Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
VIERNES 23 DE FEBRERO DE 1906. PAG. 3. EDICIÓN 1. arancelaria, pero añade que ya se na arreglado todo La sesión queda prorrogada por t $4 votos cony que el Sr. Salvador continúa en su puesto. tra 24. El ministro de la GOBERNACIÓN contesta Las palabras cruzadas entre los Sres. ALBO y también al Sr. Soriano, eludiendo hacerlo de un MORET, promueven un incidente, al que pone fin modo concreto. el Sr- Canalejas. El Sr. ROMEO trata de justificar la conducta El presidente del CONSEJO pregunta al señor del cónsul de Tánger. Rusiñol si éste hace suyas las palabras del señor Rectifica el Sr. SORIANO, y al referirse nue- Albo. vamente á lo del cónsul de Tánger, entre el oraEl Sr. RUSIÑOL contesta afirmativamente. dor y el Sr. Romeo se entabla u. i vivo diálogo á El Sr. MORET: Pues entonces diga S. S. púque pone termino á campanillazos el Sr. Cana- blicamente ante el Parlamento lo expresado en esa Jejas. enmienda en que se pide la pena de muerte para El Sr. LERROUX, refiriéndose al viaje que va los ministros que tuvimos la desgracia cié hallará realizar á la Albufera S. M. el Rey, ruega que nos al frente del poder cuando se perdieron Jas no se aproveche la ocasión de la cacería presente colonias. para hacer una pueva concesión á los actuales El Sr. RUSIÑOL: Esa enmienda va firmada arrendatarios de la Albufera por medio de una por varios diputados, y cuando se discuta, ya exReal orden que perjudique los intereses del Es- plicaremos su alcance. ado. El Sr. MORET: Eso es! o mismo que si se emRuega después a! Gobierno que explique lo que pieza por llamarnos criminales y luego se dice haya motivado el última conato de crisis, y pre- que se nos explicará el sentido del insulto. (Aplaugunta si con ello está relacionada la petición del sos en la mayoría. Sr. Gasset de quince millones de pesetas para reEl Sr. AZCARATE rectifica brevemente. mediar la crisis de Andalucía. Insiste en afirmar que los militares cometieron Añade que si dicha petición se concede, sería en Barcelona un delito de allanamiento de morada. conveniente conocer la aplicación de los quince 1 Rectifica también el Sr. MORET. millones, para que no ocurra con ellos como con Insiste en que el proyecto es del Senado, á pelos que invirtió con el mismo objeto el conde de sar de lo cual acogerá aquellas modificaciones que Romanones siendo ministro de Fomento, y de cu- sean compatibles con su esencia. (Extrañeza. ya inversión aún no se ha rendido cuentas. Advierte también que si los elementos que hiEl Sr. ROMEO pide que se haga luz en el pro- cieron en el Senado este proyecto dan por buenas yectado concurso para enajenar el dique de Mlhón. las enmiendas que se introduzca, allá ellos, y él Refiérese también al dique de la raña y dice se lavará las manos. (Extrañeza. que el correspondiente proyecto se aprobé en las El Sr. MAURA interviene. Cortes por sorpresa... Califica de vagas las manifestaciones aei presi Los Sres. CANALEJAS y presidente del dente del Consejo, y ruega á éste que concrete su CONSEJO protestan enérgicamente contra las úl- pensamiento. timas palabras del orador. Aconseja, sin embargo, que deben admitirse Retíralas el Sr. ROMEO y arrecia en sus car- aquellas enmiendas que no entrañen modificación gos contra el ministro de Marina. en la forma en que hayan de castigarse los delitos El general CONCAS, con visible indignación y contra la Patria y el Ejército. en forma violenta, contesta al Sr. Romeo, diciendo Rectifica el Sr. MORET y reconoce la gran que el expediente del dique de Mahón está trami- fuerza parlamentaria de la minoría conservadora, tándose, sin que el Gobierno pueda prejuzgar nada en cuyo auxilio confía. acerca de él hasta que no lo examine en Consejo Rectifica también el Sr. MAURA, y dice que fie ministros. ayudará siempre al Gobierno, con ía única condiRectifica el Sr. ROMEO. ción de que las leyes que- se voten constituyan alEl Sr. NOUGUES hace varias preguntas al mi- gún progreso sobre las anteriores ó signifiquen nistro de la Guerra, á las que contesta el general algo ¿til ó práctico. LUQUE, y se entra en el Interviene el Sr. AZCARATE para tomar nota de la actitud de transigencia en que se ha colocado ORDEN DEL DÍA Apruébase definitivamente el proyecto de ley el jefe del Gobierno, y alude muy directamente al reorganizando la policía de Barcelona, después de jefe de los conservadores. Hace uso de la palabra el Sr. MAURA. oeclarada su urgencia. He visto discutir, dice, durante horas y más Continúa el debate sobre las horas, acerca de los artículos i. y 2.0 de esa ley, JURISDICCIONES y yo debo declarar que el artículo 2.0 es innecesaEl Sr. GÓMEZ DE LA SERNA, de la Comi- rio, porque todo él está consignado en nuestro sión, impugna la enmienda de los republicanos y Código penal, y en cuanto al 1.0, lo considero tan contesta á los Sres. Moróte y Menéndez Pallares. inútil, que jamás veremos procesos incoados, por Rectifican los tres mencionados señores, y se le- faltar á lo que en él se estable. He de añadir, sin embargo, que si el Gobierno vanta á contestar á los oradores republicanos que han intervenido en el debate, el presidente del considera necesaria la aprobación de esos dos artículos, votaremos con él, y que si no lo estima CONSEJO, Al Sr. Moróte le agradece la benevolencia con así, no haremos ningún sacrificio al no votarlos. Los Sres. AZCARATE y MAURA insisten en que le trato al suponerle que en circunstancias bien criticas para la Patria pudo, de haberse deja- sus manifestaciones. Interviene nuevamente el Sr, MORET, afirdo iievar pot SM propio impulso, ser el Thiers de i mando que está dispuesto á aceptar aquellas raoEspaña. Las circunstancias en España obligan á la ne- dificaciones que mejoren la ley. En votación nominal es desechada la enmienda cesidad de reprimir los ataques contra la Patria y el Ejército, que están íntimamente ligados. Y yo del Sr. Azcárate, y se levanta la sesión á las ocho j s digo, señores republicanos: dadme medios prác- y cuarto. ticos para combatir esos delitos como se demanda. Ocúpase de los sucesos del i5 de Noviembre en Barcelona para decir, con arreglo al Dicciona- LAS FIESTAS rio y Código penal, que aquel acto no fue una rebelión ni sedición, sino un tumulto. DE CARNAVAL Lamenta la forma en las discusiones, pidiendo 1 a Alcaldía ha dictado un bando para la mayor elevación de miras, no descendiendo al ex observación del orden durante las fiestas tremo de creer que cuantos se sientan en el banco azul son unos bandidos ó poco menos. (Aproba- de Carnaval. ción en la mayoría. Las disposiciones son las mismas que las de Quiero llegar hasta elfin, termina diciendo, aun- los años anteriores. que tenga que vencer grandes obstáculos. (GranLa séptima dice textualmente lo que sigue: des aplausos en la mayoría. Asimismo se prohibe la venta y uso de Un SECRETARIO: ¿Se acuerda prorrogar la serpentinas, como igualmente la de plumeros de sesión? Los regionalistas y republicanos piden votación papel, excepción hecha del día en que se celebre el Festival benéfico, en el que se permitirá nominal. Al oírlo se pone de pie el Sr. Moret, diciendo: arrojar, de la Cibeles al Hipódromo, serpentinas de 20 metros de longitud, castigándose se ¿Para eso he hablado yo? Pronuncia otras palabras, que no se oyen desde veramente á quien las arroje arrolladas. Ja tribuna, dirigidas contra el Sr. Albo. Empieza la votación nominal. ECOS POLÍTICOS política. La situación hecho de retirar et ministro ele Con el Hacienda su dimisión, ha quedado confismada la existencia cíe la crisis, aún no resuelta. Esto, que parece una paradoja, es lo ct rto, y no lo pone en duda nadie que esté al tanto de lo que sucede en las esferas política El Sr. Salvador había formado el propósito serio y firme de abandonar el puesto que oci pa en el Gobierno. As! lo manifestó en púbi. co, y así se lo comunicó reiteradas veces al se ñor Moret. El presidente del Consejo hizo por la noche trabajos encaminados á contener ai ministro de Hacienda, y á esta labor nos referíamos et nuestra edición de ayer mañana. Estos trabajos no lograron convencer al, señor Salvador. En vista de la intransigencia de éste, no tuvo el Sr. Moret otro remedio que dar cuenta al Rey de la dimisión del ministro de Hacienda, exponiendo al propio tiempo consideraciones acerca de la complicación que en las actuales circunstancias suponía una crisis, aunque ésta se redujera á wna sola cartera. El Rey, abundando en el mismo criterio del presidente del Consejo, hizo llamar ai señor Salvador y celebró con él una detenida y resec vada conferencia. Cuando ésta terminó, el ministro de Ha cienda había retirado su dimisión. ¿Qué razones influyeron en este cambio de. actitud? Fácil es adivinarlo, teniendo en cuenta los términos en que el problema político está planteado. Es preciso aprobar la reforma ae las bases arancelarias, sea como sea la aprobación, con pago en oro ó en plata de los derechos de los productos. Es necesario aprobar este proyecto, porque de lo contrario, no se podría negocia! los Tratados de Comercio que España tiene pendientes con varias naciones. Es forzoso terminar el pleito de las jurisdicciones, cuestión que ha venido á obstruir el camino de la política nacional y á entorpecer toda labor de gobierno. No hay otro remedio que salvar ese obstáculo, para que quede librs la iniciativa ministerial y legislativa. Y el Sr. Moret ha declarado una y otra vez en público y en privado, en conversación íntima y en discursos parlamentarios, que el Gobierno permanecerá constituido íntegramente hasta que la cuestión de las jurisdicciones quede resuelta. Si no fuera por estos propósitos, hace tiempo que el ministro de Gracia y Justicia, que es ya un ministro dimisionario, hubiera abando- nado su puesto. Y lo mismo que se ha contenido antes al señor García Prieto, ha sido retenido ahora el Sr. Salvador. Mientras el proyecto de jurisdicciones siga en el Parlamento, no habrá crisis. Es cosa resuelta. Después, al día siguiente de ser aprobado aquél, la cuestión política quedará planteada. Es cosa, por lo tanto, de esperar cuatro cinco ó seis días, á lo sumo, y bien puede sacrificarse por tan poco tiempo un ministro, que con su salida del Gobierno vendría á complicar mucho más la tan embrollada y extraña situación política. Estos pueden haber sido los argumentos empleados para convencer al Sr. Salvador de la conveniencia de que retire su dimisión. Y si el ministro de Hacienda ha cedido, ha sido únicamente ante la seguridad de que no han de transcurrir más de ocho días sin que surja una crisis amplísima, Queda, pues, como decimos al principio, confirmado del todo que la crisis está planteada para dentro de pocos días. Hoy, todos los ministros son ministros dimisionarios.