Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
B AÑQ CUATRO. NUM, 407. CRÓNICA UNIVERSAL ILUSTRADA. nes, ni el arbitraje de un tercero, que bien pudiera ser España, porque aparte de otras consideraciones, nadie como ella está interesada en conservar la paz en Marruecos; y no hay que invocar como lo hace la Taegliche J undschau sus compromisos con Francia para negarlo, porque ante el cataclismo que amenalas circunstancias desde el día- 4 del presente za á Europa debe empegarse por declarar nulas todas las negociaciones que haya hasta aquí. mes, como ya indicamos á nuestros lectores, Si Francia no cede á esto, demostrará que antes de cometer una ligereza hemos preferido callar. Ni optimismos, ni pesimismos decíamos no la ha llevado á Algeciras otra cosa que incuando aún no era pública la ruptura de Fran- tereses egoístas, y daría públicamente la razón cia y Alemania en Algeciras, y hoy, aun cuan- á Alemania. Si Alemania no se satisface, signiñcaría que do las cosas están muy mal, hasta que no se se separen los conferenciantes, debemos tener para ella no se trata de la cuestión de Marruemuchas, grandes y justificadas esperanzas de cos, y que está dispuesta á correr todas las consecuencias, dando la razón á los que se fiun arreglo. Veamos por qué. Después de la agitación promovida en Ma- guran que se pretende aislar á Francia y á Inrruecos, el antiguo ttatu quo ha desaparecido glaterra. Y si fuera un plan preconcebido, de hecho, no habrá Gobierno posible con ¿para qué comprometer á todas las naciones á quien tratar, aquello ha de ser una completa las Conferencias de Algeciras? ¿Sería esto seanarquía, y esto no puede convenir á ningún rio y digno de tan gran Monarca? Estas consideraciones, cuya fuerza no se espueblo. Ese estado de cosas provocará indefectible- capará al discreto lector, son la última esperanmente y en plazo breve una guerra desastrosa, za de este comentarista de las Conferencias de y para evitarla, Europa debe hacer y hará los Algeciras FELIPE OV 1 LO mayores sacrificios. Desde Verona á la fecha han transcurrido muchos días, y las ideas sobre cosas y principios, antes respetabilísimos, no son ya los mismos que antes; hoy se discute todo y la anti 1 leñó todas las conversaciones el desgua diplomacia tiene que pensar antes de sepacubrimiento de la sociedad de timararse de Algeciras la importancia que tiene dores que ejercía su lucrativa industria para ella la partida que allí se está jugando. Ninguno de los allí reunidos ignora que lo que en países extranjeros. No se les podrá negar á los avisados socios ese alarde se ventila no es lo que sirve de pretexto á la reunión; no desconoce que para salvar la res- de patriotismo. Siquiera se han absteniponsabilidad de cada uno se puede obligar á do de sacrificar á sus compatriotas. que todos pongan sus cartas sobre el tapete, y Los detalles que se han ido conocienque, como esto no es fácil para algunos, á los do prueban que la explotación del negoneutrales no sería imposible encontrar una cio estaba perfectamente estudiada. ¡Y avenencia entre los contrincantes. Si con seme- luego se dirá que en España no estamos jantes elementos no consiguen nada práctico, la utilidad de la diplomacia habrá sufrido un gol- organizados para trabajar! Representante extranjero hay que se ha pe cruel, y ellos procurarán impedirlo. BEMADRID, 22 DE FEBRERO DE 1906 NÚMERO EXTR 10 CÉNTIMOS 19 talles para mejor burlar la acción del fisco en lo tocante á la transmisión de bienes. Fuera de esto, pocas cosas mas embargaron la atención pública. Los expendedores de hortalizas previnieron á los que les mandan las frutas para venderlas en nuestros mercados que suspendan sus envíos hasta que se arregle el conflicto con el arrendatario de Consumos, y las autoridades, por su parte, telegrafiaron á las huertas de Levante que no dejen de mandar sus productos. Todo esto, piensa el vecindario, parará en que pagaré yo las negociaciones rotas. El Congreso, animado más por los pasillos que en la sala de sesiones. La palabra crisis había sonado de nuevo. No era la crisis esperada, porque dejaríamos de ser españoles si no estuviésemos so metidos á lo inesperado. La planteaba e. ministro de Hacienda pof no poder sufrir á los conservadores según frase que se le atribuye; por no querer transigir en lo de que los derechos de Aduanas no se paguen en oro. La crisis de oro, podrá llamársela. ¡Y, en resumen de todo, los cambios para arriba! Hubo también en los pasillos el consiguiente incidente personal, bronca, que dice la gente de los Cuatro Caminos, y empieza á decirlo para calificar las frecuentes cuestiones que surgen en los Cuatro Pasillos... de la Cámara. Los habituales paseantes de la calle de Alcalá disfrutaron el espectáculo de un Baco luchando á brazo partido con la autoridad y con el vino que conducía en un carro y entre pecho y espalda. ¡Delicioso cuadro de costumbres! El alcalde publicó el bando prohibiera dirigido al gobernador civil con una enérgica nota de protesta contra el hecho de do, entre otras cosas, el uso de las seror otra parte, no vale Marruecos, aunque que unos estafadores españoles mostrasen pentinas en el próximo Carnaval. La mevaliera diez veces más, un conflicto eurodida está bien dictada, si se cumple peo, ni se comprende que pudiera ser causa de tanta predilección por los súbitos de la Romero Robledo se agravó por la tarnación que el protestante representa. No una conflagración entre pueblos que amen la sabemgs lo que el gobernador le habrá de; pero por la noche ganó terreno en pa 2 ese duelo á muerte que valerosamente Vr Francia, que se precia de ir á la cabeza de contestado, pero la respuesta es sencilla a civilización y de la cultura, que se enorgu- y nuestro idioma es rico en frases apro- sostiene con la propia muerte llece por su amor á la fraternidad, no puede piadas al caso: el número de los tontos En Eslava se estrenó tesoro de Jas desear la guerra, y sus hombres de estado no es infinito en todas partes cuecen ha- brujas, que no es ciertamente el de Esvan á destruir la obra de reconstitución de un bas el que roba á un ladrón, ha cien paña, porque con él no se hacen cosas gran pueblo que empieza á ver restañadas sus años de perdón etc. En todo timo don- sobrenaturales. heridas. Y hasta se le juzga perdido. Por c de hay cebo para la codicia, no se sabe á Alemania es amante de la paz. Guillermo I quién condenar mejor, si al timador ó al menos se queda sin Salvador. tía sido hasta aquí el menos guerrero de los AEMECE grandes monarcas alemanes; precisamente su timado. En el caso presente hay detalles curioamor al ejército, el cariño con que le cuida constituye la divisa de ese Emperador por sísimos, no sólo de organización material IMPRESIONES tantos conceptos admirable: si vis pacem para de los estafadores, sino de la desorganibellum, no hay acto- -hasta aquí- -en su vida zación moral de los estafados. El diablo PARLAMENTARIAS que no lo demuestre; si hoy deseara la guerra N M I E N D A IMPOR- EnlaCámarapo de la tentación ha vencido hasta á los sería echar por tierra su historia y marchitar T A N T Í S I M A pular c o n t i n u ó en flor, exponiéndoles á un retroceso á la in- espíritus refractarios por deber á sus ha- ayer el debate sobre las jurisdicciones; en él no lagos y existe una carta contestando á dustria y al comercio alemán. aconteció cosa mayor. Y una preparatoria del timo diciendo: Por podemos disponer de este puesto que nosotros respiro, vamos á ver equivocación ha llegado aquí su carta; si nos es posible desarrollar algunas brevísi í a cuestión, por la fatalidad ó por otras mas consideraciones sobre la materia que se causas, se ha colocado en un terreno, en pero creemos conocer el nombre de la el que ni Francia ni Alemania pueden retro- persona que hizo ese legado. Rogamos á discute. Ello es cosa que se refiere al art. 3. usted se fije bien, porque tal vez nos del susodicho proyecto de ley; en este artículo ceder motu proprio; pero no deben ni pueden desatender las súplicas de las demás naciocorresponda esa herencia y agrega de- se pide aue se persigan y oenen á todos los que SOBRE LA CONFERENCIA A RUPTURA DE FRANCIA Conocí endo L Y ALEMANIA. ULTIMA v e dladgraESPERANZA a de MADRID AL DÍA P E