Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
T A- vwwyTyyyTV wMk flfthrfSfc MhjMfc afc MP INIMITABLE AZAHAR Marca LA GIRALDA, Sevilla La mejor AGUA DE AZAHAR y el mejor medicamento para ia curación segura y el alivio inmediato de los padecimientos nerviosos y del corazón. De venta en las principales farmacias, perfumerías y droguerías de toda España. PRECIOS Primera calidad, 2,50 pías, botella- -Segunda calidaa, 1,50 ptas. bofena. ÚNICOS DEPOSITARIOS EN BUENOS AIRES 8 res. García Hermanos y Carballo, Almacén ELIMPARCIAL, Victoria, 1.00 186 BIBLIOTECA DE A B C 9 ABNEGACIÓN Y AMOR J 87 ¡Adiós, cuarto de la condesa Edith! ¡Adiós, colgaduras de seda pálida, espejo verdel ¡Adiós, torres redondas, parque plantado de árboles amarillentos! ¡Adiós, Sr. Onésimo, mi gran amigo! Usted es quien corre delante, hoy por hoy, en ese sleeple- chase, cuyo premio es la mano de Micaela, porque usted se ha portado como se porta un hombre honrado, porque tiene una voluntad, firme; pero en cambio, en contra de sus intereses, está la ausencia, de la que un filósofo ha dicho algo que recuerdo mal: sólo sé que se trata de vela, de viento y de llama. Del Si. Onésimo Dupuis al capitán conde de Varsange. 5 de Noviembre. Pedro: M e has dicho que debo fortalecer mí corazón y mi corazón desfallece. La prueba es demasiado fuerte, prefiero huir. Se ha ido; dentro de seis meses volverá casada, me lo ha dicho. No quiero verla en brazos de otro; sea cual sea su elección, me moriré de celos y de rabia. ¡Pues no me ha consultado el otro día sobre la decisión que debe tomar con sus pretendientes! Quería excusarme, no contestar; pero obligado por sus preguntas he descartado desde luego á ese Julio Pochon, á ese hombre sin corazón que ha dejado en la miseria á sus pobres padres; pero cuando he comprendido que al obrar así la entregaba al otro, á Reginald de Chateau- Raldon, he tenido un momento de rabia, un arbusto se encontraba al alcance de mi mano, lo he partido. Temo que el sufrimiento me haga ser violento. Pedro, no quiero quedarme aquí. He ido á ver al Sr. Colard; me tiene todavía mucho afecto. Le he rogado que me busque un comprador para la Notaría; uno de sus dependientes me ha hecho inmediatamente proposiciones; es cosa casi resuelta: cien mil francos. Esos cien mil francos voy á arriesgarlos- -vas á reírte de tanta imprudencia por parte de un notario, -voy á arriesgarlos, digo, en una empresa colonial que tengo estudiada, Si soy rico, será mía. N o me lo ha dicho de este modo claro y áspero; esas cosas se dicen y entienden con medias palabras, pero eso es lo que he creído comprender. Me ama, ó por lo menos me prefiere á los demás. Como lo habías predicho- -creo oir todavía tus palabras, -no tiene suficiente valor para entrar en lucha contra las ambiciones de sus padres, pero el obstáculo que nos separa es de los que se salvan con un puente de oro; si llego á construir ese puente, se alegrará de casarse conmigo. Al escucharla, me costaba trabajo no sonreirme á pesar de mi tristeza, por lo fácil que le parecía la cosa. Sí, está convencida de que el hombre que no se crea en pocos meses una fortuna es un imbécil. Pedro, haré la prueba. Del Sr. Onésimo Vupuis al conde de Varsange. i 5 de Noviembre. Te agradezco, Pedro, que apruebes lo que otros llaman mi locura; te agradezco que me comprendas, que me animes, que me des esperanzas, y que me grites: ¡Adelante! Gracias por tus consejos, en los que veo, a! mismo tiempo, la fuerza y la dulzura de tu afecto. No, amigo mío, no me voy n! como un atolondrado ni como un desesperado. Tú mismo me has dicho: Es preciso que te vayas. ¿Lo recuerdas, Pedro? Era una noche de luna, en el parque, cerca del río. Pues bien, obedezco, me marcho; pero no me voy sin haber reunido antes en mi mano todas las probabilidades de éxito. Cuando fui escribiente del Sr. Colard, J