Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C VIERNES 16 DE FEBRERO DE ¡g- 6 PAG. 7 EDICIÓN quien ne; sus ojos rasgados eran vivísimos y llenos de fuego. Este era Tigaro; el otro paseante que narró la escena, D. Mariano Roca de Togores, que tan ilustre hizo en la República de las letras el título de marqués de Molins. Al anochecer de aquel mismo día, dice el marqués de Molins al referir el último paseo de Tigaro, se oyó en la casa núm. 3 de la calle de Santa Clara un golpe como de una puerta que se cierra de pronto ó de una mesa que se cae con estrépito. Una niña de cuatro años, hija de Larra, y que con él vivía en aquella casa, entró á poco á despedirse de su padre, como tenía por costumbre, y hallóle, según dijo, dormido; llamóle varias veces, y no alcanzando respuesta, salió llorando á decir á los criados que su padre estaba enojado porque no la besaba. Entraron los domésticos y hallaron al sinventura tendido en el suelo, vestido como de gala, pálido como naturalmente lo era, y la cabeza recli nada en las obras de Quevedo. Al día siguiente no se hablaba en Madrid más que del suicidio de Tigaro, sobreponiéndose el suceso á las discusiones de las Constituyentes y á los comentarios de la guerra contra los carlistas, que era lo que entonces preocupaba. El entierro de aquel malogrado genio fue lucidísimo, formando el cortejo cuantos literatos y artistas había en Madrid. Sobre el féretro iban unos cuantos libros: JVo más mostrador, Macías, El Doncel de D. Enrique el Doliente, El Pobrectto habla- DON ANTONIO QR 1 LO, EXIMIO POETA, ELEGIDO ANOCHE ACADÉMICO DE LA LENGUA dor y El Tigaro. Una corona de laurel los cubría. A! llegar al cementerio, y antes de depositar el cadáver en su tumba, un poeta se alzó y leyó una poesía que causó una emoción profunda. Era Zorrilla, el gran Zorrilla, que nacía al borde del seí pulcro de Larra. ¡UN MADRILEÑO RECUERDOS DE FEBRERO p s t o s días crudísimos de Febrero que no hace mucho nos hicieron evocar el recuerdo de Martínez de la Rosa, traen hoy á nuestra memoria el de otro hombre insigne que también en Febrero, y remando la mas siberiana de las temperaturas, desapareció para siempre de este mundo. Eia D. Mariano José de Larra, el gran Fígaro, el articulista y el crítico mas notable que han tenido las letras contemporáneas. Era uno de los más crudos del invierno de ¡837 (el i3 de Febrero) El suelo de Madnd estaba á la sazón como una mortaja, cubierto de blanca escarcha, y nubes cenicientas empañaban el brillo del sol y comunicaban á todo tonos grises. A lo largo de las desiertas y mudas alamedas del Retiro se paseaban dos jóvenes. Uno de ellos envolvía su breve persona en una capa parda, y de ella salía una cabeza grande, enhiesta y bien proporcionada. Fra de tez morena y sedoso cabello; su barba prolongada y sus lacios bigotes eni olvían los labios ligeramente contraídos, más como quien escarnece que como DESCJIJ 1 JLAMJEJ TO DE UN 77 E 7 V. En la madrugada del lunes último ocurrió el descaí rilamíento de un tren de mercancías cerca de la estación de Briones, provincia de Logroño, en la vía férrea de Castejón á Bilbao. Los destrozos en el material fueron de importancia, quedando inutilizados varios vagones, según puede verse en nuestra foloerafia. Afortunadamente, no hubo desgi acias personales que lamentar.