Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
M: RTESio- La Pista setitula la nueva coTOR 1 ANO SARDOU media en tres actos, que tan gran éxito ha Valido al autor de Jhéodora, de Gismonda, de la Tosca y de tantas otras bellas obras dramáticas. En realidad, Sardou sólo nos ha presentado ahora su comedia Les Vieux Gargons, estrenada en 1860, remozada y bastante modificada, salvando también con gran tacto la parte escabrosa de la intriga. La Pista es una comedia ligera, divertida, en que todo es acción, y que aun provocando estrepitosas risas no deja de presentar un pro- ENC 0 VARIETÉS. UNA M E D 1 A DE V 1 C- os estrenos en Parí metedor. Ciertos indicios inclinan á creer que el telegrama no ha debido ser dirigido á una demi- mondaine y sí á Florencia. Más he aquí que la hermana de esta se presenta de pronto, y comprendiendo la situación y queriendo salvarla, dice que el secreiaire perteneció á su abuela. ¿Luego Florencia mintió? ¿Luego quería disimular á su marido el verdadero destino del telegrama... Indudablemente, Florencia tenía un amante. Y loco de celos, Casimiro se lanza en busca de su mujer. Pero apenas ha salido, entra Florencia y se entera de todo. Y entonces declara que, en efecto, ha tenido un amante, pero... en tiempos de su primer marido Y no es á Revillon, sino á Jobelin a quien y hasta él mismo va á casa de Jobelin á declararse convencido... Mas ¡oh, doJorl Florencia, que se hallaba oculta en una habitación inmediata, creyéndose ya justificada y deseosa del triunfo completo, aparece haciéndose anunciar antes, como si acabara de llegar. Pero en el momento de partir le falta su aumonter, Y su hermana Gilberta que la acompaña- -y que es una terible habladora- -exclama con la mayor candidez: ¡Te lo has dejado en la sala del billar! No fuá menester más. Revillon comprende que Florencia había estado antes que él en casa de Jpbelin, y deduce que se ha negociado allí un falso testimonio, que su mujer es efectivamente culpable, y que entre todos le están engañando. v L MADRID. BAZAR DE LAS AMÉRICAS, EN EL RASTRO, CUYA DESAPARICIÓN H v QUEDADO ACORDADA PARA UN PLAZO QUE NO DEBERÁ EXCEDER DE TRES MESES Fot -a fli. blema psicológico y moral muy interesante. Casimiro Revillon se casó con Florencia, preciosa mujer, y como tal, coqueta. Florencia no era precisamente viuda, sino divorciada. Revillon adora á su mujer, y la mujer está loca por su segundo marido. Cierto día, éste, arreglando unos papeles en un mueble, encuentra un pelit bleu galante, sin fecha, y dirigido á una mujer casada. Florencia explica el caso diciendo que aquel secreiaire lo compró hace años, en la almoneda de una demi- mondaine, y que, la misiva en cuestión debía pertenecer á la anterior dueña del mueble, Al pronto, Revilton no da gran importancia al asunto, pero las reflexiones de su primo Potard, gran viajero y gran filósofo, que ha dado la vuelta si mundo y es detractor de! matrimonio, despiertan bien pronto en el alma del buen Casimiro suposiciones que. no tardan en convertirse en certeza. Y los dos, acompañados del abogado Loyscl, cuñado de Reviilon, comentan los términos del petil blcii conipro- engañó, para vengarse de sus infidelidades. Mas Revillon jamás creerá á su mujer. jCómo convencerle... Sólo una persona pudiera hacerlo... Él mismo jobelin, á quien Florencia cree enterado de su desgracia. Para que Revillon pueda tranquilizarse, es preciso que Jobelin reconozca que Florencia le engañaba. Y en el acto segundo vemos á Florencia en casa de su primer marido, Jobelin, suplicándole confiese que, en efecto, durante su matrimonio fue indignamente engañado. Jobelin, que ignoraba su infortunio, continúa sin darle crédito. Se imagina sencillamente que e ¡único engañado allí era el pobre Revillon, y termina por entregar á su exesposa el certificado de mala conducta que solicita, con la caritativa idea de ayudar á Fíorcncia en ía intriga con tra su sucesor, á quien, como es natural, detesta con toda su alma. Todo parece que va á arreglarse bien ¿Revilion envía dos amigos que aclaren el asunto En el acto tercero nos encontramos en un hotel rústico de las inmediaciones de París. Habiendo fracasado la prueba presentada por Jobelin, la desgraciada Florencia con su marido llega á esos lugares, donde ha pasado cuarenta y ocho horas con su examante Osear en busca de otros medios de justificación. Pero la dueña del hotel ha desaparecido, los libros de viajeros. no existen, y un espejo sobre el que Osear escribió la fecha de aquellas horas felices lo han cambiado... Florencia, desesperada, renuncia á probar á Revillon que no lo ha engañado. Mas un persona; nuevo, ¡a bella Hortensia mujer de Osear, aclara la situación, revelando que en 1897 Florencia fue la amante de su marido, y que ella, posee las cartas que dan fe. Revillon, entonces, convencido, cae á los pies de su mujer. En cuanto á Jobelin, inútil es decir el furor con que acoge la noticia. F. MORA