éste se hallaba en el suelo, atándose una cinta de la alpargata. El sargento Bernabé Martín hizo una de- claración que en nada favorece al procesado, pues éste, según el testigo, se emborrachaba todos los días. Terminada la prueba testifical, procédese á la lectura de la documental que es grave para Clemente, por deducirse de ella que ha sido condenado tres veces por lesiones y que observaba en el pueblo mala conducta. j El fiscal, Sr. Becerra del Toro, sostiene sus conclusiones en vista del resultado de las pruebas. El defensor, Sr. Solana, las modifica, pero como no puede hacerlo en la hora que se le concede para ello, pide al volver á la Sala que se suspenda el juicio para realizar en su casa este trabajo. El Tribunal accede y termina la sesión Hoy habrá veredicto. UN PASANTE Terriblemente epigramática es una expresión á propósito del hunting- fox; pero la mayoría del público, por ignorar el significado inglés de la palabra, no se dio cuenta de ella. Otras muchas agudezas podríamos apuntar. El público, que las aplaudió mucho, hizo también justicia á los intérpretes. María Guerrero estuvo sencillamente admirable. Díaz de Mendoza, hecho un coloso. Muy bien María Cancio y Nieves Suárez. Espléndida de belleza y muy discreta en su difícil papel, Carola de Salverdá, que demostró condiciones de actriz. Matilde Asquerino, Mercedes Víllabona y Elena Salvador, acertadísimas. De los restantes actores, Santiago, magistral, y muy bien Mariano, Díaz de Mendoza, Cirera, Medrano, Guerrero, Soriano... dicho sea con retraso, ya que Floridor no tuvo ayer tiempo ni espacio para decirlo. -C. TRIBUNALES L CALLEJÓN D E Como h a b í a m o s LA SANGRE anunciado, ayer comenzó á verse en la Sección cuarta la vista de la causa seguida contra Clemente Pérez Fornis autor de la muerte de su hermano Hermenegildo. El hecho, como también dijimos, ocurrió en el pueblo de Cadalso de los Vidrios, el día 8 de Julio del año último, y á consecuencia de aquél fue procesado Clemente. Este es un tipo repulsivo, cargado de espaldas, de fisonomía inexpresiva; viste pobremente. Contestó á las preguntas que el fiscal y la defensa le dirigieron, sin manifestar! a menor emoción. Tiene treinta y cuatro años, es labrador y vecino de Cadalso de ¡os Vidrios. Ha sido procesado dos veces por lesiones, pero negó haber agredido á su madre; quien la pegó y lesionó, dijo, fue mi padre; pero yo me hice responsable porque no le castigaran. Refiere lo ocurrido el día de autos, manifestando que su hermano Hermenegildo le dio una paliza antes de salir de casa, y se disponía á darle otra en el Callejón de la Sangre. Fiscal. ¿Y por qué le pegó á usted? Procesado. Porque yo quería llevarme al campo los perros que poseemos. Añade que al ver á su hermano decidido á pegarle de nuevo, se echó lá escopeta á la cara é hizo fuego, Dice que ignoraba si el arma estaba cargada; pero contestando á posteriores preguntas afirmó tan interesante punto. Aseguró además que sus hermanos le golpeaban con frecuencia, refiriendo que en cierta ocasión le maltrataron unos enmascarados que sospechó fueran de su familia. A preguntas de su defensor dijo que su intención al disparar no era la de matar á Hermenegildo, sino la de impedir que éste le diese otra paliza. Reconoció la escopeta con que realizó su delito, asegurando que tal arma era de sus s hermanos desde mucho antes. El fiscal, que sin duda no se convence con esta explicación, le pregunta acerca del objeto de un viaje que hizo el procesado á Madrid poco antes del hecho de autos. Clemente, comprendiendo el alcance de la pregunta, responde que vino á comprar comestibles, pues ya poseía la escopeta. Continúa declarando, y da algunos detalles relativos al hecho, que son escuchados con religioso silencio. Afirma que al salir de su casa la noche en que mató á su hermano no se proponía pasarla cazando, sino que iba á regar una huerta. Niega que su hermana Juana presenciara el crimen, y asegura que cuando agredió á Hermenegildo éste se hallaba frente á él v en actitud de atacarle. E MAS D E AMOR F U E R T E QUE EL El drama de Benavente estrenado anteano; he en el teatro Español tiene agudezas de ingenio y galanuras de lenguaje, como todas las producciones de tan ilustre escritor. Ya que no podemos reproducir literalmente algunas de ellas, porque el libro no está impreso, las recordaremos en parecidas palabras. El marqués de Ondárroa pregunta á su amigo el marqués de Moraleda qué gente ha acudido á la fiesta que da su mujer en el castillo... -También ha venido Guillermo... ¿El Emperador? ¡No, hombre! -Pues n s sería extraño que mi mujer le hubiese invitado. -No; y que él hubiese venido. La ocurrencia fue muy celebrada. El Rey se rió también. En una conversación en el castillo se habla de las aficiones literarias de ¡a princesa Sabelli. -Cada amante que tiene la sirve de inspiración para escribir un libro. ¿Y cuántos libros lleva publicados? -Veinte. ¿Y el Príncipe qué hace? -Págalas ediciones y corrige las pruebas. En el mismo diálogo se habla de los libros de la Princesa y de su estilo. -Pues si es verdad que el estilo es el hombre, ninguna mujer con más estilo que ella. lina frase del acto cuarto: -Dios dispuso que los hijos hereden las faltas de los padres, porque el mayor castigo para éstos es el dolor de ver sufrir á sus hijos. Totó cuenta que ha comprado tres muñecas para el primer hijo que espera tener. ¿Muñecas, y espera usted que sea niño? ¡Naturalmente! -Pues compre usted una caja de soldados por si es niña; porque á las mujeres del día las gustan los militares, y bueno es ir preparándolas. Felisa, hablando de ia volubilidad de los hombres que concurren á Ja cacería en Escocia, dice: -Yo tengo más miedo á las mujeres de España que á las de aquí; pero cuando una inglesa sale bella y distinguida lo es de verdad. ¡Potencia de primer orden por mar y por tierral La frase híz gracia. Y al Rey, naturalmente, más. AYUNTAMIENTO I a sesión de ayer. Tumulto. Comenzó á las once menos veinte, bajo la presidencia del Sr. Vincenti. Después de un deb? te amplio se aprobó poi 18 votos contra 16 el fallo gubernativo revocando la imposición de multas á la Compañía Madrileña de Electricidad por apertura de zanjas en la vía pública. Otro debate para que se aprobara la revocación gubernativa contra la denegación del Municipio para establecer una vaquería en el interior. Discusión muy empeñada y viva para conceder el tendido de cables aéreos conductores de fuerza eléctrica á la fábrica de la Sociedad de Gasificación Industrial. Intervinieron en el debate varios concejales, alguno de ellos con desconocimiento absoluto de la materia de que se trataba. El Sr. Vázquez dio la nota justa cuando, al intervenir en la discusión en pro de la concesión solicitada, dijo que ya era hora de que cesaran las tradicionales dilaciones de! expedienteo municipal. Yo mismo he tenido que llevar mí fábrics fuera de Madrid, para no aguantar las imper tinencias municipales. Los Sres. Águila y Largo Caballero maní Testaron al Sr. Martín, que impugnaba la concesión por peligrosa, que tanto lo es para los efectos de matar en el acto á un ser vivo la co-