Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C D O M I N G O J D E F E B R E R O D E 1006. PAG. J 3 EDICIÓN i mártires; Flaviano, obispo, y Eladio, obispo de Tol- do, confesores; santa Candencia, mártir, y Beata Cristina, virgen. La Misa y Oficio divino son propíos de esta Dominica, con rito seraidoble de segunda clase y color morado. Se gana el Jubileo de las Cuarenta Horas en la parroquia de San Marcos. Visita de la Corte de María: Nuestra Señora de la O, en San Luis; de la Expectación, en el Oratorio del Espíritu y Santo, ó del Perpetuo Socorro, en la iglesia Pontificia de San Miguel, ó en su iglesia (calle de Garolaso) TIEMPO. Probable: Variable. La temperatura en Madrid en las últimas veinticuatro horas, ha sido: Máxima, i1,8 grados. Mínima, 0,4. Invierno hasta el 11 de Marzo, que empieza la Primavera. ENTIERROS. El de doña Pilar Baquiola y Oillar, á las cuatro de la tarde, desde la calle del Barquillo, 1 3, á la estación del Norte. les es el duque de Prím, la decisión del Rey, han acordado cederle et mejor puesto, que es el llamado Meramastral en el que se hace siempre gran matanza de patos. Dicho puesto lo ocupó hace años, en una tirada célebre, la emperatriz Eugenia. -Muñ z. El Zeniih ha quedado á disposición de fas autoridades marítimas de dicho punto francés. El capitán del Turquí se halla disgustado por la frialdad con que fue recibido por el comandante del íalande. Durante los sucesos últimamente desarrollados en la factoría, los cruceros españoles (remadura é Infanta Isabel permanecieron neu trales, iHa marchado á Algeciras el moro Turki, encargado de informar á Mohamed Torres y El Mokri, acerca de los últimos sucesos de Mar Chida. Se cree que el vapor Turquí repetirá el ca ñoneo de la factoría. ANCIANA HEROICA POR TELÉGRAFO EL REY A VALENCIA POR TELÉFONO SÁBADO, 17, 9 N. C a n Roque, ij, 12 m. La noche pasada ín tentaron robar á la vecina de esta población doña Dolores Linares unos ladrones disfrazados de mendigos. Para realizar sus propósitos, después que hubieron entrado en la casa, ataron á una criada anciana y la taparon la boca con un pañuelo, hasta que falleció asfixiada. La dueña se defendió gritando, mordiendo y arañando á los bandidos, que, atemorizados por los gritos y para evitar que los descubrieran, huyeron con otros que aguardaban á la puerta de la casa. DE BARCELONA POR TELÉFONO SÁBAI O, 1 7 I O N 1 ace pocos días los arrendatarios de la Al bufera enviaron al Rey un magnífico flamenco cazado en dicho lago, y al nusmo tiempo le invitaron á una cacería. El Rey aceptó y pidió detalles, que le fueron facilitados en seguida, sobre la manera de cazar los patos. Ayer uno de los arrendatarios recibió un telegrama de la mayordomía de Palacio indicándole que fuese á Madrid para ultimar lo concerniente á la excursión. Aunque no sé sabe la fecha exacta en que vendrá el Monarca, créese que, dado lo avanzado de la estación, llegará aquí el sábado próximo ó el siguiente. Al saber los arrendatarios, uno de los cua- LO DE MAR CHICA POR TELÉGRAFO J varias. Melilla, ij, 5 t. El crucero Laíande fondeó ayer en la factoría de Mar Chica, invitando el comandante del barco á los subditos franceses á que lo abandonaran, invitación que aceptaron cinco de ellos, quedándose los cinco restantes. El TLalande llegó después á este puerto, conferenciando el comandante de aquél con el general de Marina, El crucero zarpó por la tarde con rumbo á 117! análisis de la bomba. Ha terminado el análisis de la bomba encontrada el otro día en el llano de la Bo quería. Su peso total es de i5 kilogramos, pesando el casco sólo 12. Estaba cargada con 1.200 gramos de pól vora y 200 de picraterde mercurio. El casco es un crisol de los que se usan e las fundiciones. T eclarac ¡ón importante. Ha declarado ante el Juzgado un vendedor de ostras que tiene su puesto en un portal inmediato al sitio donde fue hallada la bomba. No declaró antes por temor á una venganza de los anarquistas. Se atribuye importancia á esta declaración, Benei. Oran. 184, BIBLIOTECA DE A B C ABNEGAC 1 ÓN Y AMO 18 1 oído el crujido; un arbusto partido estaba allí. ¡Pobre arbusto! La savia corría todavía bajo su corteza verde; ese es el peligro de crecer á lo largo de un sendero por el cual se pasea un notario que se ha jurado á sí mismo no mostrar á nadie lo que siente su corazón. El arbusto sabe á qué atenerse y yo también. Sufrirá al verme casada con otro, pero no dirá ni una sola palabra para evitarlo. y de Octubre. Miraba obstinadamente sus pies, como si tuviera, jintes de contestar, que contar el número de hojas caídas en el suelo; pero yo no miraba las hojas secas. Viéndose observado, se decidió á hablar. C Mamá ha vuelto muy satisfecha de su visita á Chateau Raldon, de la acogida amable qte le han hecho; papá no está tan contento; el castillo está en ruinas, el parque y las tierras sin cultivar. -Orgullo, inepcia, pereza, esa es la divisa que debieran ostentar en sus armas. Prefiero la hermosa fábrica de mi amigo Julio Pochon. ¿Y tú, Micaelita? -Te lo diré dentro de cuatro meses, papá. i5 de Octubre. La lluvia nos obliga á huir, porque viene acompañada de un viento glacial que penetra en nuestros cuartos á pesar de los espesas murallas y que produce un frío del cual no nos libran ni las ramas verdes, cortadas expresamente en el bosque; mamá se ha constipado, yo toso un poco, papá se queja de dolores de reúma; hemos resuelto irnos. He ido á despedirme de Genoveva Gebo; la he encontrado envuelta en dos toquillas de lana, peor peinada que de costumbi- e y bonita á pesar de todo. El desorden del sa ón ha aumentado: manzanas y peras están amontonadas en los rincones, y también canastas de judías, de ciruelas secas, todas las provisiones del invierno. M e ha hecho entrar en su cuarto: hav dos camitas de niño al lado de su urna. -El Sr. Pochon es activo, inteligente, indudablemente honrado. -Entonces ¿vota usted por el Sr. Pochon? Contestó con amargura: -No voto, señorita; ha apelado usted a mi amistad: de ello estoy orgulloso y le doy sin rodeos mi opinión. -Y sin rodeos también estoy resuelta á seguirla. Otra cosa aún. Si fuera yo hermana de usted, una hermana huérfana, de cuya suerte pudiera usted disponer, ¿le agradaría la pretensión del Sr. Julio Pochon? -No- -dijo lentamente, -no me agradaría. ¡Ah... l ¿Pero por qué, si es inteligente, activo y honrado?