Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
B C. VIERNES a 3 DE FEBRERO DE ¡or 6 PAG. 8. H H O N AK iri- i í r i -4 W 5 BODAS DE OJ O DE UK COJMSUL ESPJIÁ OL. Don Federico Juan Scotl, x que el 2 o de Agosto cumplió cincuenta años c servicios como cónsul de España en Puerto España (isla de Trinidad) Con este, motivo, el día 8 de Noviembre, último el Cuerpt consular en aquella población inglesa y el gobernador de la isla y las autoridades le visitaron y le entregaron un mensaje y a na magnífica copa de plata. El Sr. Scott es el cónsul más anciano que tiene España. por su importancia los esfuerzos que en el á la larga, sino con la creación de nuevas fuensentido de procurar fuerza motriz á la indus- tes de riqueza mercantil que llegasen un día á tria general se hicieren en Madrid. Por eso transformar la entraña de este pueblo tan malmismo merece anotarse la trascendencia y la tratado, no ha hecho hasta ahora más que poimportancia que puede tener lo realizado por ner constantes trabas al logro de esta gran Fa Sociedad de Gasificación industrial, cuyos empresa, exigiéndola tributos sobre gravámepropietarios- -que no nos importa conocer para nes, con retrasos de expedienteo desesperante. elogiarlos como se merecen, -con desprendiEntre otros tributos, exige el Ayuntamienmiento y altruismo poco comunes, han inverti- to de Madrid á la Sociedad de Gasificación do más de ocho millones de pesetas en dotar á industrial, para expedirle las licencias de aperMadrid de un centro industrial que con razón tura de sus fábricas, que tiene solicitadas despodrán envidiar las principales capitales indus- de Abril de 1904- ¡hace dos años! -5 pesetriales del mundo. tas por cada caballo nominal de fuerza, ó sea Dicha Sociedad podrá facilitar á la industria la friolera de 60.000 pesetas... madrileña hasta doce mil caballos de fuerza á ¡Y todavía seguimos lamentándonos con enprecios más económicos que los que hasta ahora fadosos alardes de retórica huera, de que los se han conseguido con los saltos de agua, y su- capitalistas no empleen su fortuna en grandes ministrar gas pobre con calorías bastantes para empresas y de que los obreros se mueran de que resultase el más barato de los combusti- hambre en sus miserables cubiles sin caer en la bles... Con tales poderosos elementos, ocioso cuenta de cómo se trata, se acorrala y se peres enumerar las diversas, las numerosas indus- sigue á los que tienen valor y buena fe bastante trias que podrían vivir al amparo de ese gran para emplear en ese género de negocios una generador de fuerza y de calórico y la canti- millonada de pesetas, que les permitiría vivir dad de obreros que podrían emplear los nue- vida ociosa y principesca, atropellando gente vos centros fabriles. con sus automóviles, á ciencia y paciencia de las Pues bien; aunque parezca increíble, el Mu- autoridades! nicipio madrileño, que debería estar acosado Será todo inútil: estériles los lamentos é inen estas circunstancias por verdadera comezón eficaces los remedios propuestos, mientras perprotectora de cuantos esfuerzos, de cuantas dure entre nosotros este vergonzoso sistema iniciativas privadas pudieran ayudarle en la de administración municipal, por lo absurdo de tarea de dominar la crisis de trabajo actual, sus procedimientos y por lo fatal de sus consecon transitorios procedimientos, íiieñc; ces cuencias. DISFRACES BARATOS I as madrileñas, y especialmente las pertenecientes á las clases cuyas costumbres describió donosamente el nunca bastante llorado Luis Taboada, no se arredran fácilmente para improvisar con pocos dispendios un traje con que lucirse en los bailes de máscaras. Tres cintas encarnadas ó azules pegadas como bieses en una enagua hacen una linda falda de aldeana francesa, y el traje -e completa con un visillo convertido n toca y un justillo de veludülo de colores que deje libres las mangas de la chambra. Con una falda negra y una enagua blanca echada por la cabeza, se improvisaba una de aquellas beatas tantas veces reproducidas por el lápiz chispeante de Ortego. El traje de chula es sencillísimo, y se alquilan con facilidad la falda de cola y el pañolón de Manila que le constituyen. Una constelación de estrellas de papel plateado cosidas á un pañuelo de merino negro, proporcionan un seductor traje de maga. Con una corona de cartón dorado y un velo blanco, se. tiene lo principa!