Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
GENTE MENUDA CUPÓN NÜM. Solicitud que dirige el niño GENTE IV 1 ENUDA CONCURSO DE BELLEZA Heírato del niño e inal Para desinfectar la piel j! E í lASSéK B E B R E A marca JLa, ¿uralds es d a nn uso iiidi p a afel á todas las personas q e estás a l cuidado ¿e a afirmo ó en contacta Lireot eon u n foco de contagie. Por sus alta calidades de iníéei ates, l a p i e l d a perfectamente i ü i les gérme- g y temidas d l T ia Cuántas Aes- diehas y c u á n t o s sufrimientos se ahorraría si toa el mttado cuidara da evitar l a absoTcióu B r ia piel de las distintas 3 nf r eáadescjU 9 de edad de jue vive caite de calle de iám. en la población en la población de Provincia ae Provincia de El juguete que desea es que vr núm. SOTA Esíe etipíJn debe pegarse al respaldo de la foíografia. MOTA ES preseníc cugróia defoe í aitaarse á nuestras oficinas, Seraaso, 55, Madrid, á. la 5 gfoar orre franqueados los de provincias con un sello de arto de céntimo conspíraa ira nuestra salud. Precio: 3 pesetas la saja con tres pastiites. De venta ea las principales Farmacias, Dregaerías y Perfumerías de EspaBíi, Ultramar y FáMca de Relojes de CAEOS COPPEL MADRID. FUENCARRAL, 27 Catálogos gratis. j para la encuademación de los números de GESTE MEiSItn A. one se auMiqnen en el año 1906. Especialidad en R X JES EXTRAPI- AKOS J TAPAS para encuadernar fa novela ABNEGACIÓN Y MOR. VALE NÚM. 1 Marca LA GIRALDA, Sevilla P S U J É S E S E E S SÍJ JMQEJOK RECOMEBÍDACIOJS VALE ÚM. 39 180 BIBLIOTECA DE A B C ABNEGACIÓN Y AMOS 1 JJ portante de n ¡vida, del que debe decidir de mi felicidad ó de rai desgracia. N o querría usted que fuese desgraciada, ¿no es cierto Se había estremecido tan ligeramente, que fue precisa toda la atención con que observaba yo todos sus gestos para que lo advirtiera, -Mis padres- -continué- -están decididos a casarme cuando sea mayor de edad, es decir, dentro de algunos meses; como desean vivir en Varsange, acogen con más entusiasmo las pretensiones que han surgido esta última temporada. Mi padre prefiere al uno, mi madre al otro. Ha llegado, creo yo, el momento de que se incline la balanza hacía algún lado y tengo tanta confianza en usted que desearía que me ayudara á escoger. No se inmutó mucho; ¿era su actitud k de un condenado valiente que marcha al cadalso, ó la de un indiferente? -Esa es, señorita, una responsabilidad tan grande... -Ninguna responsabilidad. Sólo le ruego que me conteste con franqueza; que me diga como á una amiga su opinión sobre Jos dos hombres cuyos nombres voy á decirle. Ha estado usted en buena escuela; es usted perito en cuestiones de honradez, de delicadeza, de sentimientos; nadie podría servirme mejor de guía. ¿Consiente usted en contestarme? Dijo con voz ronca, algo temblona: -Sí, señorita. -Pues bien, ¿qué piensa usted del protegido de mi padre, del Sr. Julio Pachón? Creí que, á pesar de su promesa, no contestaría; tanto tardó en hablar. -El S r Julio Pochon es un fabricante muy rico Me eché á reir. -No es usted franco, S r Onésímo; ya sabe usted que eso no es lo que pregunto. á los píes de una burguesa, ver como le hace ta corte y oír de qué modo articula el adverbio apasionadamente. Además, á pesar de mi desdén por las vanidades del mundo, no puedo dejar de reconocer que se hermoso título de Chateau- Raldon es armonioso, sonoro, míentras Dupuis- ¡oh, Dupuis! -es un apellido poco eie gante. Lo que deseo saber, pero saber sin que pueda quedar me ninguna duda, es si el Sr, Onésimo se desesperaría al verme casada con, otro. Por so tengo un proyecto. 6 deOeiubrt. Hoy á la una, papá y mamá, espléndidamente ataviados, han subido en el faetón del S r Onésimo para ir á Chateau- Raldon.