Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C JUEVES 22 DEFEBRERO D E J 9 O 6 PAG. 5. EDICIÓN i. Los pequeños rentistas dejan á su muerte la venta á beneficio de la fundación, y las pensiones varían, pero siempre son modestas, oscilando de 25o pesetas a) año á 2.000. En algunas, como la Fundación Galignani, establecida en un Hotel suntuoso, hay 10 plazas para libreros ó impresores designadas por e 1 Círculo de ¡a Librería, pudiéndose admitir sus viudas ó hijas solteras; Í O para sabios franceses; otras i o para literatos ó artistas; á éstos últimos se les concede el ingreso, además de la viuda ó hijos, de los padres ó madres que se vieron privados de los auxilios del hijo célebre y malogrado. La fundación Rossini admite de 5o á ¡120 artistas de canto, de más de sesenta años, franceses ó italianos. ¿A qué seguir? Los que por motivos profesionales hemos visto tantos infelices morir solos y abandonados, ricos y pobres, careciendo de lo preciso, privados de todo alimento y goce moral, que en los espíritus delicados vale más que el pan, no podemos por menos de echar de menos esas instituciones necesarias, mejor dicho, urgentes. Las suscripciones que suelen hacerse á última hora son escasas y deprimentes. Se arroja un mendrugo untado de manteca al viejo artista, pero nadie se acuerda de la madre octogenaria, de la hija soltera que se sacrificó por el padre, y, sobre todo, nadie piensa en las interesantes parejas de viejecillos que no piden limosna ni la quieren. 1 La Beneficencia moderna no vive de baiies, kermesses y otras zarandajas, que no suelen dar resultados positivos; se nutre de lo que, voluntariamente, con alegres lágrimas, demos todos. l Cuando pasco por Madrid y veo algunos palacios misteriosos, cercados de espléndidos jardines, muertos al parecer, me acuerdo de los que se abren, no menos hermosos, en el extranjero para los ancianos. ¿Sus opulentos dueños no conocerán la vejez, no estarán solos, no habrán comprendido que los millones no dan calor, no sienten la necesidad de amar y de ser amados? Pues bien; yo, si fuese uno de ellos, me apresuraría á llamar á mis iguales aun sin conocerlos, como en los felices tiempos en que jugaba con otros niños, y reuniríamos nuestras comiditas, y gozaríamos juntos de las bellezas artísticas atesoradas, y recorreríamos, enfin, el vasto parque aspirando las últimas bocanadas de vida, sin rencores, sin envidias, jugando á los viejecitos, que son, digan lo que quieran los jóvenes impacientes, unos respetables é mermes niños dignos de amor y protección. MANUEL DE TOLOSA LATOUR radores de Wagner, de Borgatti y de Vítale, que también fue llamado al palco escénico como legítimo premio á su labor, dirigiendo á conciencia Sigfredo y casi todas las óperas cantadas en la temporada, pues excepción hecha ¿e Profeta, Hugonotes, Trovador y Un bailo, las demás han tenido por batuta la suya, lo que demuestra entusiasmo y amor al arte. Una noticia sufrieron los asiduos concurrentes al Rea! Tomás Lestán, primer violín, una institución en la casa, con cerca de ochenta años de edad y más de cuarenta de servicios en la orquesta, habiendo alcanzado desde los tiempos de Mario y de Tamberlick hasta nuestros días, falleció el martes repentinamente, después de haber tomado parte en La damnación de fausto. ¡Descanse en paz el veterano! El domingo se cierra definitivamente el Real. Arana debe estar satisfecho déla temporada. Y el público también. Este asistiendo al espectáculo y aquél cumpliendo todo lo prometido. Enhorabuena, -C. notas me guiñan el Lasojo, alde la segunda piezapor lo bajo sv par que tararean LAS NOCHES DEL REAL on el quinto Sigfredo terminó anoche la TM que pudiéramos llamar temporada oficial, es decir, la de funciones de abono. Í Faltan tres extraordinarias: la de esta noche con la última Damnación, la del sábado (benéfica) con programa de actos sueltos y la del domingo, que será semejante. 1 Anoche se despidió Borgatti, el mejor Sigfredo que ha oído Madrid, y á fe que el notable cantante debe quedar satisfecho. Las ovaciones fueron muchas y muy merecidas. Tres ó cuatro veces salió á escena a! terminar el primer acto, otras tantas al final de! segundo y diez ó doce á la conclusión de la obra. El público, de pie, le aplaudía y le aclamaba. La simpática infanta doña Isabel, que anoche dio muestras de ser ferviente wagnerista, lo que prueba su buen gusto, oyendo con mucha atención la hermosa producción del Apóstol de Bayreuth y aplaudiéndola con entusiasmo, permaneció largo rato en el palco después de terminar la obra y se sumó entre los admi- Timo, timo, timo... En la cuartilla se dibujan como someras chinescas las siluetas del juez del ful, que timó á dos padres de la patria y las del grupo de profesionales que se dedicaban á timar á toda 1? familia y al extranjero de propina. Yo me quedo contemplándolas sin atreverme, á molestar á los timadores con la más leve censura. Mi abstención obedece á móviles altamente patrióticos y políticos de no menor al tura. Los timadores, como toda la gente maleante, tienen para mí una imporíancia grandísim en este momento histórico. Si no hubiera criminales en España, ¿tendríamos policía? ¿Para qué? Y si en España no tuviéramos policía, ¿como nos había nadie de encomendar la organizador de la policía en Marruecos? I o de la bomba y lo del timo traen á mi rae moría la cuestión del pan- ¿Por qué? ¿Tiene algo que ver con alguna de aquéllas? ¿Acaso con ambas? ¿Tal vez con ninguna d las dos? ¡Quién sabe! Lo que sí sé es que, según manifestación de O uena n en el silencio de la noche dos alegres los que lo fabrican, el pan que nos traen á casa músicas. está falto de. peso siempre. Este es el pan núes Dos estudiantinas pasan sucesivamente ante tro de cada día: el falto. mi balcón, y á mi mesa de trabajo llegan los Yo había oído hablar del peso bruto, y ahoecos de sus tocatas impregnadas de un simbo- ra acabo de comprender su verdadero carácter. lismo de rigurosa actualidad. El bruto debe ser el que no tiene habilidad La primera toca un número de El perro chi- alguna, y el listo éste que crean los panaderos, co, la segunda interpreta otro de la Peseta en- que da un kilo para el precio y 800 gramos ferma. para el sustento. Parece á primera vista que el simbolismo de No neguemos al pan viveza y pupila para estas músicas es puramente crematístico y se dársela al más listo; pero modifiquemos la frarefiere á la bajada de los francos. se que aplicamos al hombre que es bueno, sinY sin embargo, no es así. cero y lea! y no le faltemos diciéndole que Se trata de un simbolismo más determinado, es un pedazo de pan. ó por mejor decir, de dos simbolismos: uno CARLOS LUIS DE C U E N C A por barba. La primer estudiantina ya tocando aquello de Bomba va, p j N ESLAVA. El tesoro de la bruja, meloBomba va. drama en un acto y cuatro cuadros, letra La segunda ejecuta aquello otro de de los Sres. Granes, Quilis y Polo, música del maestro Nieto. Timo, timo, timo. Timo, Timo- tea... ¿Tu quoque, Granes? ¿Tú, querido Salvador Véase de qué suerte parten de los instru- poeta de vena cómica excelente, narrador siemmentos estas aladas notas de simbolismo y vie- pre ingenioso, tú también echándonos agua al nen á posarse sobre las blancas cuartillas que vino, tú también complicado en melodramas estengo ante mi visti, como diciendo al estático peluznantes y, ¡ay, del antiguo régimen, como tesoro de la bruja? cronista: ¡Vade retro, Salvador! ¡Tome usted notas! Yo te hago la justicia, querido amigo, de Y yo las tomo, naturalmente, y empiezo por felicitarme y felicitar á los barceloneses por el que toda la culpa la tiene Quilis (nuevo en esta carácter inofensivo de las dos últimas bombas. plaza) de que tú, bondadoso como de costumEntre tener que llorar los horrores de un feroz- bre, tomaste el melodrama á tus generosos atentado y tener que reír del chasco de un pechos, como decía el aragonés del cuento, por guasón, no hay duda posible, siquiera la guasa no despreciarlo. ¡Cómo sufrimos con aquellos dos lugareños sea de mal gusto, mal ángel ó mala pata, si es que por satisfacer una codicia repugnante, rolícito introducir esta expresión. El autor no es un criminal, pero es un pe- ban y matan á una pobre vieja, enterrando el tardista indiscutible de la clase de los aficiona- dinero al pie de la cruz! (que es donde s? ocultan todos los robos en los melodramas) dos á colmos. ¿Y por qué ocultarlo? El colmo del petardo es dar como petardo ¿No cometen el crimen para ser ricos? lo que no es petardo. ¡Pues lo natural es que se! o gasten y triunDespués de todo, en los tiempos en que tan fen! fácilmente Pero darse por contentos con ir á ver el telas cañas se vuelvan lanzas, soro de cuando en cuando y con escopeta, hay que felicitarse de que siquiera un par de como quien va de caza, ¡pardiez, no me lo exveces plico! las lanzas se vuelvan cañas, Sin embargo, como ai final el traidor de más ó si se quiere los bombas se vuelvan bolas. bulto las paga todas juntas y, según la costum- ¡Uf, las bombas! -clama indignado Calí- bre, salen victoriosos los inocentes, la galería nez; -reniego de ellas y de toda su parentela. aplaudió entusiásticamente, limitándose el púPor lo cual me revientan los bombos y me carga blico de palcos y butacas á dejar hacer. la Bombilla. ¡Sólo me permito hacer una honLos autores salieron tres veces á la terminarosa excepción para el Cuerpo de bomberos y ción de la obra. para el Bombita chico! ¡A Catfnes se le han olLoreto y Chicote, que llevaron el peso de v vidado los bombones! melodrama, muy bien. COSAS LOS ESTRENOS