Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SSAÑO CUATRO. NUM, 401. CRÓNICA U N I V E R SAL ILUSTRADA. ABC MADRID AL DÍA MADR 1 D, 16 DE FEBRERO DE 1906 NÚMERO SUELTO, 5 CÉNTIMOS CRÓNICA ORGANISMOS No es de ayer la fe- l i n a mañana plácida y una tarde más INÚTILES cha en que con toda revuelta que la situación política fue sinceridad y preocupada lealmente por el lo que dio de sí el tiempo ayer. bien público, la Prensa señaló por vez La nota más interesante fue la baja de primera la inutilidad de los organismos los cambios que, con gran contento del llamados Diputaciones provinciales en la comercio en general, quedaron por debamayor parte de las provincias españolas- jo de veinte. Quiébrense los sesos cuanDesde entonces ha repetido censura tos hacendistas discurren sobre la cuessobre censura y condenación tras conde- tión monetaria y hablan de la balanza nación. Las más autorizadas voces han mercantil, del saneamiento de la moneda clamado continuamente desde las hojas y de... naranjitas de la China. La opidiarias, y no porque sus clamores hayan nión sabe más que todos esos sabios, y sido inútiles han dejado de ser persisten- sobre todo sabe lo que la conviene saber: tes y razonados. Pero el tiempo aquel en que el favor no se le debe á nadie. que se consideraba á la Prensa cuarto 00 Poca animación en las Cámaras; pero áer está tan lejos de los actuales momen- si la gente aficionada á espectáculos llatos como la fecha á que al comienzo de mativos llega á saber lo qui se fraguaba estas líneas aludimos, y claro está que de en el Senado, se llenan las tribunas. La nada han servido ni llevan trazas de ser- sesión fue cosa buena. Un senador exvir sus manifestaciones. tremeño dijo cosas gordas de lo que en Ayer se sumó á sus juicios un voto de su tierra fueron las elecciones, y otro secalidad: un ministro habló en la Alta Cá- nador madrileño alardeó de heroísmo mara y dijo cosas que bastarían para jus- defendiendo á la Diputación. En el Cont ficar la desaparición radical é inmedia- greso, poco interés, salvo el saber, por boca del director general de Obras públita de las Diputaciones. Se expresó en este sentido el ministro cas, que la crisis agraria en Andalucía aude la Gobernación, que no sólo por lo menta á manera que mayor publicidad adque respecto á aquellos organismos re- quiere, cosa que ya se sospechaba todo el presenta, sino por el conocimiento exac- mundo. Hoy comenzará el debate de ¡a to que tiene de su manera de funcionar, dichosa cuestión de las jurisdicciones, que es voto de mayor excepción y de calidad promete... altísima El espectáculo fue interior, en familia. Pues bien, las Diputaciones provin- Un diputado y uno que lo ha sido se dieciales, rueda inútil de este mecanismo ron de bastonazos por un quítame allá administrativo español donde hay tantas esas elecciones, y hasta se dice que fue ruedas innecesarias, no se considerarán recogida un arma. El público de las sesioame azadas, no tendrán temor de un fin nes se considerará defraudado, porque el próx mo, porque la indolencia, que es suceso habría resultado más bonito en los condición integrante de nuestro carácter escaños, y más edificante, pues ya se sabe nacional, hará de las palabras del mi- que el ejemplo, para que cunda, ha de nistro el mismo caso que de los artículos partir de arriba. de ios periódicos. Abandono incomprenLa Academia de la Lengua, en su sesible en éste, pues si se sometiera á un sión de anoche, eligió para ocupar un siplebiscito la existencia de las Dioutacio- llón á Antonio Grilo. Ya era hora. ¡Viva nes, sólo votarían en su favor (aparte de Córdoba! las Provincias Vascongadas, que constituLas noticias de Algeciras más impregyen una honrosísima escepción) los que nadas, al parecer, de azahar y tila para en ellas encuentran ventajas personales de los nervios. intereses, de representación ó de influenLa policía descubrió una pequeña fácia, y, en cambio, pronunciaría rotunda brica de moneda falsa. Fue todo lo crisentencia de muerte el incontable resto minal registrad ayer. Más vale así. de españoles que saben por experiencia AEMECE lo que para ellos significa cada Diputación: suma áz molestias y conjunto de trabas y dificultades de todo género. Parecemos resignados á un mal incurable como la vejez. Los anatemas contra R N LA PRINCESA. Hermanos gemelos, las Diputaciones son tan ineficaces como juguete cómico en dos actos, inspirado Jos elixires ctue para remediar la senec- en un cuento francés, del Sr. Palomera. ¿Señores, no hay derecho! tud bombean ios Dulcamaras de todos No hay derecho á perturbar á diario nuestiempos. tro reposo con Desde ayer la cuestión ha variado algo. 1 ceden sin tregua. agobiantes estrenos qué se suLas autorizadas palabras del conde de Los amigos y cofrades que como yo interRomanones han pronunciado un fallo que venimos en Jas dos jurisdicciones, género dehe ser ejecutivo. ¿Habrá medio de que grande y chico, no disfrutamos de una noche! lo libre para el recreo, siquiera sea tan insígnjff- cante como jugar al dominó con tres amigos de la infancia. Un buen día se levanta uno con aire feliz. ¡Loado sea Dios, decimos; hoy no tenemos ninguna novedad! Pero, jsí, sí! un curioso ojeo por la cartelera conturba nuestras alegrías. Allí, en alarmante rojo se lee: Teatro... T iscis. Estreno del juguete cómico original del Sr. Ballestilla, aunque tomado del francés, que se titula El pilón de azúcar ¡Y si todavía nos deparase la suerte algo agradable! ¡Pero llevamos ingeridas una serie de tonterías! Anoche fuimos á la Princesa. Un juguetito inspirado en un cuento francés. ¡Voiíá! ¡Los hermanos gemelos! El asunto del juguete cómico estrenado anoche se reduce á los incidentes, apuros y enredos á que da lugar el parecido entre dos hermanos; la familia, los amigos, la novia de uno de ellos, todos ¡os confunden, y las lamenta bles equivocaciones no terminan hasta que los hermanos gemelos se ven frente á frente, claro está que á la conclusión de la obra y después de habernos vuelto locos á los que tuvimos la candidez de ir. Como ven ustedes, ¡de ayer! ¡Habrá sus cincuenta ó sesenta comedias con el mismo asunto! El juguete es una cosita de corte anticuado, lo que s imperdonable en su autor, distinguído sastre que recibe á diario el último figurín. Si el S r Palomera persiste en su propósito de ser autor, no me extrañará leer en la Prensa próximamente el siguiente suelto: Ha, salido para París y Londres, en busca de las últimas novedades para la estación, en paños y comedias, nuestro querido amigo don Federico Palomera. Seamos sinceros. La obra fue aplaudida por la buena voluntad de la clientela y nada más No vaya á tomar el Sr. Palomera aquellos aplausos en firme. No; él mejor que nadie conoce el paño de esas cosas. FLOR 1 DOR DE MARRUECOS POR TELÉGRAFO LOS ESTRENOS raves acusaciones. Londres, i 5 8 m. The Times publica un extenso telegrama de Tánger en el que se afirma por informes de buen origen, que M r Say, fundador propietario de Port- Say, en Argelia, y M r Bourmance, así como otros franceses, conferenciaron largamente con el Pretendiente á principios de Enero, ofreciéndole realizar un empréstito de un millón de francos y procurarle 70.000 fusiles con municiones, á cambio de una concesión territorial que englobaría la costa comprendida entre Melilla y la frontera de Argelia, incluso Hinterland. M r Say se encuentra actualmente en París, donde se ocupa en procurarse lo fondos necesarios para cumplir su promesa. Bourmance y Hauterive continúan en el campo del Pretendiente. Existe por parte de dichos individuos el propósito de fundar una ciudad en la extremidad oriental del lago de Mar Chica y abrir un canal entre este lago y el mar. Esta última obra